Tristeza de valiente alegría

Tristeza de valiente alegría

 

Sebastiano Monada

 

 

Tristeza de valiente alegría.pdf

 

 

 

A la Zule

Apreciamos la actitud crítica, la elocuencia de la interpelación, el gesto de la rebelión, el vigor de subversión, el desborde de la transgresión, como formas de liberaciones de la potencia social. Es menester valorar la honestidad, en un mundo de decadencia moral. 

 

 

 

 

Tus lágrimas resbalan como ríos de dolores guardados

Disoluciones espirituales de flujos salados

Sedimentos almacenados en huesos cristalizados

Como si fuesen recuerdos calcinados en historia del tiempo

Registros cilíndricos de espesores simbólicos

Memoria emocional en troncos de arboledas frondosas

Lágrimas resbalando como últimas gotas de lluvia

Despidiéndose del estambre cambiante de chubascos inesperados

Por mejillas suavemente iluminadas por albores rutilantes

Aposentados pensamientos pictóricos en pómulos salientes

Aflorando como remanso cósmico mocedad tierna

Mañana esplendorosa como sinfonía de aves migrantes

Fulgor creciente de desvanecida aurora

Y optimista en viaje corporal por mares de dilemas

Deslumbrante en su apacible movimiento rotativo

Hacia el mediodía de equilibrio sin sombras

Y esperanzas abiertas como desembocaduras de torrentes

Afluentes convertidos en manos enlazadas de amantes

 

Hay jóvenes como tú abriendo sus poros al dilatado presente

Aprendiendo canciones entonadas por brisas matinales

Como canarios compositores de atmósferas cariñosas

Melodías añoradas en momentos de calma

Que los ríos llevan en sus aguas curvadas

Que los humanos inventan en cuerdas templadas

De guitarras o arpas aclimatadas por lenguajes nativos

Liberando sonidos que hasta los sueños ignoran

 

Hay muchachas y jóvenes de vocación virtuosa

Como sonidos de violines agudos de orquestas fantasmas

Dedicación sincera a labor prolija de todos los días

Constructora de afectos y lazos comunales

Tejidos en años como telas de hacendosas arañas

Artesanía de un pueblo arquitecto de su urbe de altura

Deseosos de aprender y servir a metrópoli creciente

Jóvenes que creen en la profesión y la técnica moderna

En la ciencia académica y las artes selectas

En la entrega honrada a la labor destacada

 

Jóvenes que aman a su gente y su heroica urbe

Su tierra cobijada por montañas heladas

Quieren mejorar relegada condición humana

Los mezquinos servicios, la restringida educación,

Los desatados vínculos sociales

Como se mejora tierras reposadas en cíclicas siembras

Jóvenes herederos de saberes populares

Y esperanzas aladas atravesando danzantes climas

Cosiendo continentes con diáfanos hilos

Surcando cielos y plantando depósitos de románticas nubes

Para regar surcos arados por los bueyes del agua

 

Jóvenes lejos de corrosiones nocivas

De óxido adherido como campamentos de líquenes

En lomo de rutinas descompuestas por vasto deterioro

De dominios crueles y fortunas postizas

Lejos de prácticas y costumbres arteras

De yertos políticos decadentes en espejismos desolados

De ocasionales oasis falsos

 

Por eso los odian herederos de maniobreros hábitos

Para quienes el mundo se somete a dominio descarnado

De codiciosos vencedores cínicos

Sobre muchedumbre inerme abatidas por desventuras

Quienes veneran propagar su poder causando miedo

Difundiendo desdentado terror, escabrosos chantajes

Y grotescos engaños

Machistas consumados en mutilación del ajayu

Para quienes la mujer es objeto de placer

Oscuro objeto de impotente deseo

Y cuerpo de puniciones propaladas sin lastima

Para quienes el pueblo solo es útil cuando vota por ellos

Y las instituciones son ocasión de proliferantes botines

 

Te hicieron llorar los adoradores de efigies enlatadas

Pero no acallaron tu alegría cuajada en tus ojos oscuros

Donde navegan sueños de veteranos viajeros

No opacaron el candor de armonioso rostro aymara

Ni despeinaron cascada de cabellos mojados

Ni desmoralizaron tu ímpetu honesto

No te quitaron la voluntad valiente

De seguir adelante en entrega servicial al pueblo

 

Perdieron ante tus lágrimas que son versos flotantes

Soplando como vientos las velas de las barcas

Diluvios juveniles desbordando anticuados diques

En tiempos aciagos de derrumbe moral

 

Perdió la impostura calada en huesos sin calcio

De estos burócratas del desfalco

Olvidan la fuerza más potente es la dignidad

La humildad y la entrega sincera

No comprenden al estar trastornados por angurrias

Que dinero y poder son polvo disipado

Leer más: http://dinamicas-moleculares.webnode.es/news/tristeza-de-valiente-alegria/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s