Las aprobaciones del patriarca

Las aprobaciones del patriarca

 

 

Ni la burguesía se ha animado a aprobar, desde sus gobiernos, a los sindicatos. Tampoco las dictaduras; lo que ha atinado a hacer el MNR, en su periodo propio, movimientista, del nacionalismo-revolucionario (1952-1964), es a conformar organizaciones paralelas, fracasando en el intento. Pretender aprobar a los sindicatos desde el gobierno, nada más ni nada menos, contando con la aprobación del presidente, el símbolo del poder del Estado-nación presidencialista, patriarcalita; metáfora corporal del Estado de excepción, ya es el colmo de la obsesión absolutista del poder.

 

Llama la atención que los que dicen ser “marxistas” en el gobierno, no digan nada. ¿Se olvidaron lo que aprendieron? ¿Dejaron de ser “marxistas”? ¿Utilizan el discurso “revolucionario” como dispositivo de poder, legitimando los despropósitos del poder descomunal? ¿Alguna vez fueron “marxistas” o utilizan el “marxismo” como prestigio de un preconizado “radicalismo”, sin pretender, en la práctica, llevar a cabo lo que el marxismo exige, la crítica sin miramientos, el activismo comprometido, la militancia combativa, no la burocrática. Sólo necesitaban hablar, investirse de “revolucionarios”, aprender la jerga; empero, sin comprometerse en el gasto heroico. No sabemos qué paso con estos “marxistas” oficiales; pero, si sabemos que en función de gobierno lo único que hacen es alagar al caudillo y sus despropósitos, por más estrambóticos que sean.  Acaso creen que se pueden forzar las lógicas, los sentidos, de lo que se dice y se hace, como si el sentido y la lógica pueda lograrse con manipulaciones de malabaristas. Si eso creen, no obtendrán nunca resultados, salvo en sus imaginarios delirantes.

 

Puede el gobierno cooptar a las dirigencias sindicales, pueden los dirigentes haber perdido toda dignidad proletaria, reduciendo la dirigencia al tamaño de la prebenda; empero, lo que no pueden hacer es abolir la historia de las luchas sociales, de la lucha proletaria, la historia del sindicalismo combativo. Pueden presentarse como dirigentes obreros en las marchas del primero de mayo; sin embargo, esta actitud ritual no corrige su inescrupuloso apego a las veleidades del poder, olvidándose de las luchas históricas del proletariado.

Leer más: http://dinamicas-moleculares.webnode.es/news/las-aprobaciones-del-patriarca/
Crea tu propia web gratis: http://www.webnode.es

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Praxis y formación en ecologías

A %d blogueros les gusta esto: