Intuición poética

Intuición poética

Intuición poética

 

Sebastiano Monada

 

Intuición poética

 

 

Índice:

 

Prólogo                                                  

No podrán contra ti                                

La potencia                                             

Analogías                                                

El sentido del mundo                                       

Más acá y más allá de las palabras         

Irradiaciones del big-bang                      

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Prólogo

 

Intuición poética, poemario que reúne seis poemas; No podrán contra ti, dedicado a jóvenes rebeldes, heterodoxos e iconoclastas; La potencia, canto a la potencia creadora; Analogías, reflexión metafórica sobre  conexiones y semejansas, que parecen transferir contenidos; El sentido del mundo, pregunta romántica por el sentido inmanente del mundo en constante devenir; Más acá y más allá de las palabras, retomando la intuición subversiva,  que usa palabras para transmitir y cargar las comunicaciones afectivas de los tejidos cósmicos y de las cuerdas compositoras del pluriverso, comprendiendo sus distintas escalas; e Irradiaciones del big-bang, canto al origen permanente donde nos encontramos, en su irradiación explosiva de afecto.

 

Los cuatro primeros poemas se pronuncian siguiendo las huellas de los anteriores poemarios[1], sobre todo, de los más cercanos. En cambio, los dos últimos varían, no solamente el ritmo, sino la escritura versada; se expresan en la evocación simple de pensamientos desnudos, sin mucha ropa metafórica. ¿Se trata de mutación o metamorfosis? No lo sé. Parece formar parte de comunicaciones accesibles y conmociones sinceras.

 

Hay dos poemas de intuición subversiva; los otros, podríamos decir, de intuición poética. Se canta a la rebelión y se canta a la potencia. No se separa la subversión praxis de del acontecimiento del tejido espacio-tiempo; la subversión de la praxis forma parte del acontecimiento espacio-temporal; por lo tanto, no se efectúa al margen de los juegos lúdicos del pluriverso, ni de sus determinaciones simultáneas o de su complejidad integral y simultánea.

 

 

 

 

No podrán contra ti

 

 

 

 

 

Dedicado a los y las jóvenes libertarias

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

No podrán contra ti

Rebelde heterodoxo iconoclasta

Guerrera amazona indomable

Amenaza digna contras los sátrapas

Del geriátrico imperio crepuscular

O entumecidos cipayos celosos

Por sus servicios prestados

De novedosas colonias soberanas

Que no comprenden tu entrega

Agua depositando su energía

Al espesor de la fértil tierra

No entienden

Tu donación heroica

Sin pedir nada

 

Las máquinas de guerra

Águilas al acecho de las presas

O descomunales adefesios estrepitosos

Depredadoras asesinas ungidas

Por antiguas jerarquías de monjes

Pálidas y Lánguidas figuras

Cultivadas en góticos monasterios

Y por enmohecidos nobles descendientes

De delirantes conquistadores

Buscadores de la ciudad dorada

Impuestos a espada y fuego

O emprendedores burgueses aposentados

En flujos de trabajo ajeno

Poder solidificado de lava

De sangre derramada

Por ancestros armados

Con mitos inventados

Convertidos en dioses

Por iglesias tenaces

Y por burocracias serviles

Y cortes de carnavales

 

No podrán doblegarte

Con sus cárceles grises

Lóbregos rincones del castigo

Y la condena apresurada

No podrán someterte

Con su violencia sistemática

Como látigos del cronograma

Raciones del día y de la noche

Y acusaciones desmedidas

Hechas por jueces sombríos

 

No pueden artefactos obsesivos

Dominarte por miedo buscado

Pues el coraje que tienes

Como volcán encendido

Deviene del amor a la vida

De afectos voladores

Aleteos de aves

En espesor de miradas viajeras

 

No pueden someterte

Ni por la violencia repetida

Ni con la ley tramposa

No pueden, son impotentes

Contra digna potencia de tu cuerpo

Enamorado de la vida

Y alegre como el amanecer

Copioso nacimiento del resplandecer

Del danzante devenir

Encendiendo nacimiento del día

Comenzando con luces la sinfonía

De la ciudad despierta

Y de comunidades labradoras

Cultivadoras de sueños

Seduciendo a bóveda sensible

Extasiada por caricias del sol

Palabras ardientes de amor

Curvándose ante metáforas de poemas

Entonado por jóvenes apasionados

Cautivando con arte

A territorios humedecidos

Por lluvia copiosa

De pensamientos cristalinos

Dilución compulsiva

Donadora de arroyos de lágrimas

O de primorosas risas

 

No podrán vencerte

Con su tropa de obedientes

Robóticos policías a sueldo

No podrán contigo

Aunque te encarcelen

En la prisión construida

Con piedras de angustias

Del déspota patriarcal

En otoño ritual

Ceremonia de sacrificios fetiches

Convertidas en ladrillos tristes

Cocidos a fuego lento

Por hornos de Vulcano

Ancestralmente envejecido

Y mitológicamente enloquecido

No lograrán subordinarte

Pues sus rejas no pueden

Detener la fulgurante irradiación

De tu entrega heroica

Prodigiosamente afectiva

E intensamente generosa

Devoción al combate popular

Contra maquinaria chirriante

Artefacto barroco construido

En el elíptico milenio largo

De arcaicas religiones del verbo

Exhalado en desierto sin sombra

Repitiendo sermón de la montaña

Del hijo del hombre

Crucificado en el madero sacrificado

De los bosques talados

Estas en batalla permanente

Contra dominaciones

Enquistadas en la piel

 

Tú eres el impulso vital

Inherente a los hermenéuticos cuerpos

Llevando adelante épicas humanas

Recogiendo cosecha de herencia

Dejada por rebeldes precedentes

Continuando sus pasos al andar

Por caminos inventados

Como pisadas hendidas

En suelo fecundo

Donde se plantan semillas

De alborozada esperanza

Siguiendo tu propia ruta

Abierta por espontánea

Algarabía danzante

Rebosando de alegría

Al moverse suavemente

En dulce armonía

 

No podrán vencerte

Porque eres vida

Y amas su esplendor refulgente

Desplegando potencia liberada

Acompañando a vibrantes seres vitales

Desprendiendo melódicas alegrías

 

La máquina oxidada

Investida de chatarra acumulada

En cementerio de locomotoras

Metálica vejez usada todavía

A pesar del aterido desgaste

Anacrónico aparato reciclado

Descomunal máquina fabulosa

Construida en orbitas del milenio

De intermitentes guerras de conquista

Y angustiados déspotas paranoicos

Y ataviados magos tuertos o ciegos

Unos temen a su sombra

Otros adivinan el futuro

En las entrañas del ave

Descuartizada

 

La máquina barroca

Solo puede crujir espantosa

Con toda su metálica canción

En simultáneos velorios

De hermosos niños asesinados

Por crepitar de metralla implacable

Y atronadores bombardeos apocalípticos

Puntillosa tecnología aparatosa

Del lóbrego imperio enfermo

Recurriendo al chantaje desesperado

Amenazando cibernético con sus mitos

Antaño inventados por oráculos

Repetidos sin ingenio por ideólogos

En narrativas mediocres

Disfrazándose de invencible leviatán

Despiadado insípido sultán

Sin embargo visiblemente temeroso

Aterrorizando a sus vasallos

En presente dilatado

 

Cuando los pueblos descubran

La vulnerable condición de la máquina

Su máscara de mármol

Su aparente figura

De incuestionable poder

Y continuo desarrollo

Descubriendo

El vacío profundo

De su leyenda

Y apariencia indilgada

No les costara dar el soplo

Derrumbando

Los castillos de naipes

 

Te juzgan y te condenan

Te castigan y te encierran

Por un siglo contado

Con los dedos juntados

De jueces putrefactos del tribunal

Al servicio del capital

Suman con odio y con miedo

Operación de aritmética insólita

Insostenible en racionalidad matemática

Pues te temen

Saben que eres una guerrera

Sigilosa en la noche

Y valiente en el contienda

Que eres un combatiente

Certero en el día

Corajudo en el batalla

Que no se rinde

Continuando incansable la lucha

Convocando a los jóvenes rebeldes

Y a los pueblos insomnes

A levantarse

Contra la impostura

Y la inscripción aterida en el cuerpo

De la deuda infinita

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La potencia

 

 

 

 

 

 

 

 

Nadie sabe por qué estamos aquí

Olvidando todo lo del allí

Desde cuándo vinimos apresurados

Una fresca mañana carmesí

Y por qué recorridos abandonados

En este presente ilusionados

Y en este cosmos albergados

Pluriverso conteniendo al mundo

No es un páramo deshabitado

Sino ecología de entramados habitados

 

Pueden dar toda clase de respuestas

Ninguna de ellas acierta

Unas más audaces que otras

Son conjeturas no demostradas

 

No sabemos mucho del por qué

Tampoco sobre la realidad del arjé

Vivimos sin dar con la repuesta

Por más que sea modesta

Sin preocuparnos ya por ella

No acudiendo a su demanda

La pregunta sigue ahí

Delante de nosotros

Dentro de nosotros

Esperando la explicación

No nos preocupamos por darla

Optando mas bien por pelearnos

Como si nuestras ansias

Circunscritas a deseos inmediatos

Y de triste alcance corto

Pudieran acaso compararse

Con semejante pregunta

 

Hemos renunciado a lo fundamental

A la encomendada tarea primordial

Hemos dimitido al acontecimiento vital

De esta existencia sideral

Acontecimiento siempre actual

Por fines penosamente mezquinos

Y confirmadamente infortunados

No vemos con esta actitud

Que es muestra de lasitud

Dejamos de cumplir con la potencia

Del universo creado

 

La potencia es evidente devenir

Donde anida hogareño el porvenir

Es la inquieta metamorfosis

Logrando componer simbiosis

Y la transformación de la gnosis

Es la creatividad misma

Que se comporta como aforisma

La copiosa capacidad inmanente

La irradiante capacidad trascendente

De crear constantemente

Como fuente brotada de las rocas

 

Formamos parte de sus realizaciones

Somos hechura de la potencia

La contenemos en nuestros cuerpos

Ella se encuentra como posibilidad

De crear mundos alternativos

Sueños realizados a voluntad

 

La potencia anida en nuestros cuerpos

En cada célula animosa

En cada átomo compositor

Siendo en el universo el motor

En cada partícula viajera

En cada cuerda sonora

En la sinfonía del cosmos

Tocando melodía interminable

Inspirada composición musical

Es lo que hace posible

Y maravillosamente realizable

El acontecimiento sideral

Como recuerdo arcaico

Cada uno de nuestros actos

Como lances o raptos

 

Por qué actuamos indiferentes

A grandiosa oportunidad dada

Tan calculadamente improbable

En la aleatoriedad del juego

De inquietantes universos paralelos

Y en el entrañablemente nuestro

Donde algún planeta habitado

Por proliferantes seres biológicos

Dibujando airosos mosaicos

Rítmico rota danzante

Orbitando reflexivo

Deslizándose suavemente

Como balletista en hielo

Apareciendo entre ellos

Uno tan particularmente extraño

Cree que el centro de todo es él

Como si fuera el maná o la miel

De dioses muertos de risa

Y no se asombra de estar donde está

En un universo que no hubiera sido posible

Sino por el juego de azar

 

¿Cómo escapar del orgullo?

De la egolatría sin sustento

¿Cómo salir del centro vacío?

¿Cómo volver a la alegría

Y al asombro de los niños?

Que ávidamente aprenden

Y melodiosamente vibran

Como la sinfonía del universo

 

Entrabados en guerras sin sentido

Justificadas por consignas vacuas

Enaltecidas por símbolos corporativos

Atareados en enriquecimientos abultados

Que no compran la felicidad

Sustituida por el goce banal

Del compulsivo consumo

Y del presuntuoso prestigio formal

De las ceremonias pomposas

Obsesionados por verdades de pacotilla

Máscaras inventadas por la maquilla

Comparadas con el acontecimiento vital

De la dinámica cósmica existencial

En sus pululantes distintas escalas

 

Este humano demasiado humano

Tonada de tango en piano

Se ha repentinamente convertido

En criatura perdida en sus imaginarios

Incapaz de vivir el presente

En la intensidad que conviene

Incapaz de acoplarse

A los ciclos vitales

Y al tejido espacio-temporal

En su composición actual

Solo atina a jugar al poder

Como si fuera ley por doquier

En los espacios restringidos

De sus burbujas especulativas

 

La poesía busca activar potencia

Anidada en los cuerpos

Como barcos agolpados en puertos

Desatar intempestivas tormentas

Barredoras de tramas no escritas

Que nos atrapan cautivadoras

 

La poesía incendiaria

Inspiración de Vicente Huidobro

Los verdaderos poemas son incendios

La poesía se propaga por todas partes

Iluminando sus consumaciones

Con estremecimientos de placer

O de agonía

Busca latidos de corazones

Para que con sus pulsaciones

Podamos coordinar con rotaciones

De la azulada cenicienta Tierra

Y con flujos ardientes del sol

Como extendidas caricias sensuales

Busca despertar códigos dormidos

En cavernas profundas del cuerpo

Y en la ansiedad de sus órganos

Para escribir en conjunto

De fraterno modo colectivo

Los versos más sublimes

Dedicados a la pasión

De las constelaciones

Atareadas en espirales

Como remolinos luminosos

Alrededor de huecos abiertos

Por agujeros negros

 

 

Por eso quiero entregarme

A las galaxias seductoras

De tus acuosos ojos

Dejarme tragar por plenitud

De misteriosas lagunas

De tus pupilas insondables

 

Quiero quedarme en las tardes

Junto al insomne viento

Y la montaña donde en las alturas

Medita como amauta iluminado

Observando la agonía del día

Llevándose la carga consigo

Las encendidas veloces luces

Que alumbraron la jornada

Cuando los vanidosos humanos

Desplegaron sus gramaticales pasos

Presurosos sobre las calles

Atormentadas por los dramas

Que recorren desconsoladas

Por las largas aceras de piedra

O sorprendidas por las tramas

Que enlazan coloridos hilos

De singulares recorridos

De particulares historias de vida

 

Quiero dejar en mis hijos

La herencia de mis sueños

Despiertos como esperanzas

Y de mis arraigadas experiencias

Transmitir tradiciones nuevas

Las consideren de manera sopesada

Como referentes orientadores

Cuando libres como aves

Y cautivos en instituciones

Puedan balancear alternativas

Y escoger la que estimen mejor

La que alcance imponderable valor

Sean autónomos como las decisiones

Que toman los artistas

 

Quiero compartir con la familia

Sus reuniones tumultuosas

Y afectos esparcidos en el aire

Como fragancias indescifrables

Ritual heredado de antepasados

Juntando a generaciones consanguíneas

Mezclándose en la fiesta

Aprendiendo del barroco escenario

La memoria guardada de la tribu

 

Quiero con los amigos

Embriagarme de alegría

Comprendiendo afecto grupal

Como carnal atributo causal

Es complicidad traviesa

Como conspiración aviesa

De los eternos niños

 

Quiero a mis coterráneos

Como se quiere a la tierra

Donde desnudos nacimos

Como se ama la intimidad

De una eterna amistad

Un mismo destino compartido

Como cultivo cooperado

El pasado que pesa

Y el futuro que espera

Destino artesano no tejido

Por las lánguidas hilanderas

De la cantora luna pálida

Momentos de decisiones propias

 

Adoro sus miradas viajeras

Como migraciones de golondrinas

Y rememoradas canciones nostálgicas

Sus pronunciados pómulos relucientes

Sus incesantes preguntas inocentes

Sus nocturnas trenzas de novela

Peinadas a la usanza antigua

En brumosas orillas de ríos

Serpenteantes amazónicos

Sus expectativas sencillas

Extendidas como grafos

En glaciales mandiles blancos

Marcas súbitamente revoltosas

O en sus ambiciosas pretensiones

De garbosos gallos de corral

Añorando el matorral

Cantando alborozados la alborada

Al despuntar el día

 

Amo a esta humanidad que se olvida

Amnesia de lo que es

Se olvida que es corto su trayecto

Y largo el camino del colectivo humano

Olvida que es pariente

De todas las especies

Pues es un genoma

Que programó a todos

Distintas versiones

De los ciclos vitales

Somos la festividad del Oikos

Que retorna constante

Al comienzo de todo

Lo hace creativo

En la diversidad de coros

 

Canto a la vida

Que permanente revoluciona

Armonías abigarradas en planeta

Azulado por el aire y el agua

Que se rozan enamorados

Componiendo encantadoras melodías

Que nunca son las mismas

Recurrentemente repiten

Variaciones del origen

Entrañablemente deseado

 

Canto al pluriverso que nos mira

Con innumerables ojos

Que de ninguna manera juzgan

Como lóbregos jueces grises

Sino que enternecidos

Se miran así mismos

Pues somos sus criaturas

Que repiten sus gracias

 

Canto a la potencia

De la que somos parte

Canto al acontecimiento

De la permanente creación

Al juego placentero

De la constante invención

De esta portentosa

Capacidad mutante

Moviendo a cada instante

La trama del tejido

Que cambia espontáneo

Sus texturas indescifrables

 

 

 

 

 

Analogías

 

 

 

 

 

 

 

Elásticos celajes del atardecer

Nostalgias dilucidadas en tus ojos

Mi inquietud sin tiempo ni espacio

Horadando las sensaciones acongojadas

Se comunican secretamente conversando

Acerca de ateridas analogías indefinidas

Convirtiendo a palpitantes cuerpos indefensos

En intérpretes de vibraciones fugitivas

 

Los celajes estirados despiden al sol

Que agoniza derrochando pasión

Dejando escapar su clamor

Con sus pañuelos ardientes

Mientras el astro se hunde

Como estruendoso barco náufrago

Al fondo insondable de la esfera

 

Tu mirada se convierte en horizonte nómada

Donde se aposentan suavemente bosques

Despojados de sus hojas arrancadas

Por tijeras intangibles del viento

Acompañadas por sueños abandonados

Mi inquietud se ha transformado en cóndor

Vigilante amauta de la cordillera

 

Analogía de formas y de sentidos

Filiaciones de sangre inscrita en la tierra

Como huellas hendidas inolvidables

Mimesis mutantes de contenidos

Alianzas territoriales tejidas

Por magia de circulantes dones

Y expresiones elocuentes en significados

Como transferencia de mitos

Ceremonialmente narrados

Sonando a despedidas crepusculares

Cuando se avecina el dialogo sincero

En asambleas intensas de constelaciones

 

El anaranjado verso de los celajes

Recitados con voz de fuego

Y melodioso tono sonoro

Se parece a tus inspirados pensamientos

Exploradores alpinistas de cumbres

Y aventureros intrépidos de selvas

Interpelando al galope de mis inquietudes

Enlazando el tejido invisible de conexiones

Entre el sueño de los celajes lánguidos

Y la lógica sensual de tus reflexiones

Vinculadas a la palpitación ardiente

Que recorre ritualmente mi cuerpo

Febril torrente de cristales disueltos

 

Quizás tus nostalgias puedan recoger

Como fresca brisa al amanecer

Juntando minuciosa suspiros de hojas

La herencia dejada por ancestros

Hace tiempo olvidados

En coloridos awayos enterrados

Como ocultos tapados

En antiguas casas solariegas

En el mustio subsuelo dormido

Como legendario gigante cansado

 

Quizás los pianistas dedos  solares

Aferrados como felinas garras

A cabras nubes  ensangrentadas

Puedan retener el naufragio de la estrella

Paralizada en el horizonte que se la traga

Como cuando se apaga la cera de la vela

 

Quizás el tropel de pulsaciones

Como oleajes constantes

Estallando como súbita estampida

De suspicaces vicuñas

Pueda al final calmar mi ansiedad

En la explanada inmensa tendida

De la puna sosegada

 

No sabemos mucho del azar

Como dados echados al andar

Del solitario caminante osado

Tampoco de la necesidad

Como regular horario solar

Pero adivinamos probabilidad

De sincero abrazo entusiasta

En eterno juego paradójico

De la celosa regularidad

Y de la alegre aleatoriedad

 

Una comunicación antigua nos cruza

Atraviesa las nubes heridas

De lamentable alargada despedida

Los océanos misteriosos de tus ojos

Mi rebelde cuerpo enamorado

 

El inmanente sentido buscado

Se encuentra secretamente escondido

En las comisuras de analogías emuladoras

Como dibujados besos de labios encarnados

Simulando formas de tus cavilaciones

Como migraciones de bandadas de aves

Y de desbordes de mis sensaciones

Como inundaciones amazónicas

 

Tendríamos que confundirnos en texturas

Tramas memorizadas de cuentos nocturnos

Cuyos finos hilos son hechos

De sangre derramada de celajes

Con argumentos expuestos en tu retórica

Y nutridos fluidos que mi piel exhala

 

Tendría consecuentemente perderme

En los fondos recónditos de tu mirada

Allí de donde ya no regreso

Viajando el destierro sin retorno

Odisea inédita interminable

 

Mientras el crepúsculo ciego

Apaga el día despeinando tu cabellera

Haciendo caer cadenciosa tu melena

Como espesa hojarasca de otoño

Ondulando como vaivén de la marea

Y enciende la noche despojándote la ropa

Cuando tu cuerpo brilla como lámpara

Con el fulgor voluptuoso de tus deseos

Desatados como enjambre de mariposas

Y flores primaverales primorosas

 

Ahora sé que estoy contigo para siempre

En despedida de celajes taciturnos

Cuando tus alados ojos viajeros

Detienen el naufragio del barco solar

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El sentido del mundo

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

No es invento de nadie

Fantástica quimera bordada

Herencia, imaginación deslumbrante

De anónimo genio solitario

 

Ni esencia oculta a los ojos

Seducidos por fenómenos inesperados

Se descubre horadando apariencia

Alucinante espejismo del desierto

O bruma espesa en fría madrugada

Al nombrar secreto abstracto y puro

Accede suministro a verdad absoluta

 

No es amor platónico de filósofos vírgenes

Castos y fieles a su amor profanado

Cavilación templada de celibato

Compromiso adquirido, donación dramática

Disciplina de monjes en monasterios

De ignotos continentes lejanos

 

No es concepto ecuménico

Fúlgida ave fénix desplumada

Eterna, naciente de cenizas

En repentino incendio propagado

Por asustados pirómanos aprendices

Cosmopolita idea universal

Arribada por pública divulgación

Tozuda repetida conmoción

Obstinada, habiendo experimentado

En blancos laboratorios diáfanos

 

No es tampoco soterrado misterio

Trabajosamente develado a místicos

En consagración de meditación acentuada

Laboriosamente alcanzando el nirvana

 

Sentido, ancestral relación con el mundo

Virtual y pródigo obrado colectivo

Eruditas manos maravillosas

Artesanía prolija dando forma

A suave arcilla dormida

Convertida en voluptuosa vasija

De barro fecundo

Prodigiosa, cosida a fuego lento

Alfarera curvada en insinuante deseo

Hospitalaria, abasteciendo de miel

Como lechosa sonrisa divina

Añejando alquimia de vino

Acompasado tambor resonante

Rítmica percusión, corazón palpitante

Y olvidado sueño de niños

Intuyendo sentido del mundo

Boscoso, azulado y fulgurante

 

Recóndita inmanencia compartida

Como mote de maíz en mesa servida

Barroco orbe devenido sentido

Gótico acontecer expresivo en el mundo

Copiosamente emanado de cuerpos

Madurando nostalgias guardadas

Furor concebido por Oikos

 

El sentido es tejido trenzado

Advenimiento aleatorio de pasiones

E inolvidables sueños de artistas

Pintando con miscelánea de colores

Barrocos, mezclados en búsquedas

Inspiración dibujada en formas

Adivinas de potencia creadora

Mutaciones fecundadas por significados

Lúdico mundo, jugador apremiante

Cotejando manoseada baraja gitana

O heracliteano travieso aprendiz

Secretos del fuego como matriz

Del enigmático universo fugitivo

Agitando fina arena en la playa

Removiendo hojarascas otoñales

Gozando florestas primaverales

Y frenéticas lluvias veraniegas

Regocijo deslumbrante en alegrías

Cobijado en curiosas miradas

Y nocturnas pieles sensibles

 

El sentido es derroche de afecto

Embriagante vida colmada

Elegante razón innovadora

Entregando lucidos argumentos

Al cambiante cosmos asombrado

 

El sentido es mutante serpiente alada

Crisálida de mariposa tatuada

Metamorfosis en experiencias exuberantes

Activa memoria renovada en narraciones

Ciclo envolvente de la bailarina Tierra

Tasando en balanza de plata la vida

 

El sentido del mundo viaja

A lomo de caballos o llamas

En itinerantes caravanas gitanas

O errantes columnas de sal

Trocadas por coca o papas

Inmediata intuición compartida

Prolíficos seres agitados

Sintiendo detalles hilados

Inéditas tramas tejidas

Sonoras vibrantes cuerdas

Inspiradas, componiendo canciones

Encendiendo intermitentes estrellas

 

El sentido del mundo

Es creativo devenir constante

De glaucas ondas musicales

Caricias despertando materias

Halladas en la oscuridad adormecidas

 

¿Qué sería del mundo sin sentido?

Como áridos océanos sin agua

Y despojados continentes sin bosques

¿Qué sería del sentido sin mundo?

Como atónitos humanos sin nombre

El mundo, escrupuloso discernimiento

Gramática de recuerdos señalados

Llevando el agua curva y compulsiva

 

El sentido es el mundo

Inscripción de huellas hendidas

En devota carne perceptiva

Circundante mundo compartido

Órbitas de ciclos vitales

 

El sentido fluye fecundo

Existencia esparcida como semilla

En siembra de papa imilla

Intensa vivencia impulsiva

Desplegando cadenciosas danzas

Seductoras, curvándose en sinfónica

Inaugural gravitación armoniosa

Del antiguo pentagrama cósmico

 

Ondulante sentido donado

En ritual ceremonia festiva

Vehemente cuerpo vital

Ingenioso, entabla dialogante

Múltiple comunicación ancestral

Alguna vez perdida en el olvido

Del simbólico humano animal

 

Hoy en día, en planeta acuoso

Desvanecido sentido inmanente

Geología de sedimento mineral

Navegante devenir permanente

Magia transformando materia

En incansable energía vibrante

Recorrido acaecimiento constante

Maleabilidad convirtiendo sensaciones

En sublimes composiciones cambiantes

 

Herramientas de mundo maquinal

Yerto, repetición aletargada

Del estruendoso crepitar ensamblado

Achacoso chirriante engranaje

Compás de acero recurrente

 

Novela de la triste figura

Vertiginosa modernidad ilusionada

Abogada ley evolutiva

Y decantación, norma boyante

Arrojándose contra molinos de viento

Como si fuesen dragones míticos

Apilados, pasado desvanecido

Cuando son provisionales instituciones

Extensos campamentos de hongos

Ateridos en los tejados de las casas

Marcas pictóricas del tiempo imborrable

Exhortación de insomnes fantasmas

Como pálidos jinetes nocturnos

Habitantes del desierto de la nada

 

Recuperar el tiempo perdido

Búsqueda de Marcel Proust fascinado

Retorno literario al sentido inmanente

Guarecido en texturas carnales, corpóreas

Y redes de venas y arterias ansiosas

Volviendo curvada, metamorfosis

Del trenzado espacio y tiempo

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Más acá y más allá de las palabras

 

 

 

 

 

 

Te hablo a ti palpitación del cuerpo

Con el rumor calcino de mis huesos

Te hablo a ti con la palabra en la mano

Y el coraje encendido en la boca

Recurro a la palabra porque no tengo de otra

No te detengas en el sonido que escuchas

No está ahí lo que quiero entregarte

Sino en lo que cargan en sus lomos guerreros

O en sus vientres de madres

Del lenguaje aprendido

 

Te hablo para decirte debemos sublevarnos

Convocados por la sangre

Corriendo por venas y arterias

Recuerdos de seres indomables

Abrieron los senderos convertidos en caminos

Que transitamos ahora

La libertad, la igualdad y el afecto a la vida

Guerreras perseguidas por iglesias patriarcales

Luchadores temidos por estados serviles

 

Ahora nos toca tomar la posta

Levantar nuestras manos con las sabias armas

Iluminismo crítico de autoridad senil

Intuición subversiva destruyendo fronteras

Y muros paranoicos de hombres temerosos

De los flujos vibrantes circulando la esfera

Órbitas vitales deambulando el vientre redondo

Del planeta de agua

Y de tierra fecunda

De climas circundantes

Y bosques eruditos

Madera registrando los acontecimientos

Memoria inscrita en cilindros concéntricos

Marcados en los troncos de árboles centenarios

 

Te convoco a la subversión de la praxis

Destructora de fetiches y de mimesis tramposas

Me convocaron también al romántico gesto

Acto heroico, derroche del cuerpo

Sin pedir nada a cambio

Sino amor al instante donde encontramos

La eternidad transgresora

De conductas alterativas

Defendiendo la vida amenazada

Por máquinas defectuosas

Construidas por técnicas erradas

Sometidas al servicio de abstracta sumatoria

Error enmendable por aprendizajes

Empero los celosos guardianes

Propietarios de las máquinas dañadas

Impiden la adecuada corrección

Pues medran a la sombra de semejante error

 

No les importa si arriesgan el porvenir

De generaciones venideras

Tampoco les importa los pueblos

Ni los bosques talados y por devastar

Ni las cuencas biodiversas

Matrices de nichos saturados

Y de ríos serpenteantes

Ni las plantas y animales preocupados

Por destrucción de sus ámbitos

Y territorios propios

Acompañantes  en transcurso compartido

En la esfera azulada y acuosa

Mucho menos les importa los minerales

Considerados materias explotables y vendibles

Cuando son transformadas en mercancías

Excesivamente maquilladas

Y grises gatos noctámbulos

 

Estamos convocados  por la memoria actualizada

De la materia viva

Por el azar y la necesidad de la existencia herida

Porque estamos aquí presentes

En el momento intenso del nudo gordiano

Del tejido de awayos

Responsables de lo que ocurre

En coyuntura incierta

 

Si amamos al ingenio de la vida

A inteligencia molecular creativa

Agradeciendo la oportunidad dada

Sintiendo la exquisita aventura

De universos dinámicos en distintas escalas

Debemos intervenir en los decursos posibles

O inventar recorridos nuevos

 

La palabra, la voz y la escritura son ahora

Nuestros lazos filiales y de alianzas políticas

Ligando nuestros cuerpos en la lucha integral

Por la vida creativa y espontánea

Que nos hace compañeros de combate

En defensa del planeta acuoso

Y de espesor territorial

Nos hace hermanos de otros seres no humanos

Compartiendo con ellos el programa inicial

De la vida maravillosa e inventiva

 

Convocados estamos a entregarnos con pasión

A la defensa de la vida

Sin odiar ni tener enemigos

Defendiendo con ardor la vida de todos

Incluyendo a otras víctimas creyéndose amos

Y patrones exentos de penurias ordinarias

Gobernantes inmunes a las contingencias

Sus miserias humanas

Y egoísmos ateridos

Obnubilan su vista

Sin comprender sus fines banales

 

El amor a la vida nos convierte

En guerreros incansables

No tememos la muerte

Pues otros continuaran nuestros pasos

No tememos el terror del Estado

Porque sabemos de antemano

Que es síntoma de miedo aterido

En su arquitectura débil y vulnerable

No tememos amenazas de armas

Y de ejércitos ordenados

Pues son desfiles uniformados

Fantoches caras pintadas

Escondiendo su pánico

Sus instrumentos inútiles

No pueden contra invención permanente

De las composiciones vitales

De cuerdas siderales

No tememos las poses jerárquicas

De las autoridades

Castradas por el bisturí

De ambiciones miserables

No saben que el compulsivo consumo

Las demostraciones ostentosas

El teatro político de la crueldad

Y las pretensiones ceremoniosas

De las instituciones aparatosas

Son frustrados gestos de eunucos vanidosos

 

Aprovecha el tiempo que nos queda

Para dejar a tus hijos

Y los hijos de tus hijos

Un mundo sin problemas heredados

Problemas solucionables

Sin embargo dilatados

Por estupidez humana

 

Compañera libertaria

Compañero ácrata

Salgamos a las calles y los caminos

Salgamos a las ciudades y los campos

A las montañas inexpugnables

A los llanos inmensos

Salgamos de las habitaciones

Y de las aulas limitadas

De-construyamos los mitos

Y los discursos del poder

Seamos artistas destructores de valores

Rebeldes heterodoxos e iconoclastas

Destructores de imperios

Y constructores de valorizaciones novedosas

De la potencia alada

Seamos la continuidad intempestiva

De pasiones fogosas

De los que nos antecedieron

Entregando su vida

Para que continuemos

Su lucha consecuente

 

No es palabra, ni voz, ni escritura

Sino intuición subversiva y creadora

La que nos une a la hora del fuego

Y el desafío intrépido

Voluntad de potencia

En el universo de la carencia

Donde el fuego candente

De la rebelión

Enciende la esperanza

De la población

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Irradiaciones del big-bang

 

 

 

 

 

 

Naciste en la explosión inaugural

Soy parte de esa explosión

No has dejado de ser el estallido inicial

No he dejado de ser lo que tú eres

Repentina aparición en la inimaginable nada

Tus cuerdas vibran componiendo sinfonías

Inventando infinitesimales partículas

Como danzantes de ballet soñado

Acompasan pasos y movimientos corporales

Aprovechando las fuerzas fundamentales

Que las primeras composiciones inventaron

 

Soy tu música y tu danza

Soy tu energía y afecto

Soy el juego lúdico

Azar seleccionando en océano

De posibilidades

Necesidad afirmando el azar

Convergencia de probabilidades

En el juego

Convertidas por acumulación

En condición integral

Algo así como determinación simultánea

 

¿Cómo descifrar tus secretos?

¿Estudiándote en tus manifestaciones?

¿Investigando tus estructuras profundas?

¿Haciendo la pesquisa de tus transformaciones

Ondulantes?

¿O, mas bien, colocándonos en el lugar donde estás,

Donde estuviste al comenzar con tu explosivo afecto?

 

Si es así como quieres que sea

No dejaremos de estudiarte

Pero, pondremos más atención

A la comunicación

Contigo

Inmanencia oculta en las entrañas de la nada

Convertida en trascendencia

Por pasión intempestiva

Trascendencia irradiante

Inventando, a su paso, de todo

 

No dejaste el origen

La aparente nada

Por eso los monjes budistas al meditar

Te intuyen en el nirvana

No dejaste de mutar y transformarte

Por eso los físicos te entienden

No dejaste de tocar tus cuerdas

Ni de danzar

Por eso los poetas te dibujan en sus poemas

Eres existencia y vida

Por eso los seres te llevan en su memoria

 

Los humanos pretendieron enseñar

Cuando debían, mas bien, aprender

Su ciencia es apenas certeza en la tangente

De la ondulante curva de la existencia

Orienta, pero no explica la complejidad

La complexión tuya

Para llegar a ella se requiere humildad

Y amor a tu misterio sencillo

Que entregaras como tesoro escondido

Cuando igualemos la intensidad de tu afecto

 

Más acá y más allá de la mirada humana

Sin despreciar la aventura de esa figura

Del anthropos  sentimental y romántico

Racional y teórico

Que habla y escribe

Que convierte la imaginación en narrativa

Y sus certezas en verdades

Humano demasiado humano

Enamorado de sí mismo

Maravilloso ser entre los seres de universos

Sin embargo, ególatra

Mirándose en el espejo del estanque

Del agua cristalina reflejando sus deseos

 

Humanidad devenida de la animalidad

Animalidad devenida del mineral

Mineral devenido de la gravitación universal

Fuerza indescifrable por la ciencia

Pues quizás se deba no a la causalidad

Sino a la ancestral voluntad

De la materia inventada

Por asociaciones de partículas infinitesimales

 

El laberinto de la humanidad

Quizás se deba también a los juegos

De azar y necesidad

Que barajas con naipes antiguos

O dados tirados en la inmensidad

Fugitiva de tu huida expansiva

Dados que caen en el cuerpo molar

De las constelaciones

 

No se trata de juzgar la historia

Ni las locuras de la humanidad

Sino de comprender sus desvaríos

En la vibrante complejidad

De tu viaje y retorno

Al mismo tiempo

Sin creer en sus pretensiones absolutas

Ni en su jerarquía supuesta

 

Se trata de hacer retornar al humano

A su hogar, al Oikos

Y al pluriverso migrante

En sus distintas escalas

Recuperar la memoria

De la potencia creadora

 

El hombre sufre porque pretende mucho

Sin entregarse al tejido artesanal

Del espacio-tiempo

Sufre por pugnar el centro imaginario

Del universo representado en sus mapas

Sufre porque cree que posee la facultad

De la verdad

Sufre porque no ama la maravillosa danza

De la potencia creadora

No escucha la música

De las cuerdas compositoras

Del multiverso   melodioso

Sufre porque ha confundido la vida

Con la apología de sí mismo

Representaciones del círculo vicioso

Del canto a sí mismo

Somos, además de este engreimiento

El devenir constante de cuerdas en partículas

De partículas en átomos

De átomos en moléculas

De moléculas en cuerpos molares

Y en plurales vidas orgánicas

 

Somos lo que eres siempre

Composición sinfónica de tu genialidad

Asociación entrañable de partículas ansiosas

Composición de fuerzas fundamentales

Juego lúdico de energía y materia

Necesidad canalizadora de las condiciones

Coordinadas como piezas de rompecabezas

Somos, a la vez, lo que creemos ser

Y lo que no sabemos que somos

¿Podremos alegrarnos de las paradojas?

¿Podremos recuperar conscientemente

Lo que creemos ser y lo que no sabemos que somos?

¿Podremos jugar con la irradiación de la explosión inicial?

¿Y conocer la complejidad integral de este juego?

 

 

 

 

 

 

 

 


[1] Alboradas crepusculares, A la vida, Subversión afectiva, Poesía a ritmo de cueca, Metamorfosis de Tunupa, Eterno retorno, Tonalidad de sensaciones, Nostalgias de amor y corporeidades intensas, y Convocatoria territorial. http://dinamicas-moleculares.webnode.es/literatura/. https://issuu.com/raulpradaalcoreza. https://www.amazon.com/s/ref=sr_gnr_fkmr0?rh=i%3Aaps%2Ck%3ARa%C3%BAl+Prada+Alcoreza&keywords=Ra%C3%BAl+Prada+Alcoreza&ie=UTF8&qid=145122

Leer más: http://dinamicas-moleculares.webnode.es/products/intuicion-poetica/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s