Democracia, Estado y contra-Estado

Democracia, Estado y contra-Estado

Juan Pablo Neri Pereyra

 

Democracia__Estado_y_contra-Estado (1)

Contenido

1. Movimiento social y racionalidad subversiva
1.1. La potencia del movimiento
1.2. Movimiento social
2. Democracia y Estado
2.1. Introduciendo a la relación
2.1.1. Los fundamentos de la relación
2.1.2. Actores legitimados
2.2. Hegemonía, democracia y desmovilización
Bibliografía

Democracia, Estado y contra-Estado

El proyecto democrático ha quedado siempre incumplido allí donde se lo proclamó, ya sea que haya sigo groseramente pervertido, sutilmente limitado o mecánicamente contrariado. En cierto sentido, jamás hemos conocido regímenes plenamente “democráticos”, en la acepción más rigurosa del término.

(Pierre Rosanvallon, La contrademocracia)

La democracia está en crisis. Esta afirmación de Pierre Rosanvallon (2007) resulta bastante pertinente para abrir la discusión de este capítulo ¿Cuáles son las causas para comprender por qué, siguiendo con la reflexión del autor, incluso en países cuyos sistemas democráticos no son de larga data, este sistema sea constantemente puesto en cuestión? Para responder, inicialmente a esta problemática, Rosanvallon plantea dos cuestiones problemáticas, que debieran fundamentar los regímenes democráticos, pero que a su vez permiten develar sus carencias: la legitimidad y la confianza. Siguiendo con el autor, la legitimidad es una cualidad jurídica, que deriva tan sólo de la legalidad y la eficacia de los procedimientos de, en este caso, elección de representantes y delegación de tareas. La confianza es posterior, y mucho más compleja, pues supone la profundización de la legitimidad, en la función de la representación. En ese marco, la perdida de la confianza, que conllevaría a la deslegitimación, sería la causa de la crisis de los sistemas democráticos. Empero, la cuestión que pretendo plantear en el presente capítulo tiene que ver con cuestionar esta visión relacional, que idealmente sería funcional, entre sociedad y sistema democrático ¿Puede afirmarse que un determinado sistema democrático, funcional en términos procedimentales, conllevaría al sostenimiento de la legitimidad, ergo a la funcionalidad de la representación? Esta problemática la resuelvo con otra, que sintetiza el objetivo del presente ensayo ¿La democracia representativa y su institucionalidad, en el marco del Estado, puede considerarse como realización absoluta del poder del pueblo?

Leer más: http://dinamicas-moleculares.webnode.es/news/democracia-estado-y-contra-estado/
Crea tu propia web gratis: http://www.webnode.es

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s