Madurez

Madurez

 

 

Sebastiano Monada

 

 

 

Madurez.pdf

 

 

 

 

 

 

Ya eres mujer colmada

Tu tenue corteza rosada

En miel amasada

Se curva en verso y prosa

En verso cuando armoniza

Con la luna plateada

En prosa cuando resbala

Como rocío en las hojas

 

En tus huesos aposentada

Tu cuerpo de piel canela

Carne trémula, sismo paulatino

Conmovedor de marfil esqueleto

Sosteniendo deseos tejidos

 

Eres ondulación atractiva

En tus cabellos profanos

Mientras tu primaveral rostro

Ilumina viajes de errantes barcos

Cabellos como banderas flameantes

Castaños otoñales atardeceres

 

Pristina mirada desafiante

En el bosque intrépida gacela

Irradiando seductora

Como abanico de pavo real

Cuya constelación de colores

Es código guardado de amores

 

Dejaste de ser niña

Avizoras águila en vuelo

Risueñamente vulnerables

Poses de macho cabrío

Cuando son agonías

De varón derrotado

Por historia arraigada

 

 

Tus sensaciones son otras

Como invasiones bárbaras

A la habitación protegida

Donde duermes apacible

Bella durmiente del bosque

Pero ya te anuncian tus sueños

La llegada ardiente del verano

Resbalando por piel adolescente

Que abre sus poros al viento

Y a las caricias de rayos

Del sol indulgente

 

 

¿Cómo ha pasado el tiempo?

Han crecido las plantas del jardín

Tu esbelto esqueleto sostiene

Canciones de amor y de bruma

En composición tibia tus ansias

Cuando ondulante perfil tu carne

Baila danza olvidada del desierto

Tus caderas ondulan como olas

De dunas o de aguas saladas

Mientras agonizo en ese instante

Indefenso ante el avance voluptuoso

De la ardiente tarde

 

 

¿Quién pudiera conocer tus pensamientos?

Lo que pasa por tu mente

Eres misterio no descifrado por nadie

Pues todos buscan respuesta

En formas de tus rítmicas curvas

Y armonía de tu pronunciado encanto

Sin saber te encuentras indefensa

Ante el resto de tu crónica

Como rosa por granizo desprendida

Sin saber eres vulnerable

Como el enamorado de ti

Reclamando atención y ternura

Sembrando semillas de incendios

Prendiendo de nuevo placer agónico

De los ciclos tercos

 

 

Eres utopía esperada, deseo

Tu imagen navega por venas

Embraveciendo mares

Agitados, insinuante generosidad

De tus hombros delgados

Brillando como naranjos

Mares encrespados como anhelos

De niños descalzos

Por abdomen atormentados

Oval y tirante, suave murmuración

Del paraíso perdido

Mientras tus piernas y brazos

Capaces de enlazar mi cuerpo

Cazarlo como a venado

A la oscuridad arrastrado

Del delirante encuentro

Y abrazo reconciliado

De la vida y de la muerte.

 

 

Leer más: http://dinamicas-moleculares.webnode.es/news/madurez/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s