Figuras intensas

Figuras intensas

 

Sebastiano Monada

 

Figuras intensas

 

 

 

Se agitan las ramas de los árboles

El viento conmueve sus pensamientos de madera

Coronados de hojas donde resbalan las lágrimas

Últimas de la pródiga lluvia ausente

 

Se agitan sus sentimientos inquietos

Como barcos movidos por las olas

Intranquilas como preocupaciones de gaviotas

Cuando no encuentran a los peces que se comen

 

No hay respuestas para las preguntas honestas

Pues solo se puede responder sinceramente

No se puede inventar verdades como revelaciones

De un Dios preocupado por el pueblo descarriado

 

Hay otras preguntas como viajes de aventura

Y conjeturas aladas mirando desde lejos

Los paisajes inmensos de los cuadros cambiantes

Conectando los bordes de territorios cortados

 

La costumbre de buscar el sosiego

La tranquilidad calmosa refugio provisorio

Desarma al caminante debilitando su atención

No lo salva de ninguna amenaza

Tampoco del desafío exigiendo comprensión

Del maravilloso mundo que lo inventa

La inclinación pretensiosa de poseer el saber

Plenitud añorada por maestros que enseñan

Y ya no aprenden ni se asombran de nada

De las contantes sorpresas que depara la vida

Estanca en los límites del prejuicio y el miedo

 

La ilusión de haberse realizado en el dominio

Y en la fortuna amasada en cantidades apreciables

Le oculta la riqueza que escapa de sus manos

Riqueza que no se mide en sumas monetarias

Ni en sumas de obediencias dóciles

Sino en la alegría de compartir la vida

La felicidad de ser parte del universo creado

 

Es autoengaño el asumir la pírrica victoria

En estas acumulaciones crecientes

Contadas en series numéricas

Como si fuesen cadenas aisladas

De métricas lineales de perfiles vaciados

 

Por eso no encuentran paz ni sosiego

Ni la alegría vital de los seres

Y sus fértiles ciclos creativos

No dejan de sufrir nunca

Angustiados por cumplir las metas trazadas

El incremento infinito de la acumulación

El dominio absoluto conservando el poder

Cuando mueren no se llevan nada

Sin haber entendido el devenir

Permanente de la hacedora vida

 

Solo los que quedan igual que ellos

Seguirán sus pasos como sus herederos

Harán lo mismo continuando la huella

Dibujando la condena del circulo de lo mismo

 

No haber comprendido las conexiones ineludibles

Que nos vinculan con todos los seres del universo

Los lazos inmediatos hilando los tejidos

Que nos hacen lo que somos

Entramados mezclados de ciclos complementarios

 

Sostienen el autoengaño empleando violencias

Contra los otros y en contra sí mismos

Renunciando al deleite de las sensaciones

Al placer de los aprendizajes venideros

 

Sin embargo persisten en esta tortura

Atrincherados en instituciones anacrónicas

Que olvidaron para qué nacieron

En el coyuntural servicio necesario

Y su provisionalidad útil en el momento

Pretendiendo eternidad de esas arquitecturas desfasadas

Ruinas arqueológicas de un pasado revivido

En la artificialidad de las transfusiones

 

¿Podrán los y las jóvenes escapar de este drama

Reiterado del círculo autocomplaciente de la nada?

Círculo condenado cercenador del humano

Mutilando sus capacidades creativas

Reduciéndolo a la mecánica ceremonia

De hacer lo mismo que las generaciones

Anteriores como programa invariable

Detenido en la simpleza de la odisea abstracta

Del viaje del retorno a la amada que espera

Sumisa entregada a tejer y destejer

Alargando la espera soñada del patrón.

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s