El recurrente procedimiento del engaño

El recurrente procedimiento del engaño

Raúl Prada Alcoreza 
Autoengaño 5
¿Por qué se miente? ¿Por qué se dice que la carretera que atravesaría el núcleo del TIPNIS, donde prácticamente no hay comunidades, salvo dos identificadas, va a beneficiar a las comunidades indígenas del territorio indígena y parque? Un grueso de las comunidades se encuentran al este, cerca y bordeando el río Sécure, empero el diseño no prevé que pase por ahí. ¿Por qué tantos contrasentidos y equívocos geográficos? Sin embargo, los gobernantes y los dirigentes del CONISUR no se inmutan de semejantes contradicciones. Se muestran tan lozanos como si no pasará nada, ¿acaso no son conscientes de las barbaridades que expresan? ¿O no les importa nada? Lo que parece interesarles es el cumplimiento de tan desmedido diseño carretero destructor y depredador de la región más rica en biodiversidad del país. Sólo interesa la plantación de coca y la defensa de los intereses comprometidos con OAS. Se ha llegado al colmo de que tres senadores del MAS, uno colonizador, el otro  por el departamento de Santa Cruz y el tercero por el departamento de Cochabamba, digan que no importa el medio ambiente, tampoco interesa la Constitución, pues la ley, la nueva ley que se aprobaría y promulgaría en contra del TIPNIS, una vez anulada la ley corta en defensa del territorio indígena y parque, está encima de la Constitución. Se dice esto sin el mayor desparpajo. Se observa que les parece apropiado decir semejantes sandeces pues de lo que se rata es de imponer por la fuerza, a empellones, usando la mayoría de la Asamblea Legislativa, la abrogación de la ley corta.
La mentira se ha vuelto un procedimiento político cotidiano. No interesa la verdad, este valor hay que dejarlo a los filósofos y e los éticos. Lo que importa es la eficiencia de la práctica política, que casi siempre se reduce a la imposición, a la coerción velada, al forzamiento de las cosas, hasta en los pequeños detalles. Lo que interesa es lo que consideran astucia, aunque siempre resulta que sólo se trata de la habilidad mediocre de la manipulación de alcances cortos. Se trata de la satisfacción machista de gobernantes, asambleístas y funcionarios, para quienes el burlar a los otros les parece un logro apreciable entre amigos y cómplices. Estas son las dimensiones elementales del pragmatismo local, del realismo político cuya realidad se reduce a los intereses más pedestres. No se entiende cómo este procedimiento del engaño es presentado a los propios como astucia política, incluso como “estrategia”, aunque esta nos sea otra cosa que el plan de objetivos de poco alcance, adecuación de medios sinuosos a fines pedestres, compartidos por lenguajes de cofradías de complicidades, que cada vez más se parecen al panegírico de los bribones.
Es pues un descaro decir que no hay otra alternativa para la carretera interdepartamental, entre Cochabamba y el Beni, que también va unir a los ganaderos de Rondonia de Brasil con el Pacífico, para que exporten su ganado al Asia. Es como si el territorio del país se hubiera reducido al territorio del TIPNIS, no hay más, no hay más espacio, no hay más salida. ¿Cuándo ocurre esto? ¿Cuándo se da lugar a la concentración perdida y afiebrada en un solo lugar, cómo si de este recorte de espacio dependiese todo, en este caso el desarrollo del país? Esta obsesión por el oscuro objeto del deseo, donde éste objeto deseado se convierte en el todo, explica el escandaloso delirio de los gobernantes por el TIPNIS. El gran negocio, los negociados, los beneficios para el transporte internacional, la expansión de la frontera agrícola en beneficio de la ampliación del monocultivo de la coca, que en esa región está plenamente articulada a la economía política de la cocaína, explica pues esta obsesión, también el sentido oculto de las contradicciones y de las insensateces que se transmiten.        
Carretera por el TIPNIS sólo beneficiará a dos de 64 comunidades indígenas
ERBOL : 20:45
El segundo tramo de la carretera Villa Tunari-San Ignacio de Moxos, que pretende unir a los departamentos de Cochabamba y Beni, sólo beneficiará a dos de 64 comunidades del sector sur del Territorio Indígena Parque Nacional Isiboro Sécure (TIPNIS), según un trabajo realizado por sus dirigentes con base a una imagen satelital.
El secretario de Organización del TIPNIS, Bernabé Nosa, señaló que el sector del polígono 7, donde habitan los colonos, cocaleros y el Consejo Indígena del Sur (Conisur), serán los más beneficiados con las ejecución del proyecto carretero que el gobierno de Evo Morales insiste en que debe pasar por en medio el Parque.
“Sólo pasaría por dos comunidades acá en la zona sur del polígono 7: San Antonio y Puerto Pancho, después la carretera sólo sería para los cocaleros”, señaló Nosa a la Agencia de Noticias Indígenas de Erbol.
Además, se prevé que la carretera pase cerca a la población yuracaré de San Jorgito; sin embargo, según Nosa, en esa población sólo habitan dos familias.
Más comunidades beneficiadas
El cacique Mayor del Conisur, Gumercindo Pradel, señaló que serán 50 las comunidades del Isiboro Sécure que se favorecerán con la construcción del segundo tramo de la carretera Cochabamba-Beni, por eso se debía anular la Ley Corta que protege el TIPNIS.
“Cuarenta, cincuenta comunidades, no solamente del Conisur, sino también San Ignacio (de Moxos) y todo el Chapare (serán las beneficiadas)”, manifestó a la Agencia de Noticias Indígenas de Erbol.
Por su parte, el alcalde del municipio de Villa Tunari, departamento de Cochabamba, Feliciano Mamani, admitió que serán 28 las poblaciones indígenas del sector sur del TIPNIS a las que llegará la carretera.
“Beneficia a 28 comunidades sólo indígenas desde el río Sécure. En Villa Tunari hay 34 comunidades (indígenas), pero donde va pasar la carretera es 28 comunidades”, indicó.
En tanto, dijo que sólo 14 comunidades del lado norte del Parque, que involucra al departamento del Beni, podrán acceder a la carretera, que cuenta con un crédito de 332 millones de dólares otorgado por el Banco Nacional de Desarrollo del Brasil (BNDES).
Trazo de la carretera
Sin embargo, una imagen satelital y el diseño del trazo que realizó la Administradora Boliviana de Carreteras (ABC), según reveló la directiva del TIPNIS, muestra que la mayoría de las comunidades indígenas trinitarias, yuracaré, chimanes y mojeñas, que habitan en el Parque, quedan muy lejos para acceder a la vía.
De acuerdo con la grafica, la carretera estará cerca a las poblaciones indígenas de San Antonio, Puesto Pancho y San Jorgito, que están afiliadas al Conisur y se encuentran dentro de la zona colonizada, a excepción de la segunda.
También las poblaciones de Santo Domingo del norte del TIPNIS, podría ser beneficiada. Mientras que Puerto Esperanza, Tres de Mayo de Ichoa y El Carmen, que aparecen cerca a la carretera, son sindicatos cocaleros, dijo Nosa.
En el mapa se distingue también que casi todas las comunidades indígenas se encuentran en la zona norte del Parque y todas se comunican por vía fluvial, según pudo constatar Erbol en 2011.
La vía pretende pasar por el corazón del Isiboro Sécure y; según la ABC, sólo faltaría 60 kilómetros para la construcción del tramo II, porque en la zona colonizada ya se cuenta con una carretera de tierra de 46 kilómetros, que se construyó hace más de 20 años desde Isinuta a Ichoa, del lado cochabambino, que también verificó Erbol.
Evo descarta caminos vecinales
El alcalde de de Villa Tunari, Feliciano Mamani, aseveró que con la carretera se construirán caminos vecinales para llegar a todas las poblaciones indígenas del TIPNIS. “Cuando va pasar la carretera directamente se va beneficiar con caminos vecinales, cerca va ser (para los indígenas) para que salgan a la carretera”, aseveró.
Sin embargo, el presidente Evo Morales desahució es posibilidad, en una reunión el lunes con los dirigentes del Conisur que le pidieron construya caminos vecinales tras la ejecución de la carretera Villa Tunari-San Ignacio de Moxos. Dijo que no es parte del proyecto carretero y no existe un presupuesto para el mismo.
“Construcción de caminos vecinales, esto no estaba en nuestro agenda, quiero decirles no tenemos plata garantizada para caminos vecinales. Generalmente la responsabilidad de caminos vecinales es del gobierno departamental y del gobierno municipal”, aseguró el Primer Mandatario.
Anuncios

Un comentario en “El recurrente procedimiento del engaño”

  1. La falsedad jacha, suprema, es peor. Haber planteado una constitución que no se pensaba cumplir y , ahora, se la califica de irrelevante por sus mismos proponentes en el poder.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s