Formación del sistema-mundo político

Formación del sistema-mundo político

 

Raúl Prada Alcoreza

 

Formación del sistema mundo politico

 

 

 

 

 

Podemos decir que el mundo es mundo desde la conquista de Abya Yala. Es cuando comienza su mundialización, empieza sus procesos de articulación y entrelazamiento, que devienen en tejidos de integración, en el sentido restringido, no en el sentido pleno de la palabra. Restringido, pues, si bien se da lugar a un sistema-mundo, lo hace de una manera jerárquica, monopólica, dominante, inhibiendo en la composición compleja, en las combinaciones de composiciones complejas, articuladas e interdependientes, la potencia social mundial de las sociedades y pueblos. Lo hace subordinando a sociedades y pueblos a la estructura del poder mundial, al orden mundial; en otras palabras, al dominio de la híper-burguesía mundial, en el ciclo vigente del capitalismo, bajo la dominancia del capital financiero. Lo hace poniendo estancos, fronteras, delimitaciones, diferenciaciones geoeconómicas y geo-sociales, que responden a la geopolítica del sistema-mundo capitalista. Lo hace truncando la integración plena y efectiva, que, comprende, la heterogeneidad como motor mismo de sus dinámicas complejas. Reteniendo la integración como sistema-mundo “re-feudalizado”, en plena etapa tardía del capitalismo o en pleno periodo crítico del capitalismo tardío. Detiene y comprime la integración heterogénea, pues no puede impulsar o dejarse llevar por la integración plena heterogénea y compleja, donde las jerarquías geopolíticas, las desigualdades geo-sociales y geoeconómicas, están de más, funcionan como obstáculos histórico-políticos; mas bien, desaparecerían. Conformando espacios lisos, de espesores territoriales diversos, donde se conectan horizontalmente las ecologías sociales, las ecologías políticas, las ecologías culturales, cobijados por los espesores ecológicos de la biodiversidad.

 

No sabemos qué problemas nuevos aparecerán o pueden aparecer, si las sociedades humanas, en su condición de capacidad alterativa, deciden consensuar la apertura hacia otros horizontes históricos-culturales, ocasionando la invención de otros mundos posibles, el establecimiento de otras reglas de juego, que den lugar a relaciones, estructuras e instituciones abiertas, plásticas, dúctiles, móviles y flexibles; fáciles de adecuar a los requerimientos sociales. No así, como hasta ahora, reglas cerradas del juego, que inmovilizan a las relaciones, a las estructuras en instituciones, fijadas en sus propias rígidas arquitecturas anacrónicas conservadoras. Ya verán esas sociedades, de ese futuro posible, cómo resolver esos nuevos problemas.  A nosotros no nos corresponde hacer esto; nuestra tarea consiste en darnos esta oportunidad, en vez de embarrancarnos, entregarnos al abismo, a la que nos lleva la compulsión destructiva del sistema-mundo capitalista.

 

Ha sido estudiada la formación del sistema-mundo capitalista, desde una perspectiva histórica multidisciplinaria; una de las interpretaciones es la de Immanuel Wallerstein[1], a la que le anteceden las investigaciones y exposiciones históricas de Fernand Braudel[2]. Podemos estar de acuerdo o no con estas interpretaciones, podemos apreciar ciertas partes como adecuadas a lo que consideramos que corresponden a la historia efectiva, podemos estar en desacuerdo con otras partes; sin embargo, lo cierto que sobre esta temática y este tópico, complejos de por sí, se ha avanzado. Paralelamente, sobre todo por su carácter implícito, en las genealogías del sistema-mundo capitalista, también se ha avanzado en el sistema-mundo económico, en la economía-mundo capitalista; ahí está la interpretación de Giovanni Arrighi[3].   En relación a recortes de análisis en las estructuras de larga duración, aparecen interpretaciones de los ciclos largos del capitalismo; además de la interpretación eurocéntrica de Arrighi, está la interpretación global, mundial, más completa, de Gunder Frank[4], que supone ciclos del capitalismo más largos, estirando sus comienzos al Asía, particularmente a China imperial; que sugieren que los ciclos contemporáneos, se extienden hacia adelante, nuevamente apuntando al Asia, particularmente a la República Popular de China. Sobre ciclos largos culturales, por así decirlo, se encuentra, como ejemplo, la interpretación de Serge Gruzinky[5]. Como se podrá ver, se han estudiado las genealogías del sistema-mundo capitalista, también los ciclos largos de la economía-mundo, incluso, recientemente, han aparecido proposiciones teóricas sobre cultura-mundo; pero, lo con lo que no se cuenta es con una bibliografía del sistema-mundo político; salvo reflexiones, anotaciones, consecuencias sugeridas, sobre el sistema-mundo político, a partir de los análisis mismos del sistema mundo capitalista, incluso, se podría decir, ciertas sugerencias, que parten de la reflexión sobre cultura-mundo[6]. Por eso, es indispensable, como dijimos antes, abordar esta temática, este plano de intensidad en la articulación integral de planos y espesores de intensidad del sistema-mundo capitalista.  Esto es lo que estamos intentado hacer desde el ensayo Sistema- mundo político[7], fuera de contar con algunas sugerencias en Anti-producción[8]. Hemos seguido con el ensayo Mecánicas y dinámicas del sistema-mundo político[9]; ahora, nos embarcamos en este ensayo sobre la Formación del sistema-mundo político. Seguramente seguiremos, en una sucesión reflexiva, tratando de conformar una interpretación, más o menos completa, de este plano de intensidad que denominamos sistema-mundo político.

 

Hablamos, desde la perspectiva genealógica, de varios nacimientos de esta formación del sistema-mundo político. Sin embargo, el que parece crucial, en lo que respecta a la mundialización, es el nacimiento dado por la conquista y la colonización de las sociedades, pueblos y naciones, del continente de Abya Yala. Esta colonización, esta incorporación del quinto continente a los dominios europeos, no solo ha permitido sacar a Europa de su condición periférica, respecto a la centralidad asiática, sobre todo de China, del sistema-mundo anterior a este acontecimiento del nuevo mundo. De este acontecimiento colonial y fundador del capitalismo mundial, también de la modernidad, hablamos en otros ensayos[10]. Ahora es conveniente, señalar, desde la perspectiva de la interpretación, otros nacimientos, que se añaden a este nacimiento crucial del sistema-mundo de la modernidad.

 

Sugerimos que se considere como otro nacimiento o, quizás, sería mejor, comprenderlo, como desenvolvimiento del sistema-mundo político en sus incorporaciones necesarias, de geografías, geoeconómicas, geo-culturas, de sociedades, que todavía no estaban incorporados. Estos eventos de incorporación de estos espacios-tiempos-territoriales sociales, en la conformación del sistema-mundo político, se da con las revoluciones socialistas, las guerras de liberación nacional, las guerras anticoloniales y las luchas de descolonización. Estos acontecimientos avanzan en un sistema-mundo político más completo, que el de antes, que, mas bien, era parcial. Con las revoluciones socialistas se incorporan contingentes sociales, constelaciones de pueblos, experiencias sociales no europeas, memorias sociales, actitudes, acciones, proyecciones políticas, en los procesos de formación del sistema-mundo político. Si no fuese así, no podríamos hablar de sistema-mundo político, incuso, aunque haya, se haya formado, incluso consolidado, el sistema-mundo capitalista y la economía-mundo capitalista.

 

Las formas, contenidos, expresiones, prácticas y acciones, proyectos e irradiaciones políticas, manifestadas en su pluralidad, multiplicidad y heterogeneidad encontradas, enfrentadas, en concurrencia y contradictorias, hasta antagónicas, mueven las dinámicas del sistema-mundo político. Las estrategias dicotómicas y distintas, enfrentadas y concurrentes, configuran los perfiles barrocos del entrelazamiento complejos del sistema-mundo político. En la segunda mitad del siglo XX, configuraban este perfil barroco, los Estado-nación liberales, tanto con sus formas expresivas más ortodoxamente liberales, como con sus formas social-demócratas adquiridas, que mezclan en las formas del Estado-liberal, normativas clásicas del Estado de derecho y normativas sociales. Desfiguran este perfil y lo refiguran las formas expresivas de los estados del socialismo real, que emergen de revoluciones sociales profundas, proletarias y campesinas, revoluciones que conmueven y cambian el mundo.  El sistema-mundo político, entonces, se edifica con diseños y materiales distintos, heterogéneos y opuestos; son precisamente esta heterogeneidad y estos antagonismos los que le dan dinamismo propio al funcionamiento del sistema-mundo político.

 

Debemos hacer una aclaración. No se entienda el sistema-mundo político, ni se confunda, con las organizaciones internacionales, que constituyen el régimen mundial de la estructura de poder mundial. El sistema-mundo político no es este mapa institucional de las mallas y redes instituidas por los Estado-nación, aunque el sistema-mundo político lo contenga como la estructura de dispositivos e instituciones geopolíticas del sistema-mundo capitalista. Es sistema-mundo político no es formal, no se halla necesariamente institucionalizado, aunque contenga instituciones sociales en los planos y espesores de intensidad que lo conforman, desbordando estas formas institucionales pretensiosas. En comparación con el orden mundial, institucionalizado, el sistema-mundo político es efectivo, se mueve en la complejidad efectiva y desbordante de la realidad.

 

Lo que importa, en la comprensión del sistema-mundo político, es visualizar el conjunto de sus funcionamientos, mecánicas y dinámicas. También lograr configurar las composiciones, asociaciones, combinaciones, instrumentalizaciones, de las constelaciones de fuerzas concurrentes. Así como entender los campos de la correlación de fuerzas, los equilibrios logrados, en periodos, o, en su defecto, los desequilibrios desencadenados. También, el perfil abigarrado de la disposición de fuerzas entredichas, contradictorias, hasta antagónicas, que dibujan la distribución de las disposiciones y ocupaciones, que, a su vez, se relacionan, establecen alianzas o, en su caso, delimitan sus espacios, separan sus geografías y espacios de influencia. Así como, de una manera, mas bien, saturada, entrelazan sus vectores de fuerza, acuerdan compromisos, difieren hostilidades.

 

Desde la revolución socialista de la República popular de China, también se generan y emergen las guerras anticoloniales y descolonizadoras de las luchas de liberación nacional. Con estos acontecimientos, el sistema-mundo político vuelve a desfigurarse y refigurarse, adquiriendo una complejidad mayor. Pero, también, y sobre todo, integrando la amplia pluralidad social y cultural, de naciones y pueblos del mundo; por lo tanto, logrando un sistema-mundo político como tal. No podría hablarse de un sistema-mundo político sin la participación de estas constelaciones de fuerzas, de pueblos, naciones y culturas, que se liberaban de la colonización.

 

Un resumen esquemático podría describir una composición simple del sistema-mundo político de la segunda mitad del siglo XX. Por ejemplo, la descripción abarcaría, en el perfil abigarrado, al conjunto de estados liberales, incluyendo a sus formas socialdemócratas; al conjunto de los estados socialistas, con sus variaciones dadas, en el decurso mismo de estas revoluciones; a los conjuntos de los Estado-nación subalternos y dependientes.  Esta descripción esquemática ayudaría a obtener una visualización rápida; sin embargo, reduciría la complejidad del sistema-mundo político. No estarían presentes las formas no estatales, incluso, no institucionalizadas, que fueron necesarias y primordiales en la etapa de gestación, también de despliegue mismo de las luchas, de las movilizaciones, de las revoluciones. Por lo tanto, no estarían presentes, los despliegues, efectivamente dados, por las fuerzas concurrentes. No estarían presentes las formas desbordantes de la política, en pleno sentido de la palabra, que hacen a la política misma.

 

Por otra parte, el sistema-mundo político no es un mapa quieto, un mapa de posiciones, disposiciones y dispositivos, sino, mas bien, se trata de mapas de flujos, en constante movimiento.  El sistema-mundo político es dinámico. Se efectiviza por acciones, actividades, prácticas, desplazamientos, movilizaciones, recorridos, circuitos, choques de fuerzas. Como se puede ver, la lectura, interpretación y desciframiento del sistema-mundo político se da en la decodificación de las fuerzas en movimiento.

 

Vamos a dejar pendiente la interpretación del sistema-mundo político, de su nuevo perfil abigarrado, a fines del siglo XX, sobre todo, después de la caída de los Estados socialistas de la Europa oriental, en 1991, cuando cambia el panorama político, empero, no necesariamente desaparecen los efectos o inscripciones de los componentes ausentes, que dejan, mas bien, su huella; y comienzos del siglo XXI. Esta tarea queda para otro ensayo, aunque ya hicimos adelantamos, algunas consideraciones en otros ensayos[11].  Lo que nos interesa es seguir con apuntes sobre las composiciones singulares, las combinaciones de composiciones singulares, en la complejidad dinámica del sistema-mundo político.

 

Podemos proponer otro boceto de descripción del sistema-mundo político, mejorando la interpretación de la anterior descripción simple; empero, sin todavía, abarcar la complejidad del sistema-mundo político.

 

La articulación integral, de simultaneidad dinámica del sistema-mundo político, se manifiesta, como hemos dicho, de manera móvil, en contantes y permanentes movimientos, de flujos de fuerza. Como coagulándose en una red de nudos, que aparecen como una malla tenue, vulnerable, incluso pequeña, en comparación con el gigantesco desborde de actividades, acciones, prácticas, relaciones, contradicciones, enfrentamientos, aunque también, acuerdos y alianzas, está la malla institucional del orden mundial. Se puede considerar que el desborde mayúsculo y heterogéneo de los flujos de fuerzas induce a la malla institucional a responder a semejantes desafíos. La malla institucional se comporta ante la abundante constelación de acontecimientos políticos como si esta vitalidad desbordante fuese el mismo caos, en tanto que la malla institucional, el orden. En base a este esquematismo dual, no solo legitima sus normativas internacionales, a través de éstas, no solo legaliza el orden mundial, sino que orienta sus estrategias, sus programas y aplicaciones, con el objeto de controlar el mundo, de lograr en él un orden, en el que se muevan los estados, las naciones, las sociedades y los pueblos, sobre todo, la política.

 

Hasta aquí, tenemos como dos sedimentaciones en la geología del sistema-mundo político. La malla institucional acompaña sus normativas y la aplicación de las mismas con discursos; entonces, emplea una formación discursiva institucional. Podemos hablar de una “ideología” institucional del orden mundial y de la globalización. También, por el otro lado, la dinámica de las constelaciones de los flujos de fuerza, que hacen al tejido espacio-temporal-territorial-social del sistema-mundo político, usa formaciones discursivas, se expresa en discursos, que acompañan sus acciones. Podemos hablar de un campo “ideológico”.

 

El plano de intensidad y espesor intenso de las formaciones discursivas y del campo “ideológico”, es como el tercer sedimento en la geología del sistema-mundo político. En la metáfora geológica, habría que imaginarla, mas bien, móvil, incluso fluida, donde los tres sedimentos se afectan, contantemente, induciendo cambios, mutaciones, replanteamientos en las estrategias y prácticas, tanto del magma de las constelaciones de fuerzas, como en las mallas institucionales, así como en el campo “ideológico”.

 

 

 

[1] Obras de Inmanuel Wallerstein: 1971 – El estudio comparado de las sociedades nacionales (Con Terence K. Hopkins). Valparaíso, Ediciones Universitarias de la Universidad Católica de Valparaíso. 1978 – The ‘crisis of the seventeenth century’ en New Left Review I, Nº 110, julio/Agosto. 1979 – El moderno sistema mundial. La agricultura capitalista y los orígenes de la economía-mundo europea en el siglo XVI. Madrid : Siglo XXI Editores. 1983 – Dinámica de la crisis global. Con Samir Amin, Giovanni Arrighi y Andre Gunder Frank. Ciudad de México: Siglo XXI Editores. 1984 – El moderno sistema mundial II. El mercantilismo y la consolidación de la economía-mundo europea, 1600-1750. México, Siglo XXI Editores. 1988 – The Bourgeois(ie)as Concept and Reality en New Left Review I, Nº 167, enero/febrero. 1988 – El capitalismo histórico. Ciudad de México, Siglo XXI Editores. 1991 – Raza, nación y clase. Las identidades ambiguas. Con Étienne Balibar. Madrid: Iepala Textos. 1996 – Abrir las ciencias sociales. Madrid : Siglo XXI Editores. 1996 – Después del liberalismo. Madrid : UNAM : Siglo XXI Editores : IIS-UNAM. 1997 – El futuro de la civilización capitalista. Barcelona: Icaria. 1998 – El moderno sistema mundial III. La segunda era de gran expansión de la economía-mundo capitalista, 1730-1850. México, Siglo XXI Editores. 1998 – Impensar las Ciencias Sociales. Madrid : UNAM : Siglo XXI Editores : IIS-UNAM. . 1998 – Utopística. O las Opciones Históricas del Siglo XXI. Madrid : UNAM : Siglo XXI Editores : IIS-UNAM. 1999 – Movimientos antisistémicos. Con Giovanni Arrighi y Terence K. Hopkins. Madrid: Akal. 2001 – Conocer el mundo, saber el mundo. El fin de lo aprendido. Madrid : Siglo XXI Editores, 2001. 2003 – Saber el mundo, conocer el mundo. Una nueva ciencia de lo social. Madrid : UNAM : Siglo XXI Editores : IIS-UNAM. 2004 – Las Incertidumbres Del Saber. Gedisa. 2005 – Estados Unidos confronta al mundo. Madrid : Siglo XXI Editores. 2005 – La decadencia del poder estadounidense. Estados Unidos en un mundo caótico. Santiago de Chile. Lom Ediciones. 2005 – La crisis estructural del capitalismo. México : Editorial Contrahistorias. 2006 – Análisis de sistemas-mundo. Una introducción. Madrid : Siglo XXI Editores. 2006 – La trayectoria del poder estadounidense en New Left Review, Nº 40, septiembre/octubre, Akal. 2007 – Geopolítica y geocultura: ensayos sobre el moderno sistema mundial. Barcelona : Kairos. 2007 – Universalismo europeo. El discurso del poder. Madrid : Siglo XXI Editores. 2009 – Leer a Fanon en el siglo XXI en New Left Review, Nº 57, julio/agosto, Akal. 2010 – Crisis estructurales en New Left Review, Nº 62, mayo/junio, Akal. 2011 – The Modern World-System IV: Centrist Liberalism Triumphant, 1789-1914, California, University of California Press 2013, the Moderm From system: Elina Rijo De Jesus (1998_2013).

[2] Fernand Braudel (2001). El Mediterráneo y el mundo mediterráneo en la época de Felipe II. FONDO DE CULTURA ECONOMICA DE ESPAÑA, S.L. p. 1810.

[3] Libros: 1967 The Political Economy of Rhodesia. 1973 Essays on the Political Economy of Africa. 1978 Geometry of Imperialism. 1982 Dynamics of Global Crisis (Dinámica de la crisis global) Texto incompleto en Google libros. 1985 Semiperipheral Development: The Politics of Southern Europe in the Twentieth Century. 1989 Antisystemic Movements. 1990 Transforming the Revolution: Social Movements and the World System. 1994 The Long Twentieth Century: Money, Power, and the Origins of Our Times Texto incompleto en Google libros -en inglés- (El largo siglo XXTexto en Google libro en español. 1999 Chaos and Governance in the Modern World System (con Beverly SilverTexto incompleto en Google libros -en inglés- (Caos y orden en el sistema-mundo moderno). 2003 The Resurgence of East Asia: 500, 150 And 50 Year Perspectives Texto incompleto en Google libros -en inglés-. 2007 Adam Smith in Beijing: Lineages of the Twenty-First Century (Adam Smith en Pekín. Orígenes y fundamentos del siglo XXI. Akal, Texto en Google libro en español Reseña en Universidad Nómada.

[4] Principales publicaciones en español: Capitalismo y subdesarrollo en América Latina, 1967. Latinoamérica: subdesarrollo o revolución, 1969. Sociología del desarrollo y subdesarrollo de la sociología: el desarrollo del subdesarrollo, 1969. Lumpenburguesía: Lumpendesarrollo. Dependencia, clase y política en Latinoamérica, 1972. Sobre el subdesarrollo capitalista, 1975. Capitalismo y Genocidio Económico, 1976. La acumulación mundial 1492 – 1789, 1978. Acumulación dependiente y subdesarrollo, 1978. La agricultura mexicana 1521-1630. Transformación del modo de producción, 1979. Crisis: En la economía mundial, 1980. Crisis: En el Tercer Mundo, 1981. Reflexiones sobre la crisis económica, 1981. Dinámica de la crisis global (con Samir AminGiovanni Arrighi & Immanuel Wallerstein), 1982. El desafío europeo: de la Alianza Atlántica a la entente paneuropea en favor de la paz y el trabajo, 1983. Crítica y anticrítica. Ensayos sobre la dependencia y el reformismo, 1984. El desafío de la crisis, 1988. Transformando la revolución: los movimientos sociales en el sistema mundial (con Samir AminGiovanni Arrighi & Immanuel Wallerstein), 1990. El subdesarrollo del desarrollo: un ensayo autobiográfico, 1991.

[5] Revisar de Serge Gruzinsky El pensamiento mestizo. Paidós 2000. Barcelona. Principales obras: La colonización de lo imaginario. Sociedades indígenas y occidentalización en el México Español S.XVI-XVIII. Fondo de Cultura Económica, México D.F., 1991. El águila y la sibila. Frescos indios de México. Los mexicas. Auge y caída de un imperio. La Ciudad de México. Una historia. Entre dos mundos: fronteras culturales y agentes mediadores. La guerra de las imágenes, de Cristóbal Colón a “Blade Runner” (1492-2019). La mente mestiza: las dinámicas intelectuales de la globalización y la colonización.

[6] Revisar de Gilles Lipovetsky y Jean Serroy La Cultura-mundo. Anagrama; Barcelona 2010. También de Gilles Lipovetsky y Hervé Jupín El occidente globalizado. Anagrama; Barcelona 2011.

[7] Ver de Raúl Prada Alcoreza: Sistema- mundo político. Dinámicas moleculares; La Paz 2015. http://dinamicas-moleculares.webnode.es/news/sistema-mundo-politico/.

[8] Ver de Raúl Prada Alcoreza: Anti-producción. Dinámicas moleculares; La Paz 2015. http://dinamicas-moleculares.webnode.es/news/antiproduccion/.

[9] Ver de Raúl Prada Alcoreza: Mecánicas y dinámicas del sistema-mundo político. Dinámicas moleculares; La Paz 2015.  http://dinamicas-moleculares.webnode.es/news/mecanicas-y-dinamicas-del-sistema-mundo-politico/.

[10] Ver de Raúl Prada Alcoreza: México: intensidades sociales y territoriales. Dinámicas moleculares; La Paz 2015. http://dinamicas-moleculares.webnode.es/news/mexico-intensidades-sociales-y-territoriales/.

[11] Ver de Raúl Prada Alcoreza: Diseminaciones. Dinámicas moleculares; La Paz 2015. http://dinamicas-moleculares.webnode.es/news/diseminaciones/.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s