La independencia de clase

La independencia de clase

 

 

El sindicalismo forma parte de las luchas del proletariado, de los trabajadores, de los obreros. Primero, se formó la llamada “consciencia de clase” en la lucha económica; después, la lucha económica, la defensa de los derechos de los trabajadores, se convirtió en lucha política. Aunque, se puede decir también, que los colectivos anarquistas o la intuición subversiva comenzó antes, incluso antes de la llamada lucha económica, por parte las organizaciones sindicales, en la lucha política. La independencia de clases fue, desde siempre, una consigna, una posición, clara y evidente, del proletariado. A la burguesía no le interesa, en absoluto, que se organicen sindicatos; cuando estos se forman, a pesar de todo, no le interesa que sean independientes. Si esto le pasa a la burguesía en el Estado-nación, mucho menos le interesa al imperialismo que se formen sindicatos, que estos sean, además independientes. Decir que el imperialismo promociona la independencia de clase, la independencia del proletariado, es desconocer las historia del proletariado y de sus luchas.

 

El problema de la independencia sindical reaparece con los Estados del realismo socialista. Ya Vladimir Ilich Lenin confronta esta situación, aunque no llega a decir que los sindicatos no pueden ser independientes, el problema es su participación en el gobierno socialista, en las estructuras del poder, de la dictadura del proletariado. Concretamente, el problema para los bocheviques es todo el poder a los soviets, consigna lanzada por el mismo Lenin. Para ser consecuentes, el poder debería ser devuelto a los soviets, después de la guerra civil contra los “rusos blancos”, apoyados por los imperialismos. Esto no ocurrió; el partido se quedó con el todo el poder, delegado, en la contingencia de la guerra, al partido, en el periodo del llamado comunismo de guerra. La respuesta del Partido Comunista y del Ejército Rojo fue la masacre a la vanguardia de la revolución, la masacre de los marineros de Kronstadt, que reclamaban democracia obrera, la devolución del poder a los soviets.

 

¿Quiénes no quieren independencia de clase, independencia de los sindicatos obreros? Primero la burguesía, después el imperialismo y, para el colmo, a continuación los usurpadores de la dictadura del proletariado, el partido de los intelectuales, que expropiaron al proletariado el poder. Estas son las imposturas, las contradicciones de la revolución, que una vez, realizada por el proletariado, los campesinos, el pueblo explotado, es institucionalizada por los representantes, que se pretenden vanguardia, cuando, en realidad, reproducen las formas del monopolio del poder, de la misma manera que lo hizo la burguesía, sólo que ahora se lo hace a nombre del proletariado, sin que esté en el poder.

 

Los llamados gobiernos progresistas son mucho menos que los gobiernos del socialismo real, si estos últimos, a pesar de todo, efectuaron transformaciones estructurales en sus sociedades, aquellos, los progresistas, sólo simulan transformaciones, mientras son la continuación de la colonialidad en la forma colonial del modelo extractivista del capitalismo dependiente.

Leer más: http://dinamicas-moleculares.webnode.es/news/la-independencia-de-clase/
Crea tu propia web gratis: http://www.webnode.es

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: