Cantante sefardí

Cantante sefardí

 

Sebastiano Monada

 

 

Cantante sefardí.pdf

 

 

 

 

 

 

 

Mujer del desierto, nómada sefardí

Tez canela, ojos oscuros

Percepción penetrante horadando el horizonte

Labios escarlatas placenteros

De voz impetuosa esparciéndose armónicamente

Por los entornos conquistados por tu gracia

Como reflexión sinfónica

De los instrumentos vivos anidados en tu vorágine

Cuestionando la aflicción de los advenimientos

Voz conmovida golpeando la apatía del ciclo

Voz rubricada, genealogía inscrita por tradiciones orales

Por donde se evaden animus y anima

Jugando lúdicamente sus combinaciones sonoras

Surcando como águilas rapaces las corrientes de los céfiros

Repentinamente turbados

Alas melódicamente agitadas, polifónicas

A ritmo de guitarra, asonancia de flamenco

Dilatando las vocales candorosamente

Cavando artísticamente en los espesores de la atmósfera

Ondulante inquietud gitana

Acompañada por el repiquetear pronunciado de las manos

El zapateo delicado, corto, recurrente

Como galope rítmico apresurado de herraduras de unicornio

Corriendo en el velo largo que la luna deja

Huyendo por la playa húmeda de fina arena

 

Tus cabellos oscuros largos nómadas

Acentúan tu sedición anatómica

Cabellos abultados rizados como hondas de balada

Rítmica alada consonancia musical

Desenvuelta, penetrante, despeinada

Por los dedos ansiosos de amor desvelado

Arrastrándome hacia confines desconocidos

Donde el ondulante desierto dibuja sus preguntas móviles

Al paso elegante lento de los camellos sosegados

Sobre la arena devastada por el transcurso impasible

De las épocas y las civilizaciones pretéritas

 

Hay como una plegaria en tu fragor trovador

Escalando la entonación clamorosa

Dilatando dulcemente las vocales

Cobijo de las sensaciones labradas

Como emplazando a Dios por la existencia

Acompasas rítmicamente las letras de las canciones

Estirando seductoramente sus notas

Dejando dar paso al lamento andaluz

Mezclado con el ladino judío-ibérico

También dejas fluir el lenguaje sin letras de las ondas musicales

Desprendidas de las intensas rebeliones de tus emociones

Cantas con todas las historias itinerantes de los sefardíes

Pueblo sin paisaje inmóvil ni sereno

Lleno de recorridos ambulantes

Como viento enredado en las ramas del bosque

Como agua de río labrando el canto de los peces

Inventando en las peregrinaciones azarosas

Los panoramas dinámicos de la permanente transición

En danza de zapateos y palmas

Con sonido insinuante acariciando el alma

 

Por eso, cuando cantas retomas los anales acumulados en tu piel

Sefardíes acosados por los imperios

Urgidos por las religiones trascendentales

Diseminados como suspiro de alondras por el mundo

Como flujos de evasión constante

Siguiendo el curso de las rotaciones y las orbitas

Zafándose de toda obligada residencia

 

Tu mirada interpeladora atraviesa las épocas

Tus ojos brillantes luminosos nocturnos

Albergue de la propagación arrebatada del universo

Miran desde la misma lejanía de todo

Fuera del tiempo y del espacio

Desde la eternidad misma de las preguntas sin respuesta

 

Esto explica tu ardiente estampa

La abrasadora cadencia de tu frecuencia aguda

Tu enigmática fisonomía hechizante

Embrujo gitano, belleza mística

Magia ancestral somatizada

Torbellino creador recorriendo anhelante

Tu morfología enérgica, estética conservada

Por la persistencia de las culturas antiguas

 

Descubrí tu voz luminosamente melódica

Una noche de insomnio interminable

Llegó tu congoja musical acuosa cristalina

Inscribiéndose en mi cuerpo combatiente

Como saetas crepusculares rezagadas

Devenidas de arcaicas guerras olvidadas

Conflagraciones desaparecidas

Ya no están, pero sus ojivas llegaron agotadas

Mensajeras de los pueblos hostigados

Convocándome melancólicamente al combate

Llamado de las tribus dispersas por la tierra

 

Amo esa combinación tenaz de coraje y ternura

Escondiendo el sutil desplazamiento de una tristeza inmortalizada

Consagración de la esperanza

Cuando no se deja de batallar

Cuando no se deja de confiar

En las sabidurías guardadas de las humanidades desoladas

 

Leer más: http://dinamicas-moleculares.webnode.es/news/cantante-sefardi1/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s