Acordeón del Litoral

Acordeón del Litoral

 

Sebastiano Monada

 

 

Acordeón del Litoral

 

 

 

Dedicado a mí amigo distante Rubén Bassi

 

 

 

 

Viento de acordeón hecho de notas

Unas alargadas otras cortas

Dicen musicalmente su pronunciada nostalgia

Como recuerdos derramando lluvias suaves

O luz templada como en día de ligeras nubes

 

Soplas vibraciones sonaras desde profundas

Misteriosas cavernas desconsoladas

Geología replegando meditación honda

Contando suma de capas sedimentadas

Como etapas de evolución imaginada

 

Frases melódicas hechas de sensaciones

Tumultuosas como fragancias de primavera

Curiosas miradas sonoras y melancólicas

Parecen descifrar preguntas crepusculares

Que ni la noche ni el día se atreven a dar repuesta

Dejando en oquedad a espera angustiada

De cuerpo impulsivo preguntando asombrado

 

Sinfonía continúa alargando añoranza

Acompañada por dulce goce animado

Trocando recuerdos en experiencias regocijadas

Tus incesantes notas no acaban nunca

Retomadas en forma de soplo interminable

Fuelle respirando y expirando incansable

Sin detenerse ni aposentarse en descanso

Tenaz acordeón guaraní jamás reposas

 

Dedos aldeanos tiernamente tocan clavijas

Dejando salir aire por treintena de bocas

Seleccionadas por pentagrama encarnado

En recios cuerpos gauchos al caer la tarde

Artistas ingeniosos e intérpretes criollos

Curtido mestizaje largamente elaborado

Fructífera convergencia de pródigas historias

Trashumantes caminos serpenteantes y mundanos

Recorridos culminados en tierras correntinas

Y en campos de Entre Ríos y comarcas de Misiones

Donde dejaron fluir copiosamente sus canciones

Hechas de misceláneas remembranzas caviladas

De profusas tradiciones complementadas

Y de impulsivos asemejados amores

Moldeados por un mismo formato heredado

 

Templado acordeón del Litoral

Acogido por tierras bañadas en dulces ríos

Inquietos afluentes de la Cuenca del Plata

Contorneada por el caudaloso río Paraná

Y por el confluente río Uruguay

Donde anida la perdiz y se arrastra el caracol

Cantas animosas narraciones bailables

De hombres y mujeres de ranchos insomnes

 

Donde de vez en vez, en alguna tarde

Se reúnen familias para tocar el acordeón

Acompañando con afinadas guitaras vernaculares

Y a veces con armonizados violines forasteros

Dejando a parejas desplazarse suavemente apegadas

Con un brazo en la cintura y el otro en el hombro

Mientras los pies se deslizan jugando trancos

A ratos descargan zapateos esmerados

Conquistando nuevamente a la pareja liada

En pequeños lapsos brevemente escurridiza

Con recurrentes compases repentinos y emocionados

En pista compartida por otros dúos abrazados

 

Evocas antiguos talleres de misiones jesuitas

Donde talento nativo y virtuosa artesanía guaraní

Se conjuga con enseñanzas politécnicas

De la perseverante Compañía de Jesús

Confecciones de instrumentos y de nuevas composiciones

De ecologías entrelazadas de indígenas, afros y criollos

Obras patrimoniales de tu barroco acabado

 

La música es acontecimiento imborrable

Continente de abundancias afincadas

En tierras bañadas por ensoñaciones de afluentes

Humedeciendo climas suavemente tropicales

Cobijando a Corrientes, Misiones y Entre Ríos

Territorialidades envueltas en telares mágicos

Hilados en rituales de Chaman ungido

 

Acordeón cultivado en vaho balsámico

Tierra húmeda campesina atravesada

Por riachos, arroyos, pantanos, lagunas y bañados

Hospitalaria tierra de gauchos a caballo

Y poros de yerba compartidos en veladas vespertinas

Envolviendo con canciones a parejas cinchadas

Y a campechanas familias de pueblos congregados

Mientras el rojizo churrasco en la parrilla

Se asa lentamente a leña prendida

 

De tu fuelle apasionado

Emergen fluidamente sonoros tonos densos

Virtuosos espesores trovadores

De proliferantes afectos convocados

En humedad insondable de Litoral extenso

La melodía forma parte del paisaje imperturbable

Compases de luces en repiqueteo constante

Insistente invitación a compartir goce polifónico

Momento abierto a entrañables confianzas

 

Tu sonora voz exhalada

Transmite tristezas dilatadas

Envuelta en concentrado regocijo alegre

Habiendo recordado y hecho presente

Anécdotas locales sembradas en experiencias sociales

Y cosechadas asiduamente en fiestas poblanas

 

Dicen del Chamamé ceremonia chamánica

Dedicada a ofrendar a seres de la Tierra sin Mal

Tierra Primera Yvy Tenonde matriz inaugural

Dicen también consagrando a San Mamés

Sincretismo ceremonial de espiritualidad nativa

Y renacentista religión cristiana

Danza bajo la lluvia en lengua guaraní

 

Acordeón cromático

Hogar de docena de notas primordiales

Apareadas en regulares y alterados sonidos similares

Fuelle rodeado por conspicuas arcas armónicas

Albergando registro afinado de diapasones

Y lengüetas metálicas vibradoras

 

 

Chamamé emanado por contorsiones de acordeón

Desatando remolinos de ondas cadenciosas

Alborozadas al encender emociones guardadas

Eres atmosférica danza de energías anteriores

Al baile que enlaza a parejas confundidas

En abrazos ceñidos y ritmos envolventes

Embriagas seductoramente a músicos y danzantes

Con cautivadoras sinfonías gravitantes

 

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s