Más acá y más allá de la mirada humana

Más acá y más allá de la mirada humana

 

Raúl Prada Alcoreza

 

Más acá y más allá de la mirada humana

pradaraul.wordpress.com/2015/05/09/mas-aca-y-mas-alla-de-la-mirada-humana/

 Big-bang 3

Índice:

 

Dos anotaciones de inicio                                   

El zócalo epistemológico

Concepto restringido y concepto ampliado

de la vida                                                                                                         

La materia está viva                                                         

El tejido espacio-tiempo                                                                           

Desplazamientos epistemológicos

Más allá del amigo y enemigo                                         

Más allá de las representaciones,

de las fuerzas y las voluntades                                                            

Narrativas en su entramado dramático                                           

Las acciones y las prácticas sociales

como narrativas fácticas                                                 

 

Dos anotaciones de inicio

Elocuencia de las sensaciones

 

10418916_863743336977249_9107029988488532340_n

Todavía prepondera un materialismo pétreo, campea como prejuicio arraigado en las mentes, que, a su vez, se han detenido en la reiteración “ideológica” de la ciencia positivista.  Ese es el materialismo que hemos superado, un materialismo pretendidamente objetivista, sin embargo restringido a los prejuicios positivistas de la modernidad. Desde las teorías de la complejidad se comprende que todo es vida, la capacidad de las partículas infinitesimales, sin materia, sin energía, una nada, que crean, precisamente, en sus interacciones, la materia. Los avances de la física cuántica y relativista, sobre todo en lo que respecta a lo virtual, que corresponde al almacenamiento de la información, nos muestra la complejidad del tejido espacio-temporal, una simultaneidad dinámica.

Históricamente, si podemos hablar así, de las estructuras del pensamiento, toda episteme epocal se basa en el suelo de la física de su tiempo. La filosofía griega se basó en la física de los presocráticos; la filosofía y ciencias modernas se basaron en la física newtoniana; ahora el suelo es la física cuántica y la física relativista; empero, las filosofías, las ciencias sociales, sobre todo el marxismo, se han anclado en el suelo anterior, geológicamente sedimentado, el de la física clásica. Son todas estas ciencias sociales y el marxismoprofundamente, recalcitrantemente, conservadores.

Las apreciaciones de que primero es la materia, es, en primer lugar, lineal; en segundo lugar, determinista; en tercer lugar, responde a una concepción pétrea de la materia.

No podemos callarnos sobre nada, pues de eso se trata, de expresar nuestra perplejidad y alegría ante el acontecimiento de la vida, ante la proliferación dinámica de los universos. Callarnos es como castrarse, enmudecer las sensaciones y la percepción. Eso es suicidarse antes de morir. Preferimos gozar de la vida, sobre todo acercarnos a través de la intuición estética, también la percepción, recurriendo a lo que nos transmite la física contemporánea.

 

 

Dilemas de los saberes

10171656_879612332057016_3849342723595542294_n

Precisamente, ante la capacidad del “demonio de Maxwell”, las moléculas capaces de neguentropía, es decir, de oponerse a la entropía, y retener la energía, que, sorpresivamente, pueden interpretarse, hipotéticamente, como que son capaces de calcular y conocer. Algo que ya atribuye Edgar Morin a todo organismos vivo, a todo ser vivo; dejando sugerir, que también, en otra escala y bajo otras condiciones, la física comprende torbellinos y bucles auto-creativos. Ante la evidencia de la capacidad de asociación y composición de las partículas infinitesimales – no hay ninguna partícula que no esté asociada, ni que sea la última indivisible – se sugiere la posibilidad de retención de información, en otra escala y en otras condiciones, que hasta ahora no entendemos; por lo tanto, se sugiere, reconsiderar vitalidades constitutivas en el universo, en la materia del universo, la materia oscura y la materia luminosa, laenergía oscura y la energía luminosa. Esto ya lo decía Gabriel Tarde en el tiempo coincidente con Karl Marx, el optimista siglo XIX.

Ante semejantes acontecimientos, nadie puede callarse, a no ser que se quede afásico. Si ese fue el estilo de Wittgenstein, en El tratado lógico filosófico, la de callarse sobre lo que no se conoce o no tienesentido, lo fue y es explicable, en las condiciones de su tiempo, mediados del siglo XX. Pero, quería decir otra cosa, en el debate epistemológico y metodológico. De ninguna manera, se puede evitar que todos los seres se expresen, expresen su perplejidad y su incidencia en el universo; por eso son vida, responden; en concreto, los seres humanos constituyen mundos, en el sentido imaginario y en el sentido de composiciones sociales. Se expresan estéticamente, racionalmente, a través de sus saberes y de sus ciencias. Interpretan.

Callarse, en el silencio de Buda (Raimundo Pániker Alemany)[1], sobre Dios, es un procedimiento de monjes; procedimiento sabio por cierto; empero, se refiere a los límites de la gnosis y su reverencia a los ciclos del eterno retorno. En todo caso, no se callan con sus cantos, con sus alegorías, con sus mitos. No se puede dejar de interpretar.

Por otra parte, el sentido de ciencia ya ha cambiado. No es la gran verdad verificada, la verdad universal, la ley universal; ahora se comprende que los corpus teóricos científicos son prospecciones e interpretaciones, sostenidas por investigaciones, en todo caso, corpus teóricos útiles para orientarse; empero, desechables, cuando no sirvan. Hay como una herencia religiosa de parte de losapologistas de la ciencia positivista, la convierten en un mito, en el refugio de la nueva verdad indestructible. Estas formas de asumir laciencia corresponden a los nuevos sacerdocios que castran.

Bueno, no sabemos quiénes son los responsables de estas consignas sobre la verdad indiscutible, afincada como primera piedra en el edificio de la eternidad abstracta, de la enseñanza de aprender a callarse; empero, me parece que es una enseñanza frustrante.  Prefierimos a Stephen Hawking y a Iya Prigogine, quienes postulan, mas bien, la interpretación abierta y metafórica, dejando de lado esa sotana y esa toga de pretensión científica, que no es otra cosa que juego de poder de las instituciones académicas.

 

[1] Ver de Raimundo Pániker Alemany El silencio de Buda. Siruela.

Leer más: http://dinamicas-moleculares.webnode.es/news/mas-aca-y-mas-alla-de-la-mirada-humana/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s