Primavera otoñal

Primavera otoñal

 

Sebastiano Monada

 

 

Primavera otoñal.pdf

 

 

 

Tan joven y ya madre

Prematuro inicio de ciclo

Denuedo permanente

De fecunda vida

Dicen dulces ojos oscuros

De todas maneras

La vida es bella

Sabrosa como una pera

Sacada de arboleda del huerto

Tus ojos no se entristecen

Sino brillan como estaño fundido

Convocativos de soberanías añoradas

O de celebraciones rituales en floresta

Ojos negros de selva

Obligando a curvarse al firmamento

 

Tez morena amena de muchachas

Del trópico de dónde vienes

Melodía de higos frescos

Abriendo su cascara bruna

Para mostrar su pulpa rosada

 

Tus cabellos lacios y oscuros

Se arremolinan envueltos

Como caracol marino

Para no caer sobre tus hombros

De delicada porcelana

Y espalda quietud de laguna

Espejo de meditación muda

Del contemplativo cielo húmedo

Mientras arduamente trabajas

Tus largos cabellos negros

Están ahí como en orbitas detenidas

Esperando soltarse en la noche

Antes de serenamente dormirte

 

Tus labios carnosos se mueven

Generosamente voluptuosos

Expresando sin pronunciar palabras

Generaciones de alegorías transmitidas

Desde antaño

Causando remolinos y tornados

En atmósfera templada

Cuando hablas angelicalmente

Deseada estampa inocente

Mientras escucho atento

Tus historias guardadas

 

Brilla tu rostro adolescente

Como manga madura y dulce

En árbol cargado de frutales

O como luna encendida

Por aullidos de lobos

 

Danza pausada en curvas

De candoroso cuerpo

De jugosa uva morada

Son notas melodiosas

De popular sinfonía

Liberadas por fragantes soplos

Encarnada rítmica cadencia

De suaves y ágiles movimientos

De piernas acrobáticas

O alas raudas de colibrí

 

Como tú muchachas del pueblo

Trabajan con tesón

Para ganarse la vida

Y alimentar a sus hijos

Cuando esperan aulas

Ausentes como promesas

Muchachas migrantes como aves

Postergado temprano su destino

Sociedad quebrada en fragmentos

Indiferente de suerte echada

Azar dramático de infortunios

Cuando niños y adolescentes

Abandonados a la competencia

Despiadada del mercado

Nos miran desde el asombro

De bondadosos ojos

 

Pero tú sigues con tus sueños

Bordando fantasías en mantel

De acento parroquial

Heredado de la abuela

Optimista alborada reluciente

Desbordando prolija alegría

Haces proyectos esperanzada

Devolviéndote confianza acechada

Y esperas del mundo oportunidades

Que no llegan

 

Cuando das de mamar a tu guaua

Eres divina como maná en el páramo

Recuerdas los orígenes de la vida

Dando nacimiento en nuevos fragores

De luces en materia oscura

Repitiendo la memoria del programa

Inicial de inquietas constelaciones

Lejanas y cercanas

Auroras desprendidas de tu cuerpo

Alimentando el despertar de retoños

Con el sumun de sueños

 

Al verte me pregunto

Cómo puede afligirse

A primaveral ternura

Anidada en juventud oronda

Cómo no conmoverse

Ante hermoso dibujo

De primorosos gestos

Acuarela canción de colores

Navegando en agua de sensacione

Leer más: http://dinamicas-moleculares.webnode.es/news/primavera-otonal/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s