Archivo de la categoría: Poesía

Lo más profundo es la piel

Lo más profundo es la piel

Lo más profundo es la piel

 

Sebastiano Monada

 

 

Lo más profundo es la piel.pdf

 

 

Índice:

 

Prólogo                                                   

Humanos demasiado humanos                 

Hablo desde el cuerpo                            

Afecto                                                    

Lo más profundo es la piel                      

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Prólogo

 

 

 

 

Dice Gilles Deleuze del enunciado metafórico de Paul Valery de que lo más profundo es la piel, que es una frase muy hermosa. Los dermatólogos deberían tenerla inscrita en su puerta. Continúa:

 

La filosofía como dermatología general o arte de las superficies (yo intenté describir estas superficies en la Lógica del sentido). Las nuevas imágenes reactualizan el problema. En Foucault, precisamente, la superficie se convierte esencialmente en superficie de inscripción: es el tema del enunciado, “al mismo tiempo no–visible y no–oculto”. La arqueología es la constitución de una superficie de inscripción. Si no se constituye una superficie de inscripción, lo no–oculto seguirá siendo invisible. La superficie no se contrapone a la profundidad (que retoma a la superficie) sino a la interpretación. El método de Foucault siempre se opuso a los métodos de interpretación. No interpretar jamás, experimentar[1].

 

 

Paúl Valery dice en La idea fija[2] que la piel es lo más profundo que hay en el hombre. Y qué mejor que sentir la invitación de la caricia del agua para sumergirnos en el mar. En conversación del personaje del cuento con un médico, que recuerda al haberlo mirado.  Encuentro casual, en la costa donde paseaba, meditando, escapando de la alborotada urbe. Después de hablar sobre la hipótesis de la idea fija, que el interlocutor no quiere aceptar, pues para él no hay ideas fijas, pues todo se encuentra en transición, llegan a la hipótesis sustitutiva de las ideas omnivalentes.  En este contexto dialogal, es cuando emerge la pregunta: A propósito de superficie, ¿es exacto que usted ha escrito o dicho lo siguiente: Lo más profundo que hay en el hombre es la piel? Aclarando, se dice: Por eso completo mi fórmula: la piel es lo más profundo que hay en el hombre, en tanto que se conoce.

 

 

Lo que importa, de la lectura de Idea fija, es comprender, primero, que el enunciado lo más profundo es la piel, se da en una discusión sobre las ideas fijas, que, en realidad, no son fijas sino están perpetua transición. Lo más profundo es la piel vuelve anotar la paradoja, ya no en la relación fijo-móvil, sino en la relación superficie-profundidad. Segundo, que el enunciado atraviesa y trasciende el texto Idea fija,  connotando consecuencias de alcances sorprendentes y trastrocada repercusión. El enunciado lo más profundo es la piel es un desafío a la lógica tradicional y al pensamiento del racionalismo abstracto.

 

 

Ahora, en este poemario que lleva el mismo título que el enunciado, presentamos poemas que cantan a la memoria sensible, a la vida, y desde el acontecimiento multitudinario del afecto.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Humanos demasiado humanos

 

 

 

 

 

 

 

 

Humanos demasiado humanos

Muy cerca de bordes del mundo

Como roces imperceptibles de pieles

Conmovidas

Y de perfiles de ellos mismos

Como bocetos inconclusos de pintura

Renacentista

Muy lejos de los espesores del mundo

Tejidos de ancestrales capas hondas

Muy lejos de conmovedoras interioridades

Constelaciones de sensaciones

Proliferantes

 

Olvidaron de dónde vienen

No saben a dónde van

Perdidos en el laberinto

De metrópolis deslumbrantes

O en la encrucijada

De antinomias irresolubles

Se refugian en caparazones

De neblina intermitente

Como cuando la Virgen le dice a Vicente Huidobro

Mis miradas son un alambre en el horizonte

Para el descanso de las Golondrinas

Donde ocultan sus temores

Como escondiendo tapados

En casas solariegas

Tampoco pueden ver más allá

De las nubes frías

Y difusas

 

No recuerdan son parientes

De animales y plantas

La memoria sensible inaugural

Filogenéticamente los empalma

No sienten la fecunda placenta

Habitada de palpitaciones titilantes

Como estrellas de la noche

Pulsaciones territoriales del planeta

 

Tampoco se reconocen entre ellos

Como si viniesen de universos distintos

Creen en una enemistad originaria

Separándolos desde siempre

Y enfrentándolos invariablemente

Se asesinan como Caín a Abel

Crímenes de sangre generalizados

En sociedades desgarradas

Y de consciencia culpable

 

Se temen

Como desconocidos monstruos

Y se odian

Como conocidos semejantes

Uno para el otro es el demonio

Al que hay que aniquilar

 

También hay los y las que aman

Danzan, cantan y juegan

Redimiendo potencia creadora

Como liberando pájaros de las jaulas

Quieren acabar guerra permanente

Como condena inmutable

Conflagración sin Sur ni Norte

Ni Este ni Oeste

Se han roto los ejes cardinales

Hechos trizas como espejos quebrados

En accidente augurado

 

Sin orientación el mundo rueda sin destino

Ni porvenir esperado

No encuentran sentido

A esta compulsión de muerte

Juego de ruleta rusa

En el eterno invierno

De la civilización moderna

Fatalidad inherente en volumen diseminado

De la frugal cultura-mundo

En esta catarsis consumista

Gula suicida

Como hambre insatisfecha

En estas ceremonias bizantinas

De las representaciones heridas

De muerte

Como signos sociales

De clasificaciones

Botánica seca de jerarquías

Inventadas

 

Convirtiendo diligencias humanas

En actuaciones orientadas

A los demás espectadores

Atentos y consumados

Escondidos como coro griego

En la oscuridad espesa

Del teatro de la crueldad

Voladores mensajes simbólicos

Para impresionar al público

De élite de elegantes trajes

Como en desfiles militares

O en pasarelas alumbradas

Por ojos ávidos

De sueños incumplidos

Y ser reconocidos

Como notables

 

No son muchos, cambian el mundo

Cuando pueden

Como ciclos mutantes

Metamorfosis de órbitas saltonas

Transmiten mensajes afectivos

E iluministas

Enciclopedistas atareados

O adolescentes buscando señales

Y marcas en los jardines

Como arrancando pétalos de flores

Primaverales

Arrojándolas al viento insomne

 

Son críticas y alegres

Herederas de reflexiones intempestivas

Cuando hablan se entregan

De cuerpo entero

A concavidades de las palabras

Cuevas mágicas

Donde se guardan memorias

Enmohecidas

Dejando estos carruajes sonoros

Transporten sus corazones

Soñadores

Y sus órganos intensos

Como mariposas de colores

 

Son pocos pero son

Demuelen prejuicios

Con martillos nietzscheanos

Desmienten verdades

Mostrando hechos incontestables

Diluyen mitos

Con percepciones corporales

Existencias indomables

Destruyen doctrinas

Y sustanciales creencias

Con minuciosidad estética

 

No siempre son escuchados

Como si fueran mudos

Ni atendidas

Como si fueran fantasmas

Menos entendidos

Como si fueran locos

Las más de las veces son arrinconadas

Proscritas a las sombras

De la penumbra de los márgenes

Exilados

Señalados como conjurados

O como despistadas

Ignorándolos

Desterradas en su propia tierra

 

No saben los juzgadores y gobernantes

La tierra no es cartografía de sus dominios

Castillos de naipes españoles

Y prados franceses artificiales

No es teatro espectacular de alegorías

Gravadas en hojas con sello

Donde sus discursos redundantes

Y desgastados

Navegan a la deriva

No es granero de egos inflamados

Como zepelines globalizados

Tampoco son las miserables pugnas

Entre enemigos cómplices

De lo mismo

Concurrencia por dominación

Deseada

Por el trono del simulacro simbólico

De gubernamentalidad romana

Mucho menos el país imaginado

Que gobiernan

Al que donan sus esfuerzos

Y sacrificios

Según versiones oficiales

Y vernaculares

 

La nación genuina está en otra parte

Como novela de Milan Kundera

En la sociedad alterativa

Siguiendo los propios cursos del agua

Y de los climas

En los flujos de fuga interminable

Como caballo arrojado al vértigo

De Altazor

Ángel caído sin alas

Llevando el paracaídas

Dando sombra refrescante a planetas

En bullentes manifestaciones cotidianas

E inventivos desvíos imperceptibles

En los espesores locales

Conectados por tejidos culturales

Con el mundo efectivo

 

Los juegos de dominación proliferan

En palacios de lujo

O en quintas de mala muerte

Mallas amarrando instituciones

Como telarañas invisibles

Hacen de pequeños gobiernos

En celosos espacios estriados

De la avejentada sociedad civil

 

En todas partes se juega al poder

A las jerarquías de mármol

Al prestigio formal

A la emulación del saber

Y la ciencia

Mimesis de carnaval

Creyendo en la repetición

Se encuentra el secreto

De la celebridad

Y en apología clave de la continuidad

De lo cosechado hasta ahora

Por diletante humanidad

 

Se entiende el círculo vicioso

De encumbrada autoridad

El chirriante Estado criticado

Por intelectuales meticulosos

Como relojeros suizos

Es reforzado con sus intervenciones críticas

Al convertir el iluminismo en antorcha apagada

Consideran la luz como imitación

De antiguos héroes de epopeya

Disfrazándose de consagrados rebeldes

De manoseados panfletos

 

Cuando el Estado es cuestionado

Lo defienden como evidente realidad

O necesaria fatalidad

Que no se puede soslayar

Cuando algún gobierno progresista

Se parece a gobiernos conservadores

Analogías perversas de la proximidad

Pululante

Argumentan es por conspiración

La serpiente de múltiples cabezas

Que no deja gobernar

 

Humanos demasiado humanos

Hijos de la divinidad imaginada

Creados para gobernar

Y a la naturaleza dominar

En la Tierra enseñorear

Escarbando en sus entrañas

Despojando subsuelos entumecidos

Despertados por perforaciones técnicas

Implacables

De rizomáticas vetas minerales

Y de yacimientos fósiles licuados

Como caldo de saurios desaparecidos

Devastando maravillosos bosques

Entrelazados

Como si se limpiara el huerto

De tercas yerbas

Usando maderas muertas

Destroncadas

Materia prima para atizar

Ilimitadamente industrializar

Y enfermizamente comercializar

En procesos acumulativos

Numerarios

Que solo la contabilidad capitalista observa

Madera usada en andamios de urbes

Atosigadas

Ampliando fronteras agrícolas

Espacios arados sin árboles

Plantando alimentos transgénicos

 

Árboles  continentes de energía solar

Como hospitalidades troncales

Acumulada en ciclos largos

Convertida en mercancía rutinaria

Consumida en el momento provisional

De goce banal

Despreciando el valor cualitativo

De la vida

 

Hombre depredador veterano

Viejo lobo de mar apagado

No sabes estas destruyendo tu hogar

Te quedaras sin bosques ni agua

Te quedaras solo

En tus páramos yermos

Y campos contaminados

Te quedaras con tu orgullo

Inflamado

Con tus ilusiones de progreso

Con tu evolución de pacotilla

Los unos creyéndose paladines de la libertad

Los otros creyéndose adalides de la justicia

Ambos atornillados a los sillones del poder

Aposentados en los tronos

Del desagüe

Ambos funcionarios de Estado

Senil burocracia milenaria

Ambos dicen el fin justifican los medios

Falsos discípulos de Nicolás Maquiavelo

A nombre de la libertad o la justicia

Comenten crímenes

 

Hombre pretendiendo ser superior

A animales y plantas

Así llama a sus parientes vitales

Vienen del mismo genoma inaugural

No hablamos de la mujer

Reducida a la costilla de Adán

A una parte del hombre

Y a su servicio

Hablamos del macho dominante

Ha convertido la decantada fraternidad

En una constante pugna

Por sobresalir

A costa de los demás

Hablamos de aquél prestigiador

De naipes helados

Ha reducido el coraje

A constante agresión

Cuando se esconde

En sus máscaras de mármol

Ocultando sus miedos y pavores

Como murciélagos ocultos

En las grutas insondables

Dando vueltas

Alrededor de sí mismo

Como wayronco

 

Humanos demasiado humanos

Sin alcanzar al ideal

De la humanidad misma

Quedándose a mitad del camino

Vislumbrando desde donde están

El horizonte no alcanzado

Sustituido por ficticio trazado

Como línea imaginaria

De la geografía espectral

De lo no alcanzado

Como si fuera finalidad lograda

El haber intentado

Sin esfuerzo ni gasto heroico

Renunciando a sí mismo

Sustituido por apariencia humana

Mueca grotesca de arquetipo utópico

Antifaz carnavalesco

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Hablo desde el cuerpo

 

 

 

 

Hablo desde la cueva donde se agita la tristeza

Como se agitan las olas

Reclamando a las rocas

O vientos que sacuden a las ramas

Buscando despertarlas de su letargo vegetal

 

Hablo desde los socavones recorridos por nostalgias

Como memorias repentinas conmoviendo a las abuelas

Lagrimeando ante recuerdos depositados en fotografías

Desde las estalactitas quebradas

Como lágrimas cristalizadas de las estrellas

Al escuchar rumores del afuera

 

Hablo a los humanos

Si algo queda en ellos

De humanidad ideada

Hablo a las humanas

Sensibles cuerpos dominados

Creadoras de la vida

Y defensoras del amor

 

Hablo a sus corrientes vitales

Ramales de cuencas bañando

Crujidos del cosmos plegado

En el perceptivo cuerpo

Continente de sensaciones aladas

E imaginaciones vaporosas

Acompañada de razones luminosas

 

Venas y arterias en movimiento rumoroso

Turbulentos ríos

Deslizando narraciones copiosas de tramas

Composiciones acuosas

Profusos afluentes derivando

En caudal inmenso de sentimientos

Intérpretes de ecologías del mundo

 

Hablo a potencia inhibida

En depósitos de la carne

Almacenes  prohibidos

Secretos sellados

Nombrados misterios

Creatividad temida por las instituciones

 

Las máquinas burocráticas decidieron rutas

Canalizando fuerzas

Como rebaños de ovejas

Hacia la disciplina moduladora

Inscribiendo hábitos en la carne

A través de ritmos constantes

De movimientos diseñados

Pedagogía escolar

Ortopedia espiritual

Y hacia la normalidad masificada

Como imitación exigua

Estandarizada por el promedio de los prejuicios

Repetidamente plantados

 

La creatividad y la inventiva son encerradas

En oscuros socavones de silencio

No pueden circular alegres por las calles

Su magia cambia lo que toca

Transforma las reglas

Juega al devenir constante

 

El leviatán no puede permitir semejante ductilidad

Plasticidad de las formas, contenidos y expresiones

Como magma fundente de la materia palpada

Ocasionando dilución

Del orden del mundo

Del orden del discurso

Del orden institucional

Aunque deje pasar irrupciones del chantaje

Forcejeo disimulado en los pasillos

Del palacio de los espejos

Y los ministerios sin espejos

De ventanas cerradas

Puertas selladas

Y armarios atosigados

De papeles insolados

Campamentos de hongos y oxidaciones de la corrosión

Diseminación aterida en la arquitectura colonial

De la inmutable inercia estatal

Terco dilatado otoño patriarcal

Circense malabarismo de la corrupción

Prestidigitación del lado oculto del poder

 

El Leviatán prohíbe y condena

Como juez supremo de la dominación

Que todo este sostenido por el avatar estético

Por el romance pasional

Entre el azar y la necesidad

 

¿Nos dejaremos arrastrar por las máquinas de muerte?

¿Dejaremos que fatalidad inscrita por mecánica nihilista

Nos arroje al abismo?

¿Seguiremos tolerando a hombrecitos creyéndose elegidos

Para gobernar

Y decidir por los pueblos?

Hombrecitos megalómanos

Enamorados de sí mismos

Jinetes del Apocalipsis

 

¿Dejaremos arrasar nuestros bosques?

Como se rasura cada quien cada mañana

Con navajas de acero afilado

Contaminar nuestras cuencas

Como si fuesen cloacas de empresas mineras

Aparapitas cargadoras de cadáveres

Dejaremos depredar territorios

Como si fueran desechables

Envenenar las aguas

Descargando en ellas nuestras pestilentes

Culpas

Asesinar por hambre a millones de personas

Así como se condena a la sequía al desviar cursos de ríos

O se sentencia a la inundación al construir represas

Asesinar por metralla a otros millones de personas

Así como se fumiga los cultivos industriales

Aniquilando a poblaciones de insectos

Si no es por armas de destrucción masiva

Listas para lanzarse

Ojivas implacables

Dragones del Apocalipsis

Sin importar las consecuencias

Encontrando cualquier causa como excusa

Todo en aras del progreso y el desarrollo

Concretamente por el atesoramiento estadístico

De fantasmagórica riqueza abstracta

Contabilizada por la administración celosa

De funcionarios de elemental aritmética

Sumando datos mediados e inconscientes

Para un insignificante número de familias ocultas

En paraísos artificiales

Acompañados por necios políticos

Únicos creyentes de sus insostenibles discursos

Mediocres generales funcionarios de la guerra

Expertos en técnicas de aniquilamiento

En estrategias envolventes de tenazas

Donde se enrollan en sus propias estratagemas

Quienes no encuentran otra solución para los problemas

Que la violencia del más fuerte

Y la muerte del enemigo inconcreto

¿Dejaremos que el porvenir se decida en manos de estos eunucos?

Que entregaron sus órganos al emperador del poder simbólico

 

¿Dejaremos como herencia a nuestros descendientes

La destrucción del plantea y el mundo del Apocalipsis?

No es mejor resolver los problemas que nuestras generaciones

Desataron abriendo la caja de pandora

Entregándoles a nuestros hijos

Y a los hijos que vienen

En el porvenir incierto

De la humanidad utópica

Un mundo de puentes y aperturas

De vasos comunicantes

De enredaderas trepadoras

Y de raíces dibujantes de rizomas

Sin estos problemas acumulados

De los que somos responsables

 

¿Queda en nosotros algo de la humanidad proyectada?

En los renacimientos intermitentes

En las rebeliones humanistas

En la subversión del arte

En el desborde estético

En la intrépida mirada de la física

En las topologías matemáticas

Aunque Gilles Lipovetsky no lo crea

¿Queda en nosotros algo de voluntad de potencia?

Creadora de valores nuevos

Elocuencia maravillosa de proliferantes vidas

 

¿O cruzaremos los brazos

Cerrando los ojos?

Como si así desapareciera la fatalidad

Por arte de magia

Desconociendo el peligro que amenaza

Como espada de Damocles

A la humanidad entera

Ingenua hasta la extremidad extenuada

De los confines del mundo

Donde cuelga sus ropas tristes

Peligro que amenaza al planeta completo

A los tejidos entrelazados y vibrantes

Del hospitalario Oikos

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Afecto

 

 

 

 

 

 

Sentimientos

Entregas corpóreas en cumbres absortas

Lerdos oleajes de la cordillera

Ondulan petrificadas en quietud meditada

En cumbres hiriendo concavidad desnuda

Del cielo desvelado

 

Sensaciones

Vasos vinculantes

Conductos invisibles de fluidos

Emocionados

Como enunciados de la Virgen

Que dice a Altazor

Hablo una lengua que llena los corazones

Según la ley de las nubes comunicantes

Entrelazando cuerpos

Y universos

Formando analogías

De taxonomías borgianas

 

Memoria del más remoto comienzo

Como si no hubiera habido origen

Sino repentino nacimiento

Inesperado

Cuando las cuerdas improvisaban

Tocando melodías no compuestas

Emergiendo espontáneas

Al compás de vibraciones

Siguiendo a las primeras notas

Probadas

 

Explosión inaugural

Canto de opera en oscuridad

Del teatro de la crueldad

Emoción incontenida

Soltándose en notas convocantes

Vocales alargadas como expediciones

De fogosas vibraciones pictóricas

En las entrañas de la inexistencia

Conmovida

Arrojando los dados a la mesa

De la nada

Varias tiradas jugando al azar

Inventando en cada una cadencias

Plurales

Tropel de bisontes melancólicos

Y mutantes

Crisálidas en transiciones esmeradas

 

Sinfonías de materias soñadas

En los profundos anhelos del big-bang

Deseando realizar su sueño

Alterando el silencio

 

Sentimiento

Conmoción del cuerpo

Contorsionándose al sentir caricias

Multiplicación del mundo

Inventado

Voz narradora

Escribiendo en la piel

Tramas inolvidables

 

Viajero veterano

Rondando las tierras y los mares

Recorridos intrépidos de brisas danzantes

Romántico cuento

Leído suavemente

Al borde de la cama

Para dormir al niño

Adormecido por lecciones del día

Para dormir a la niña

Cansada de aprender con alegría

Maravillosos mundos descubiertos

Como tesoros escondidos

En rincones de la casa

Vislumbrados por sus ojos

Iluminados por curiosidad ansiosa

Y absorbidos por su piel

De porcelana

 

Amor

Percusión de tambor

Estremeciendo a la selva

Entrelazando bosques mezclados

Y variados nichos conjugados

Amor

A la embriagante vida

Bailarina

 

Agua salada de océanos

Madriguera de peces asombrados

Y de bosques de corales festivos

O agua dulce de ríos

Albergue de lagartos dormidos

 

Rumor de cristalina música

Bajando desde las montañas

Turbulencias diluidas

Resbalando por las rocas

Biblioteca de relatos licuados

Escritos por pueblos danzantes

Asombrados de estadía planetaria

En el cosmos palpitante

Solícitos en comunicarse con fuerzas

Inmanentes

Ateridas a los rugosos troncos

Multitudes de árboles contemplativos

Azorados

Por pacientes corrientes de savia

 

Vertebrados huyendo al fuego

Prendido por el rayo

Y retenido por humanos

Con sus hábiles manos

Fuerzas  agazapadas

De las piedras silenciosas

Congeladas

En meditación eterna

 

Entrega corporal

Al permanente nacimiento

Memoria sensible diseminada

En distintas escalas

Multiverso incomprensible

Aventurero y jugador de dados

 

Sensibilidad pensativa

Como recita García Lorca

A Fray Luis de León

Pensamiento sensible

Canta la luz herida por el hielo

 

Intuición adivina

Carne y primavera, vida y esperanza

Honda singularidad guardando

El recuerdo

Del comienzo

Y del juego

Repetido en concavidad cambiante

Donde las galaxias nadan como sirena

Encantadas

En mar inmenso de materia oscura

Y la luz enciende fogatas

En la penumbra de bosques ignotos

Dispersados por el cosmos

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Lo más profundo es la piel

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

No hay superficie sola

Como vuelo silencioso de búho

Noctámbulo

Tampoco espesor solitario

Como felino cansado en la montaña

Los grosores se expresan en vibraciones

Míticas serpientes luminosas

Intrépidas recorriendo ondulantes

Extensiones de las membranas

Utópicas

 

Vibrantes canciones

Rememoradas por guitarras

Encuentran sus lenguajes y colores

Romance incandescente de trovadoras

O nostalgia estética de pintoras

Los signos y las figuras

De voces inspiradas

Y pinceladas elocuentes

Las narraciones y los cuadros

Hendidos en los pellejos

Enamorados

 

El gorrión se expresa en su trino

Picoteando la aurora

Y en la composición pictórica de sus plumas

Seductoras

Canto sonoro despertando a ramas dormidas

Y poema desbordando la madrugada

 

Pasa con el delfín de los océanos

Satisfechos con sus copiosos

Recuerdos

O el bufeo de los ríos

Insatisfechos con sus flujos

De cristalinas reflexiones diluidas

Apresurados por llegar a desembocaduras

Cuya alegría corporal salta por los aires

Emergiendo de los espesores del mar

O de los afluentes amazónicos

 

El espesor vital converge en la piel

Donde narra su abultada experiencia

Como escrupuloso  escritor en papel

Compone memorias en animadas alegorías

Armoniosos mutantes acordes

Comunicando entrañables vivencias

Olvidadas

 

La piel es donde los espesores mundanos

Depositan sus rutilantes mensajes

Dejando sus contorneadas grafías

En sensible interprete epidermis

Sabios registros vitales

 

La piel es donde pliegues del multiverso

Ensimismada flota navegando

Hacia no se sabe donde

Como caracoles escondidos

En sus intimidades

Se enrollan

Sintetizan en la superficie afectiva

Envolviendo dulcemente al cuerpo

La piel se abre al mundo

Como mariposas liberadas

 

La piel es pensamiento carnal

Elocuencia de proliferantes sensaciones

Acompasadas bandadas de aves

Y geométricas constelación de peces

Ritmando argumentos afectivos

Transición conspicua a imaginarios

Rituales

Convertidos en conceptos

 

La piel es lógica del sentido

Construcción paradójica del mundo

Plegado en profundo sueño

Conjeturada inmanencia

Metamorfosis de la percepción

Devenir de intuición

Nicho ecológico de la humanidad

Tan acompañada y tan solitaria

A la vez

Y convocatoria briosa

A la circulación de las estaciones

Y a los tejidos de los ciclos vitales

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Leer más: http://dinamicas-moleculares.webnode.es/products/lo-mas-profundo-es-la-piel/

Lo más profundo es la piel

Lo más profundo es la piel

 

Sebastiano Monada

 

 

Lo más profundo es la piel.pdf

 

 

 

 

 

 

 

No hay superficie sola

Como vuelo silencioso de búho

Noctámbulo

Tampoco espesor solitario

Como felino cansado en la montaña

Los grosores se expresan en vibraciones

Míticas serpientes luminosas

Intrépidas recorriendo ondulantes

Extensiones de las membranas

Utópicas

 

Vibrantes canciones

Rememoradas por guitarras

Encuentran sus lenguajes y colores

Romance incandescente de trovadoras

O nostalgia estética de pintoras

Los signos y las figuras

De voces inspiradas

Y pinceladas elocuentes

Las narraciones y los cuadros

Hendidos en los pellejos

Enamorados

 

El gorrión se expresa en su trino

Picoteando la aurora

Y en la composición pictórica de sus plumas

Seductoras

Canto sonoro despertando a ramas dormidas

Y poema desbordando la madrugada

 

Pasa con el delfín de los océanos

Satisfechos con sus copiosos

Recuerdos

O el bufeo de los ríos

Insatisfechos con sus flujos

De cristalinas reflexiones diluidas

Apresurados por llegar a desembocaduras

Cuya alegría corporal salta por los aires

Emergiendo de los espesores del mar

O de los afluentes amazónicos

 

El espesor vital converge en la piel

Donde narra su abultada experiencia

Como escrupuloso  escritor en papel

Compone memorias en animadas alegorías

Armoniosos mutantes acordes

Comunicando entrañables vivencias

Olvidadas

 

La piel es donde los espesores mundanos

Depositan sus rutilantes mensajes

Dejando sus contorneadas grafías

En sensible interprete epidermis

Sabios registros vitales

 

La piel es donde pliegues del multiverso

Ensimismada flota navegando

Hacia no se sabe donde

Como caracoles escondidos

En sus intimidades

Se enrollan

Sintetizan en la superficie afectiva

Envolviendo dulcemente al cuerpo

La piel se abre al mundo

Como mariposas liberadas

 

La piel es pensamiento carnal

Elocuencia de proliferantes sensaciones

Acompasadas bandadas de aves

Y geométricas constelación de peces

Ritmando argumentos afectivos

Transición conspicua a imaginarios

Rituales

Convertidos en conceptos

 

La piel es lógica del sentido

Construcción paradójica del mundo

Plegado en profundo sueño

Conjeturada inmanencia

Metamorfosis de la percepción

Devenir de intuición

Nicho ecológico de la humanidad

Tan acompañada y tan solitaria

A la vez

Y convocatoria briosa

A la circulación de las estaciones

Y a los tejidos de los ciclos vitales

 

Leer más: http://dinamicas-moleculares.webnode.es/news/lo-mas-profundo-es-la-piel/

Afecto

Afecto

 

Sebastiano Monada

 

 

Afecto.pdf

 

 

 

 

Sentimientos

Entregas corpóreas en cumbres absortas

Lerdos oleajes de la cordillera

Ondulan petrificadas en quietud meditada

En cumbres hiriendo concavidad desnuda

Del cielo desvelado

 

Sensaciones

Vasos vinculantes

Conductos invisibles de fluidos

Emocionados

Como enunciados de la Virgen

Que dice a Altazor

Hablo una lengua que llena los corazones

Según la ley de las nubes comunicantes

Entrelazando cuerpos

Y universos

Formando analogías

De taxonomías borgianas

 

Memoria del más remoto comienzo

Como si no hubiera habido origen

Sino repentino nacimiento

Inesperado

Cuando las cuerdas improvisaban

Tocando melodías no compuestas

Emergiendo espontáneas

Al compás de vibraciones

Siguiendo a las primeras notas

Probadas

 

Explosión inaugural

Canto de opera en oscuridad

Del teatro de la crueldad

Emoción incontenida

Soltándose en notas convocantes

Vocales alargadas como expediciones

De fogosas vibraciones pictóricas

En las entrañas de la inexistencia

Conmovida

Arrojando los dados a la mesa

De la nada

Varias tiradas jugando al azar

Inventando en cada una cadencias

Plurales

Tropel de bisontes melancólicos

Y mutantes

Crisálidas en transiciones esmeradas

 

Sinfonías de materias soñadas

En los profundos anhelos del big-bang

Deseando realizar su sueño

Alterando el silencio

 

Sentimiento

Conmoción del cuerpo

Contorsionándose al sentir caricias

Multiplicación del mundo

Inventado

Voz narradora

Escribiendo en la piel

Tramas inolvidables

 

Viajero veterano

Rondando las tierras y los mares

Recorridos intrépidos de brisas danzantes

Romántico cuento

Leído suavemente

Al borde de la cama

Para dormir al niño

Adormecido por lecciones del día

Para dormir a la niña

Cansada de aprender con alegría

Maravillosos mundos descubiertos

Como tesoros escondidos

En rincones de la casa

Vislumbrados por sus ojos

Iluminados por curiosidad ansiosa

Y absorbidos por su piel

De porcelana

 

Amor

Percusión de tambor

Estremeciendo a la selva

Entrelazando bosques mezclados

Y variados nichos conjugados

Amor

A la embriagante vida

Bailarina

 

Agua salada de océanos

Madriguera de peces asombrados

Y de bosques de corales festivos

O agua dulce de ríos

Albergue de lagartos dormidos

 

Rumor de cristalina música

Bajando desde las montañas

Turbulencias diluidas

Resbalando por las rocas

Biblioteca de relatos licuados

Escritos por pueblos danzantes

Asombrados de estadía planetaria

En el cosmos palpitante

Solícitos en comunicarse con fuerzas

Inmanentes

Ateridas a los rugosos troncos

Multitudes de árboles contemplativos

Azorados

Por pacientes corrientes de savia

 

Vertebrados huyendo al fuego

Prendido por el rayo

Y retenido por humanos

Con sus hábiles manos

Fuerzas  agazapadas

De las piedras silenciosas

Congeladas

En meditación eterna

 

Entrega corporal

Al permanente nacimiento

Memoria sensible diseminada

En distintas escalas

Multiverso incomprensible

Aventurero y jugador de dados

 

Sensibilidad pensativa

Como recita García Lorca

A Fray Luis de León

Pensamiento sensible

Canta la luz herida por el hielo

 

Intuición adivina

Carne y primavera, vida y esperanza

Honda singularidad guardando

El recuerdo

Del comienzo

Y del juego

Repetido en concavidad cambiante

Donde las galaxias nadan como sirena

Encantadas

En mar inmenso de materia oscura

Y la luz enciende fogatas

En la penumbra de bosques ignotos

Dispersados por el cosmos

 

Leer más: http://dinamicas-moleculares.webnode.es/news/afecto/

Hablo desde el cuerpo

Hablo desde el cuerpo

Sebastiano Monada

hablo-desde-el-cuerpo

Hablo desde la cueva donde se agita la tristeza

Como se agitan las olas

Reclamando a las rocas

O vientos que sacuden a las ramas

Buscando despertarlas de su letargo vegetal

Hablo desde los socavones recorridos por nostalgias

Como memorias repentinas conmoviendo a las abuelas

Lagrimeando ante recuerdos depositados en fotografías

Desde las estalactitas quebradas

Como lágrimas cristalizadas de las estrellas

Al escuchar rumores del afuera

Hablo a los humanos

Si algo queda en ellos

De humanidad ideada

Hablo a las humanas

Sensibles cuerpos dominados

Creadoras de la vida

Y defensoras del amor

Hablo a sus corrientes vitales

Ramales de cuencas bañando

Crujidos del cosmos plegado

En el perceptivo cuerpo

Continente de sensaciones aladas

E imaginaciones vaporosas

Acompañada de razones luminosas

Venas y arterias en movimiento rumoroso

Turbulentos ríos

Deslizando narraciones copiosas de tramas

Composiciones acuosas

Profusos afluentes derivando

En caudal inmenso de sentimientos

Intérpretes de ecologías del mundo

Hablo a potencia inhibida

En depósitos de la carne

Almacenes  prohibidos

Secretos sellados

Nombrados misterios

Creatividad temida por las instituciones

Las máquinas burocráticas decidieron rutas

Canalizando fuerzas

Como rebaños de ovejas

Hacia la disciplina moduladora

Inscribiendo hábitos en la carne

A través de ritmos constantes

De movimientos diseñados

Pedagogía escolar

Ortopedia espiritual

Y hacia la normalidad masificada

Como imitación exigua

Estandarizada por el promedio de los prejuicios

Repetidamente plantados

La creatividad y la inventiva son encerradas

En oscuros socavones de silencio

No pueden circular alegres por las calles

Su magia cambia lo que toca

Transforma las reglas

Juega al devenir constante

El leviatán no puede permitir semejante ductilidad

Plasticidad de las formas, contenidos y expresiones

Como magma fundente de la materia palpada

Ocasionando dilución

Del orden del mundo

Del orden del discurso

Del orden institucional

Aunque deje pasar irrupciones del chantaje

Forcejeo disimulado en los pasillos

Del palacio de los espejos

Y los ministerios sin espejos

De ventanas cerradas

Puertas selladas

Y armarios atosigados

De papeles insolados

Campamentos de hongos y oxidaciones de la corrosión

Diseminación aterida en la arquitectura colonial

De la inmutable inercia estatal

Terco dilatado otoño patriarcal

Circense malabarismo de la corrupción

Prestidigitación del lado oculto del poder

El Leviatán prohíbe y condena

Como juez supremo de la dominación

Que todo este sostenido por el avatar estético

Por el romance pasional

Entre el azar y la necesidad

¿Nos dejaremos arrastrar por las máquinas de muerte?

¿Dejaremos que fatalidad inscrita por mecánica nihilista

Nos arroje al abismo?

¿Seguiremos tolerando a hombrecitos creyéndose elegidos

Para gobernar

Y decidir por los pueblos?

Hombrecitos megalómanos

Enamorados de sí mismos

Jinetes del Apocalipsis

¿Dejaremos arrasar nuestros bosques?

Como se rasura cada quien cada mañana

Con navajas de acero afilado

Contaminar nuestras cuencas

Como si fuesen cloacas de empresas mineras

Aparapitas cargadoras de cadáveres

Dejaremos depredar territorios

Como si fueran desechables

Envenenar las aguas

Descargando en ellas nuestras pestilentes

Culpas

Asesinar por hambre a millones de personas

Así como se condena a la sequía al desviar cursos de ríos

O se sentencia a la inundación al construir represas

Asesinar por metralla a otros millones de personas

Así como se fumiga los cultivos industriales

Aniquilando a poblaciones de insectos

Si no es por armas de destrucción masiva

Listas para lanzarse

Ojivas implacables

Dragones del Apocalipsis

Sin importar las consecuencias

Encontrando cualquier causa como excusa

Todo en aras del progreso y el desarrollo

Concretamente por el atesoramiento estadístico

De fantasmagórica riqueza abstracta

Contabilizada por la administración celosa

De funcionarios de elemental aritmética

Sumando datos mediados e inconscientes

Para un insignificante número de familias ocultas

En paraísos artificiales

Acompañados por necios políticos

Únicos creyentes de sus insostenibles discursos

Mediocres generales funcionarios de la guerra

Expertos en técnicas de aniquilamiento

En estrategias envolventes de tenazas

Donde se enrollan en sus propias estratagemas

Quienes no encuentran otra solución para los problemas

Que la violencia del más fuerte

Y la muerte del enemigo inconcreto

¿Dejaremos que el porvenir se decida en manos de estos eunucos?

Que entregaron sus órganos al emperador del poder simbólico

¿Dejaremos como herencia a nuestros descendientes

La destrucción del plantea y el mundo del Apocalipsis?

No es mejor resolver los problemas que nuestras generaciones

Desataron abriendo la caja de pandora

Entregándoles a nuestros hijos

Y a los hijos que vienen

En el porvenir incierto

De la humanidad utópica

Un mundo de puentes y aperturas

De vasos comunicantes

De enredaderas trepadoras

Y de raíces dibujantes de rizomas

Sin estos problemas acumulados

De los que somos responsables

¿Queda en nosotros algo de la humanidad proyectada?

En los renacimientos intermitentes

En las rebeliones humanistas

En la subversión del arte

En el desborde estético

En la intrépida mirada de la física

En las topologías matemáticas

Aunque Gilles Lipovetsky no lo crea

¿Queda en nosotros algo de voluntad de potencia?

Creadora de valores nuevos

Elocuencia maravillosa de proliferantes vidas

¿O cruzaremos los brazos

Cerrando los ojos?

Como si así desapareciera la fatalidad

Por arte de magia

Desconociendo el peligro que amenaza

Como espada de Damocles

A la humanidad entera

Ingenua hasta la extremidad extenuada

De los confines del mundo

Donde cuelga sus ropas tristes

Peligro que amenaza al planeta completo

A los tejidos entrelazados y vibrantes

Del hospitalario Oikos

Humanos demasiado humanos

Humanos demasiado humanos

 

Sebastiano Monada

 

 

Humanos demasiado humanos.pdf

 

 

 

Humanos demasiado humanos

Muy cerca de bordes del mundo

Como roces imperceptibles de pieles

Conmovidas

Y de perfiles de ellos mismos

Como bocetos inconclusos de pintura

Renacentista

Muy lejos de los espesores del mundo

Tejidos de ancestrales capas hondas

Muy lejos de conmovedoras interioridades

Constelaciones de sensaciones

Proliferantes

 

Olvidaron de dónde vienen

No saben a dónde van

Perdidos en el laberinto

De metrópolis deslumbrantes

O en la encrucijada

De antinomias irresolubles

Se refugian en caparazones

De neblina intermitente

Como cuando la Virgen le dice a Vicente Huidobro

Mis miradas son un alambre en el horizonte

Para el descanso de las Golondrinas

Donde ocultan sus temores

Como escondiendo tapados

En casas solariegas

Tampoco pueden ver más allá

De las nubes frías

Y difusas

 

No recuerdan son parientes

De animales y plantas

La memoria sensible inaugural

Filogenéticamente los empalma

No sienten la fecunda placenta

Habitada de palpitaciones titilantes

Como estrellas de la noche

Pulsaciones territoriales del planeta

 

Tampoco se reconocen entre ellos

Como si viniesen de universos distintos

Creen en una enemistad originaria

Separándolos desde siempre

Y enfrentándolos invariablemente

Se asesinan como Caín a Abel

Crímenes de sangre generalizados

En sociedades desgarradas

Y de consciencia culpable

 

Se temen

Como desconocidos monstruos

Y se odian

Como conocidos semejantes

Uno para el otro es el demonio

Al que hay que aniquilar

 

También hay los y las que aman

Danzan, cantan y juegan

Redimiendo potencia creadora

Como liberando pájaros de las jaulas

Quieren acabar guerra permanente

Como condena inmutable

Conflagración sin Sur ni Norte

Ni Este ni Oeste

Se han roto los ejes cardinales

Hechos trizas como espejos quebrados

En accidente augurado

 

Sin orientación el mundo rueda sin destino

Ni porvenir esperado

No encuentran sentido

A esta compulsión de muerte

Juego de ruleta rusa

En el eterno invierno

De la civilización moderna

Fatalidad inherente en volumen diseminado

De la frugal cultura-mundo

En esta catarsis consumista

Gula suicida

Como hambre insatisfecha

En estas ceremonias bizantinas

De las representaciones heridas

De muerte

Como signos sociales

De clasificaciones

Botánica seca de jerarquías

Inventadas

 

Convirtiendo diligencias humanas

En actuaciones orientadas

A los demás espectadores

Atentos y consumados

Escondidos como coro griego

En la oscuridad espesa

Del teatro de la crueldad

Voladores mensajes simbólicos

Para impresionar al público

De élite de elegantes trajes

Como en desfiles militares

O en pasarelas alumbradas

Por ojos ávidos

De sueños incumplidos

Y ser reconocidos

Como notables

 

No son muchos, cambian el mundo

Cuando pueden

Como ciclos mutantes

Metamorfosis de órbitas saltonas

Transmiten mensajes afectivos

E iluministas

Enciclopedistas atareados

O adolescentes buscando señales

Y marcas en los jardines

Como arrancando pétalos de flores

Primaverales

Arrojándolas al viento insomne

 

Son críticas y alegres

Herederas de reflexiones intempestivas

Cuando hablan se entregan

De cuerpo entero

A concavidades de las palabras

Cuevas mágicas

Donde se guardan memorias

Enmohecidas

Dejando estos carruajes sonoros

Transporten sus corazones

Soñadores

Y sus órganos intensos

Como mariposas de colores

 

Son pocos pero son

Demuelen prejuicios

Con martillos nietzscheanos

Desmienten verdades

Mostrando hechos incontestables

Diluyen mitos

Con percepciones corporales

Existencias indomables

Destruyen doctrinas

Y sustanciales creencias

Con minuciosidad estética

 

No siempre son escuchados

Como si fueran mudos

Ni atendidas

Como si fueran fantasmas

Menos entendidos

Como si fueran locos

Las más de las veces son arrinconadas

Proscritas a las sombras

De la penumbra de los márgenes

Exilados

Señalados como conjurados

O como despistadas

Ignorándolos

Desterradas en su propia tierra

 

No saben los juzgadores y gobernantes

La tierra no es cartografía de sus dominios

Castillos de naipes españoles

Y prados franceses artificiales

No es teatro espectacular de alegorías

Gravadas en hojas con sello

Donde sus discursos redundantes

Y desgastados

Navegan a la deriva

No es granero de egos inflamados

Como zepelines globalizados

Tampoco son las miserables pugnas

Entre enemigos cómplices

De lo mismo

Concurrencia por dominación

Deseada

Por el trono del simulacro simbólico

De gubernamentalidad romana

Mucho menos el país imaginado

Que gobiernan

Al que donan sus esfuerzos

Y sacrificios

Según versiones oficiales

Y vernaculares

 

La nación genuina está en otra parte

Como novela de Milan Kundera

En la sociedad alterativa

Siguiendo los propios cursos del agua

Y de los climas

En los flujos de fuga interminable

Como caballo arrojado al vértigo

De Altazor

Ángel caído sin alas

Llevando el paracaídas

Dando sombra refrescante a planetas

En bullentes manifestaciones cotidianas

E inventivos desvíos imperceptibles

En los espesores locales

Conectados por tejidos culturales

Con el mundo efectivo

 

Los juegos de dominación proliferan

En palacios de lujo

O en quintas de mala muerte

Mallas amarrando instituciones

Como telarañas invisibles

Hacen de pequeños gobiernos

En celosos espacios estriados

De la avejentada sociedad civil

 

En todas partes se juega al poder

A las jerarquías de mármol

Al prestigio formal

A la emulación del saber

Y la ciencia

Mimesis de carnaval

Creyendo en la repetición

Se encuentra el secreto

De la celebridad

Y en apología clave de la continuidad

De lo cosechado hasta ahora

Por diletante humanidad

 

Se entiende el círculo vicioso

De encumbrada autoridad

El chirriante Estado criticado

Por intelectuales meticulosos

Como relojeros suizos

Es reforzado con sus intervenciones críticas

Al convertir el iluminismo en antorcha apagada

Consideran la luz como imitación

De antiguos héroes de epopeya

Disfrazándose de consagrados rebeldes

De manoseados panfletos

 

Cuando el Estado es cuestionado

Lo defienden como evidente realidad

O necesaria fatalidad

Que no se puede soslayar

Cuando algún gobierno progresista

Se parece a gobiernos conservadores

Analogías perversas de la proximidad

Pululante

Argumentan es por conspiración

La serpiente de múltiples cabezas

Que no deja gobernar

 

Humanos demasiado humanos

Hijos de la divinidad imaginada

Creados para gobernar

Y a la naturaleza dominar

En la Tierra enseñorear

Escarbando en sus entrañas

Despojando subsuelos entumecidos

Despertados por perforaciones técnicas

Implacables

De rizomáticas vetas minerales

Y de yacimientos fósiles licuados

Como caldo de saurios desaparecidos

Devastando maravillosos bosques

Entrelazados

Como si se limpiara el huerto

De tercas yerbas

Usando maderas muertas

Destroncadas

Materia prima para atizar

Ilimitadamente industrializar

Y enfermizamente comercializar

En procesos acumulativos

Numerarios

Que solo la contabilidad capitalista observa

Madera usada en andamios de urbes

Atosigadas

Ampliando fronteras agrícolas

Espacios arados sin árboles

Plantando alimentos transgénicos

 

Árboles  continentes de energía solar

Como hospitalidades troncales

Acumulada en ciclos largos

Convertida en mercancía rutinaria

Consumida en el momento provisional

De goce banal

Despreciando el valor cualitativo

De la vida

 

Hombre depredador veterano

Viejo lobo de mar apagado

No sabes estas destruyendo tu hogar

Te quedaras sin bosques ni agua

Te quedaras solo

En tus páramos yermos

Y campos contaminados

Te quedaras con tu orgullo

Inflamado

Con tus ilusiones de progreso

Con tu evolución de pacotilla

Los unos creyéndose paladines de la libertad

Los otros creyéndose adalides de la justicia

Ambos atornillados a los sillones del poder

Aposentados en los tronos

Del desagüe

Ambos funcionarios de Estado

Senil burocracia milenaria

Ambos dicen el fin justifican los medios

Falsos discípulos de Nicolás Maquiavelo

A nombre de la libertad o la justicia

Comenten crímenes

 

Hombre pretendiendo ser superior

A animales y plantas

Así llama a sus parientes vitales

Vienen del mismo genoma inaugural

No hablamos de la mujer

Reducida a la costilla de Adán

A una parte del hombre

Y a su servicio

Hablamos del macho dominante

Ha convertido la decantada fraternidad

En una constante pugna

Por sobresalir

A costa de los demás

Hablamos de aquél prestigiador

De naipes helados

Ha reducido el coraje

A constante agresión

Cuando se esconde

En sus máscaras de mármol

Ocultando sus miedos y pavores

Como murciélagos ocultos

En las grutas insondables

Dando vueltas

Alrededor de sí mismo

Como wayronco

 

Humanos demasiado humanos

Sin alcanzar al ideal

De la humanidad misma

Quedándose a mitad del camino

Vislumbrando desde donde están

El horizonte no alcanzado

Sustituido por ficticio trazado

Como línea imaginaria

De la geografía espectral

De lo no alcanzado

Como si fuera finalidad lograda

El haber intentado

Sin esfuerzo ni gasto heroico

Renunciando a sí mismo

Sustituido por apariencia humana

Mueca grotesca de arquetipo utópico

Antifaz carnavalesco

Leer más: http://dinamicas-moleculares.webnode.es/news/humanos-demasiado-humanos/

Gramática corporal

Gramática corporal

Gramática corporal

Sebastiano Monada

gramatica-corporal-2

Índice:

Prefacio                                                          

Gramática corporal                                          

Beldad                                                            

Inmortalidad figurada                                     

El cuerpo danza, canta y juega      

                 

Prefacio

Gramática corporal es un poemario dedicado al cuerpo, a la potencia del cuerpo. En este sentido, ante la captura institucional del cuerpo, inscribiendo en la piel la historia política y en el espesor del cuerpo la constitución del sujeto, el cuerpo es estereotipado, convertido en desnudo ofertado. Se trata de un desnudo cubierto, por así decirlo; cubierto por las luces de la publicidad, por el brillo otorgado por los medios y los espectáculos. El cuerpo ya no es cuerpo, en sentido vital, en sentido propio, es decir, vida, sino mercancía. El poemario dibuja y pinta metafóricamente esta condición enajenada del cuerpo. Gramática corporal convoca a la potencia del cuerpo, convoca su emancipación; liberar al cuerpo de la jaula de montajes y espectáculos mediáticos, buscando desborde la vida, la potencia creativa de la vida. El cuerpo sea cuerpo, es decir, potencia sensible.

 

 

 

Gramática corporal

98e82cc51386d82bd1af69ca2b7cbedd

 

 

Eres deseo

Anhelo imposible

De eunucos desvelados

Por eso te explotan

Tus imágenes circulan en revistas

Y en las telarañas cibernéticas

Eres bella

Composición armónica

Y estética del genoma humano

Esta beldad dice más de lo que muestran

Las exposiciones mediáticas

Y sensacionalistas

Dice venimos de afectivas cuerdas

Componentes de universos imaginados

Como se componen canciones

Por cantautores

Tu hermosura recuerda a nuestros mitos

Aquellos interpretando el origen del cosmos

Conmoción inicial

Desgarramiento de la nada

El comienzo del fuego

Regalo del jaguar

De mirada incendiaria

Ágil como la brisa de la aurora

Y como los fantasmas de la noche

La entrega de las armas

Donación de la selva

Condescendiente con los humanos

Matriz de las formas de vida

Substrato enamorado creador proliferante

Rememorando el origen de los instrumentos

Los rituales de la caza

Iniciaciones marcando el cuerpo

De adolescentes asustados

Con huellas de memoria tatuada

Recordando el origen de la recolección

El obsequio de los frutos

Para cosecharlos en estaciones

Anunciadas

Conmemorando el nacimiento de la agricultura

Como donación de las aguas

Y las revelaciones de la belleza

Como sinfonía corpórea

Y convocante

Las mitologías heredadas

Dicen que eres una estrella caída

De la concavidad fecunda

Del océano de galaxias fugitivas

Dicen que siendo felina

Te convertiste en mujer

Para acompañar a la comunidad

En sus recorridos itinerantes

Y ceremoniales

Inventando circuitos de recolección

Y de caza

Creando el territorio

En espesores soñados

Algo de cierto hay

En estas ancestrales narraciones

De las sociedades iniciales

Ahora te convirtieron en desnuda mercancía

En una banal oferta a ojos de los machos

Que nunca te tendrán

Ilusionándose acercarse a ti cuando compran

En mercados  objetos insinuantes

Muchacha linda

Como los frutos exquisitos de la tierra

Abusada en la proliferante publicidad ofertante

Al distribuir tus imágenes por el orbe

Compulsivo y consumista

Aunque ganes bien

Mejor que la mayoría explotada

Te han quitado tu alegría

Tú espontanea manera de reír

La ternura de sentir al mundo

A los aires cambiantes

Los suelos húmedos

Los bosques danzantes

A la gente en su cotidiano vivir

Te han quitado a ti misma

Del alcance de tus manos

Y de tus reflexiones emergidas

En el instante eternizado

Por tu cuerpo sensible

Aunque otros no crean

Los monjes de fundamentalismos

Religiosos y políticos

Eres también el síntoma de la decadencia

Del mundo de los abalorios

Y las trivialidades

Eres ejemplo de otro despojamiento

De los cuerpos, las tierras y las aguas

Por maquinaria de acumulación mágica

Y del extractivismo doloroso

Eres explotada

No eres feliz

A pesar de ser famosa

Cotizada y deseada

Pues no estas contigo

Tan alejada de tus afectos

De lo que una vez amaste

Te han vaciado el cuerpo

Convertido en montaje

De pasarelas comediantes

Enmudecido tu alma

Ocultada en el cristal de tus huesos

Eres propiedad de consorcios

Aparatosos

Y ostentosos

Te venden como oscuro objeto de deseo

Eres superficie brillante de fotografías

De revistas que no dicen nada

Salvo repetir el vacío de su ignorancia

 

 

 

Beldad

af2296d709bab8e71ccd3f7ffa252746

 

 

 

Cautivo al verte

Inspiración de huellas

Arrastradas por explosión inaugural

En fugitiva huida

Tan beldad

Tan presente

Con tus encantos

Reunidos en armoniosa

Composición melodiosa

De las cuerdas primordiales

Y los astros embrujados

Poesía encarnada

Metamorfosis de torbellinos

Azarosos transformados en tejidos

De espacio y tiempo

De materia y energía

Entramados alegóricos

De encuentros inesperados

Haciéndose necesarios

Única manera de hacer metáforas

Conectadas por sus analogías

Imitando acontecimientos

Con musicalidad corpórea

Tonos melodiosos de curvas

Dibujadas por confesiones de la carne

Orbitando el repertorio de tus sensaciones

Creando gravitación irresistible

En el aire

Ocupas el territorio embriagado

Suelo fértil de los paramos

Vírgenes

Espesor irradiado

Por tus efluvios alucinantes

Emanaciones vaporosas de tus nostalgias

Por tu mirada viajera

Aleteando en bandas de alondras

Hacia el horizonte prófugo

Donde se cuelgan los vientos

Cansados de dar vueltas

Y las corrientes marinas aturdidas

Por serpenteantes juegos

En laberintos de los océanos

Ojos de preguntas etéreas

Alumbrando con incandescente brillo

Devenida de bóveda celeste

Excitada por caricias ardientes

De sueños galácticos

Y solares

Del Oikos apreciándote

Como hija desamparada

Criatura de sus devenires

Invención concebida en entrañas vitales

De los entrelazados bosques

Tu ternura extendida

Como manto afectivo

Y devoción atmosférica

Humedece la tierra

Fecundada por tus sueños

Y mis pasiones desencadenadas

No hay nada más sublime

Profecía animista de las tribus

Dulce expresión móvil

Y reflexiva

Que tu mirada añorante

Clava vibrantes rayos de agua

Repentinos como suspiros

Preguntas incontestables

Mirada anhelante

Clamor de madres viudas

O de huérfanas recientes

En rostro reluciente

Como aurora danzante

Tez tersa

Porcelana familiar

Amasada en amapola y jazmín

Como figura Federico García Lorca

Tu boca insinuante

A punto de pronunciar versos no escritos

Tus marcadas cejas marrones

Pequeñas serranías concordantes

Cuidando las lagunas apacibles

De tus ojos

Donde se bañan las aves

Combinando con los chorros

Ondulantes

De tus cabellos castaños

Envolviendo como cascadas suaves

Tu cabeza angelical

Resbalando hasta tus hombros

Delicados y brillantes

Cayendo rendidos en tus senos

Redondos como canciones de antaño

Rostro lozano y hermoso

Cuadro de realismo mágico

Desenlace de tu cuerpo esbelto

Escultura griega viviente

De artesanías profundas

Del genoma humano

Ahora se entiende

Porque te dedicaron canciones

Apasionados poemas

Y ofrendas pomposas

Como diosa amazonas

Guerrera temida

Por los hombres

Hermosura indescifrable

Por la razón fantasma

Gramática de lenguas desaparecidas

Aunque guardadas en la memoria

La química de los engramas

Grumos moleculares

Arquitectos de nuestros cuerpos

Solo puede interpretarte

La intuición afectiva

De otros cuerpos nómadas

Que escapan a codificaciones

De clasificaciones botánicas

De instituciones crepusculares

Y decadentes

Gramática corporal

Hecha en el comienzo planetario

Escritura de movimientos sensuales

Devenires concretos de energía ondulante

Y materia porosa

Haciendo de tu cuerpo imagen en movimiento

Y rítmico enunciado estético

Dando fragancia a la atmosfera

Que te envuelve

Nicho transparente de tus sueños

Cuando miras

Te tragas al universo entero

La luz invisible de tus ojos

Atraviesan los cuerpos a su paso

Como flechas certeras

Cazadora de emociones

Te llevas cargas de sentimientos

Como peces detenidos en sus saltos

Atrapados en las redes finas

Tejidas por sirenas

Tu cuerpo maravilloso narra

Como cántaro modulado

Por manos alfareras

En torno de madera

Dando ritmo a la cintura

Y a las caderas

Pintando los símbolos

Del agua, de la tierra, del aire

Y del fuego

Como si fuesen instrumentos musicales

Cántaro de barro cocido a fuego lento

Como cocina campesina a leña

Guardando la miel

Alimento divino

Producto de colmenas sabias

En el esplendor de tus piernas largas

La luna deposita sus ansias luminosas

Descansan en tu piel memorias

De los astros circundantes

Abandonando en tu abdomen

Suave como divagaciones de la nieve

Dilemas no resueltos

Por nadie

Cuando voluptuosas convocatorias

A los dioses muertos

Cantan ritos seductores

Y danzan ceremonias hechiceras

Tu cuello de gacela reclama caricias

A la brisa juguetona

Moviendo las hojas y los tallos

En coquetos ritmos embrujados

Tu rostro resume sentido inmanente

Del universo agitado

Tu armoniosa composición corporal expresa

Tramas culturales de mutantes comunidades

Sus mitos adheridos a la carne

Sus alegorías recurrentes en fiestas

Ceremoniales

Emulando el eterno retorno

A lo mismo

Sus leyendas de héroes

Y hechiceras

Sus narrativas sagradas

Sus novelas transgresoras

La escritura móvil

Como serpiente mutante

Convertida en dragón

Gramática hendida en la carne

De tus formas y dinámicas corporales

Es desborde mudable

De tu materia mágica

Un filtro institucional

Máquina cartográfica

Marcadora puntillosa del espacio

Nos distancia de hermenéutica vital

Haciendo que sus símbolos heredados

Y sus signos inscritos en la piel

Historia política escolástica

Sus tramas estatales reiterados

Sean trancas fronterizas entre nosotros

Y tu belleza salvaje

Tú también crees en mito institucional

En inflamadas imágenes difundidas

Crees en símbolos eróticos

Y en seducciones banales

Que ostentan fetiches fatales

Tus prendas convertidas en reliquias

De ausencias amorosas

Derrochando en vez catarsis angustiosas

Tu desnudo insinuado con estilo

O con torpeza pornográfica

Convertido en plenitud lograda

En el comercio inquietado

Eres belleza banal de competencias

Espectaculares

Reina de shows estridentes

Y de ranking bulliciosos

Te vaciaron de atributos corporales

Como se vacía la tierra de sus minerales

Convirtiendo tu cuerpo en figura brillante

Y momentánea

Provisionalidad de los espectáculos

Te quedaste sin contenidos propios

Convirtieron tu beldad vital

En belleza ofertada y banal

Convirtieron tu composición armónica

De creativa sincronía estética

En especulación esquemática

De poses

Y de marcas

Nos alejaron de ti

Para comprendernos

En estos viajes proliferantes

Y creativos de la vida

Te alejaron de ti

Siendo aún casi niña

Convertida en fama

Y esplendor mediático

Donde todo es montaje

Y propaganda

Dejándote sola

Y ausente

Como canario enjaulado

A pesar de sonreír forzada

Y parecer seductora

Una tristeza inmensa

Ocupa tu interioridad poblada

Por tempestades ocultas

Todo esto es pura apariencia

Castillos de naipes en mesa barnizada

Fantasmas temidos por los niños

O espectros temidos por Hamlet

Queda tu beldad a pesar de todo

De estas extracciones dolorosas

Quedan nuestros cuerpos

De todas maneras

Interpretes ancestrales

Intuitivos decodificadores del acontecimiento

Queda la vida que no se detiene

Y crea perspicaz pluralidad asombrosa

De nuevas formas rutilantes

Y entramados de ciclos vitales

Inmortalidad figurada

Detenida en momento congelado

Repentino torbellino glacial

Cesando todo movimiento

Vuelto pétrea momia helada

Magia maquinada en la oscuridad

De cámara de suplicios

Sensible cazadora de luz

Transportadora de imágenes

Hundidas en reflexiones rodantes

Diseminando múltiples retazos

Fragmentados

Espesor esparcido en movimientos

Abigarrados

De vahos energéticos

Y tumultuosos

Grosor astutamente capturado

Por juego de lentes entumecidos

Vidriosos ojos de barrocos

Batracios fantásticos

Pacientes anfibios

Escritures luminosos

Rasgando pizarras

Con sus lenguas sagaces

E inesperadas

Como catástrofes

Trofeo fijado

En plano plegado

En dimensiones carentes

Y angustiadas

Bruna película

Asustada

Tu imagen preciosa se eterniza

Como ideal hermético de iglesia

Perdida en el desierto

Sin envejecer para nada

Estarás siempre así

Eterna virgen profanada

Como estuviste en momento

Detenido

En fugaz demanda

Pronunciada

Solicitud o súplica técnica

No encontrada

En los entretelones del tiempo

Concavidad difusa

Insignificancia sin volumen

Ni desgaste

Casi inexistencia no recordada

Desaparecida para no volver jamás

Al lugar de origen

En intervalo fugaz te eternizas

Como diosa inmortal

Que retorna del destierro

Reclamando su trono

Ocupado por las algas

Posas para posteridad asombrada

¿Acaso solo así podemos ser eternos?

Como acorazados fantasmas

Dando vueltas en los mares yermos

De la esfera azulada

Como condena errante

De la guerra apocalíptica

Nuestra imagen poblada

Por escépticas muchedumbres insomnes

Fijada como luz de luna nadando

En agua sosegada

Inscripción sentimental en membrana

Piadosa de la película laboriosa

Convertida en fotografía

Consumada

Captura del fantasma ambulante

Itinerante de intercambios

Antiguos

De bienes complementarios

Y donadores

Atrapado infraganti

Por vigilantes ojos

Centinelas desvelados

Cazadores de vibrantes luces

Pintoras

Perseguidas

Arrastrando fulgor divagante

De formas emanadas

Como sudor vaporoso de la carne

Recuerdos fugados de las grietas

Abiertas en marfil de esqueleto

Enloquecido

Códigos difusos de colores

Estelares

Variados

Conjugando mensajes nostálgicos

Y esperanzados

Estampidas equinas

De cuerpos diseminados

En suspiros

Repentinos

No eres tú

Sino tu imagen cristalizada

Como diamante largamente labrado

En profundos subsuelos

Dormidos

Diluidos por volcánica pasión

De la Tierra olvidada

Sin memoria ni sensación

Alterada

Imagen petrificada en la fotografía

Calcada

Como si fuese

Jeroglífico pintado en muros

Interiores de la pirámide

O hendido en la roca

Testimonio de pergaminos

Destruidos

Tu fantasma peregrino

Recorre en caravanas

Columnas de creyentes

Cruzando desiertos sin sombra

Hacia los templos arcaicos

Espectro detenido en soplo

Inconmensurable

Delicada desaparición relampagueante

Indescriptible

Captura ocular

No eres tú

Tampoco tu fragancia nómada

Sino impresión maquinada

Por mecánica cámara lóbrega

Y por los ojos azores

De poetas noctámbulos

O búhos silenciosos

En mudo vuelo sigiloso

El secreto de tu belleza no está en ti

Sino en el fantasma luminoso y vibrante

Atrapado en imposible instante

Por invención ocular del cuerpo

Enamorado

Y de los lentes prolijos

De cámara oscura

Agazapadas panteras furtivas

El secreto de tu belleza no está en ti

Sino en fenomenología de percepción

Afligida

Y atormentada

De mi cuerpo embelesado

Por tu cadenciosa enunciación estética

Sofisticadamente prorrogada

Otorgando sentido a tu presencia

Eternizada

Sin tiempo

Químicamente fijada

En inquieto espacio vulnerable

De la fotografía

Esperada

Tu belleza es un mito

Trama pasional orientada

Al telos codiciado

Desde el origen fantaseado

Por oráculos y profetas

Avejentados en la concavidad

De sus oraciones redundantes

Ritual refrendado en plegarias

Por monjes castrados

Quimera alada

De sociedades desamparadas

Como ruinas de urbes arrasadas

Por guerra implacable

Llenando vacíos insondables

Como si se pudiera colmar la oquedad

Que cavan los alaridos de firmamento

Herido mortalmente

Con tristes abalorios del deseo

Inverosímil e insatisfecho

Con escandalosas promociones lujosas

De tus antifaces fastuosos

La admiración de tu beldad

Francamente evocada

Armoniosa sinfonía

De cuerdas inaugurales

Es devoción a la utopía

Imposible

A la promesa bíblica

De la tierra prometida

Y nostalgia del paraíso perdido

Tu cuerpo  se viste de mitos

Ateridos en la carne

Antiguos y modernos

Nombrándote virgen sacrificada

En el altar de la alcoba

Nombrándote reina

Madre de dinastías

Sepultadas

Te cubren leyendas santificadas

O fábulas herejes

Te invisten narraciones románticas

O tramas eróticas

Entregadas al derroche

De sensaciones redimidas

Te disfraza la farándula ostentosa

Laberinto alborotado de las pasarelas

Espectáculos inflamados

Por petulancia graciosa

De diseñadores amanerados

Reclamándose de artistas

Inesperados

Aunque aparezcas sirena

Diosa semidesnuda de los océanos

Embravecidos

Quimera de estudios iluminados

Llevas demasiada ropa alegórica

Abundante despliegue de significaciones

Encadenadas por eslabones perdidos

Palpitaciones de grillos ocultos

En tus vestidos bordados

Entramados de signos culturales

De la decadente modernidad

Antaño vertiginosa

Hoy enmohecida

Por el óxido de sus basurales

Y el carbono de sus contaminaciones

Apostando a la provisionalidad fugaz

Del goce banal

No se ve tu cuerpo

Tu desnudez vital

Los versos corporales

De melodiosas curvas

Gramáticas carnales

No emanan tus sentimientos danzantes

Coros cantores estremeciendo el espíritu

De pueblos con creativa memoria

Eruditos en saberes concretos no olvidados

Mensajes sonoros voladores

Poblaciones de aleteos espontáneos

Batiendo alboradas pintoras

Y crepúsculos trovadores

Cantando vibrantes ondulaciones

Materiales

De tus armoniosas composiciones humanas

Y melodiosas sensualidades heredadas

Mutando en nuevas convocatorias

Afectivas

Y amorosas

No estas para ti

Ni para nadie

Ni para nosotros

Que acompañamos tus pasos

Soñadores

En el mismo mundo compartido

Por todos

Tan sola

Como los demás congéneres

Creyendo que el vacío se atiborra

Con la abundancia de las cosas

Desechables

Con el brillo de los espectáculos

Efímeros

Con el consumo ilimitado

Gula déspota

Desbocada

Con el teatro cruel de ceremonias

Pretensiosas

A pesar de esta explosión de banalidades

De este mundo de simulaciones

Tu maravilloso cuerpo sigue sus cursos

Indomables

Y sus ciclos indetenibles

Persiste tenaz

Tú beldad corpórea

Tú potencia sensible

Así como nuestros cuerpos continúan

Portentosos ritmos combinados

Sincronizando entrelazados ciclos vitales

El cuerpo danza, canta y juega

El cuerpo danza

Tonalidad de pasos circundantes

Dibujando alegorías ancestrales

Transmitidas desde tiempos inmemoriales

La música y los ritmos del Oikos

Embriagan morfología humana

Se alegra complexión corpórea

Al sentirse vibrando emocionada

Pareja de baile del cosmos danzante

Compadrito sideral de los arrabales

Y dueño de pasos cautivadores

Acontecimientos lúdicos

Y abigarrados

Trascendiendo en el tiempo

Imaginado

Ondas sensuales

Emanando de espesores sensibles

Memoria vital

Apisonada

El cuerpo canta

Ritmos de vocales danzantes

Y balletistas consonantes

La boca exhala melodías

Gramáticas corporales

Caravanas de camellos flemáticos

En el desierto deshabitado

O romerías de llamas vanidosas

En puna árida

Armonías compuestas

En profundidades inspiradas

Entrañas abiertas por los brujos

Y leídas como señales

Proféticas

Brotan poemas escritos con sangre

Y frases amoldadas en yunque

Por martillos sonámbulos

Al calor del fuego aguijoneado

Por el fuelle de ansias

Sopladas

Palabras zurcidas con hilos

De cabellos enrulados

De ángeles asustados

Uniendo retazos

De órganos fragmentados

En explosión pasional

Aire mago

Convirtiendo a la atmósfera

En concavidad acústica

Ahondando metáforas

Vertiginosas

Imaginadas

Y sonoras

Mimesis exhibida

En rondas alrededor del fuego

Como conjunto de zampoñas

En tinku conjugado

Enfrentando sus contrastes

Complementándose

En dualidad recíproca

E integrada

Metonimias maravillosas

Remplazando lugares

Territorios húmedos

Donando vaporosos afectos

Devenidos del barro

Y los suelos

Cubiertos de humus

Imitando coros

De pájaros

Congregados por el vaivén

De alborotadas ramas

Ensimismadas

Poblaciones de brazos de madera

Vivientes y abrazadoras

Y contexturas majestuosas

De paisajes hospitalarios

Murmurando flujos entusiastas

Corrientes de agua dulce

Formando afluentes convergentes

Buscando la boca del mar

Para morder sus labios carnosos

Y marineros

Pies descalzos

Y delicados

Como palmas de las manos

Donde las líneas del destino

La salud y el amor

Recorren sus caminos

Interpretados por gitanas adivinas

Y solícitas

Entregando ternuras

Dibujan laberintos de ramales

Y hojas tumultuosas

Moviéndose en oleajes rítmicos

Y entrelazados

Bosques frondosos

Exhalando oxigeno

Creando el aire emancipado

Desatando ciclos climáticos

Y estaciones cambiantes

El cuerpo es artista exuberante

Multifacético y sorprendente

Creador de beldades espontáneas

Donación cariñosa

De genio emocionado

Y talentos portentosos

Potencia fecunda

Entregada al amor

Por la vida

Proliferante y creadora

Amando cada revelación única

De los seres singulares

Bailas encantadoramente

Embelesando a la atmósfera

Conquistada

Por tus gracias musicales

Y a las miradas persiguiéndote

Enamoradas

Entregándose

Amantes

Al meneo convocante

De tu cuerpo moreno

Aceitunado

Y de nocturno mango

Madurado

Convertido en sinfonía concordante

De cuerdas y tejidos primordiales

Danza seductora

Efectuada

Por tus piernas prodigiosas

Iluminadas por luciérnagas

Excitadas

Baile realizado

Por tus brazos flotantes

Tu tórax insinuante

Tu cuello convocante

Tu rostro sumido

En entramado sensual

Narrativa imaginada

Por tu cabeza divina

Y reflexiva

Hermosa bailarina anhelada

En viajes cruzando océanos

Dejando huellas

En el clamor del mar

Y deseos desatados

En barcos cargados de ausencias

Conectando continentes ignorados

Y paradisiacos

Danzarina inventada al son

De tambores africanos

Percusión de corazones cazadores

Emparejando palpitaciones

Con las presas

Batidas

Selvas profusas

Escondiendo madrigueras

De leopardos insomnes

Y vigilantes

Bayadera de playas tropicales

Donde se baila acariciando la arena

Con las plantas de los pies

Extasiados

Agitas ondulantes composiciones

De cadera orbitando

Alrededor del sol candente

Sexo mojado

Provocando

Espasmos

Desesperados

Artífice de contorsiones fascinantes

Como bailarina gitana de flamenco

Desplegando danza misteriosa

Como figura simbólica

De religión aristocrática

Y hermética

Secretos de compases guardados

Transmitidos desde remembranzas

De abuelas taciturnas

Provocas sismos en placas tectónicas

De la Tierra

Inestables costras de la esfera

Azulada

Conmueves trayectorias de constelaciones

Atareadas en tus bucles

Rizados

Venciendo certezas civilizadas

Y poses encomiables

Aprendo de ti

De tu cuerpo forjado

Por hechizos somáticos

Existes cuando bailas

Eres cuerpo cuando danzas

Haces evidente materia musical

Cuando te mueves arrobadora

Escribiendo con tus pasos

De hada

Ancestrales tramas olvidadas

Fruto exquisito de pasiones terrosas

Espesores minerales

Diseminados en tu carne exótica

Herencia de códigos sonoros

De comunidades entrelazadas

Coros de árboles promiscuos

Variedad verdosa y botánica

Acompasados por múltiples llamados

De la selva

Variedades inconmensurables de  pájaros

E increíbles acrobacias de simios sagaces

Apoyados por rumores acuáticos

Acariciando como brisas mimosas

Flor del bosque

Espesor de ciclos mezclados

Como enredaderas tercas

De los suelos, de las aguas, de los aires

Y de los páramos barrocos

Invención cromática en pétalos

De rosas

Acompasando

Ternuras  intensas de tu piel nocturna

Acoges con tus encantos

Sabidurías todavía no realizadas

Y prometidas

Tu voz profunda horada

El espacio y el tiempo inseparables

Conteniendo universos incomprensibles

Voz vibrante como sonido de saxo

Y ondas de violonchelo

Voz brotada en memoria calcina

De los huesos

Y de texturas conformadas

Por huellas

Hendidas en el cuerpo

Dejando las marcas de gramática primera

Y matricial

Ahora entiendo

El cuerpo es nicho

Ecológico

Tu belleza condensada

Es certeza integrada

En tu cuerpo ondeante

Escultura viviente

Atenea africana

Irradiando

Enredadera vibrante

Y soñadora

El Oikos te cobija

Hogar de los seres

Multitudinarios de la Tierra

Atravesando tus ansias carnales

Eres canción evocando nostalgias

Y alegrías

Despertadas

Extiendes melodiosa voz encantadora

Y hechicera

Memoria de danzas rituales

Convocando a los dioses

Desaparecidos en la nada

Cantas como diva

En el teatro abismal

Del firmamento titilante

En concavidad sin retorno

De la materia oscura

Cuando bailas y cantas aprendo

El Estado no captura el cuerpo

Sino lo marca y lo hiere

Obligándolo a dar parte

De sus fuerzas  vitales

El imperio cree dominar los cuerpos

Y la vida

Ese es su imaginario delirante

Su deseo imposible

Su engaño

Diferido

Las máquinas de dominio

No pueden engañarse a sí mismas

Sin falsear a los demás

A pueblos y sociedades

Desveladas

Lo hacen convenciéndolas

Del realismo de sus narrativas

Retórica institucional

Inercia repetida

Sin rubor ni vergüenza

Apoyadas por aparatos nemotécnicos

Patrocinando a recordar

Lo que se traga el presente

Como pozo sin fondo

Morena amasada en aceitunas

Bañada en aceite de oliva

Delgada como espiga de maíz

Esbelta como escultura

Mediterránea

Lozana como la aurora

Hermosa Atenea deslumbrante

Sabia y guerrera

Leer más: http://dinamicas-moleculares.webnode.es/products/gramatica-corporal/

El cuerpo danza, canta y juega

El cuerpo danza, canta y juega

 

Sebastiano Monada

 

 

el-cuerpo-danza

 

 

 

El cuerpo danza

Tonalidad de pasos circundantes

Dibujando alegorías ancestrales

Transmitidas desde tiempos inmemoriales

La música y los ritmos del Oikos

Embriagan morfología humana

 

Se alegra complexión corpórea

Al sentirse vibrando emocionada

Pareja de baile del cosmos danzante

Compadrito sideral de los arrabales

Y dueño de pasos cautivadores

 

Acontecimientos lúdicos

Y abigarrados

Trascendiendo en el tiempo

Imaginado

Ondas sensuales

Emanando de espesores sensibles

Memoria vital

Apisonada

 

El cuerpo canta

Ritmos de vocales danzantes

Y balletistas consonantes

La boca exhala melodías

Gramáticas corporales

Caravanas de camellos flemáticos

En el desierto deshabitado

O romerías de llamas vanidosas

En puna árida

Armonías compuestas

En profundidades inspiradas

Entrañas abiertas por los brujos

Y leídas como señales

Proféticas

 

Brotan poemas escritos con sangre

Y frases amoldadas en yunque

Por martillos sonámbulos

Al calor del fuego aguijoneado

Por el fuelle de ansias

Sopladas

 

Palabras zurcidas con hilos

De cabellos enrulados

De ángeles asustados

Uniendo retazos

De órganos fragmentados

En explosión pasional

 

Aire mago

Convirtiendo a la atmósfera

En concavidad acústica

Ahondando metáforas

Vertiginosas

Imaginadas

Y sonoras

 

Mimesis exhibida

En rondas alrededor del fuego

Como conjunto de zampoñas

En tinku conjugado

Enfrentando sus contrastes

Complementándose

En dualidad recíproca

E integrada

 

Metonimias maravillosas

Remplazando lugares

Territorios húmedos

Donando vaporosos afectos

Devenidos del barro

Y los suelos

Cubiertos de humus

 

Imitando coros

De pájaros

Congregados por el vaivén

De alborotadas ramas

Ensimismadas

Poblaciones de brazos de madera

Vivientes y abrazadoras

Y contexturas majestuosas

De paisajes hospitalarios

Murmurando flujos entusiastas

Corrientes de agua dulce

Formando afluentes convergentes

Buscando la boca del mar

Para morder sus labios carnosos

Y marineros

 

Pies descalzos

Y delicados

Como palmas de las manos

Donde las líneas del destino

La salud y el amor

Recorren sus caminos

Interpretados por gitanas adivinas

Y solícitas

 

Entregando ternuras

Dibujan laberintos de ramales

Y hojas tumultuosas

Moviéndose en oleajes rítmicos

Y entrelazados

Bosques frondosos

Exhalando oxigeno

Creando el aire emancipado

Desatando ciclos climáticos

Y estaciones cambiantes

 

El cuerpo es artista exuberante

Multifacético y sorprendente

Creador de beldades espontáneas

Donación cariñosa

De genio emocionado

Y talentos portentosos

Potencia fecunda

Entregada al amor

Por la vida

Proliferante y creadora

Amando cada revelación única

De los seres singulares

 

Bailas encantadoramente

Embelesando a la atmósfera

Conquistada

Por tus gracias musicales

Y a las miradas persiguiéndote

Enamoradas

Entregándose

Amantes

Al meneo convocante

De tu cuerpo moreno

Aceitunado

Y de nocturno mango

Madurado

Convertido en sinfonía concordante

De cuerdas y tejidos primordiales

 

Danza seductora

Efectuada

Por tus piernas prodigiosas

Iluminadas por luciérnagas

Excitadas

Baile realizado

Por tus brazos flotantes

Tu tórax insinuante

Tu cuello convocante

Tu rostro sumido

En entramado sensual

Narrativa imaginada

Por tu cabeza divina

Y reflexiva

 

Hermosa bailarina anhelada

En viajes cruzando océanos

Dejando huellas

En el clamor del mar

Y deseos desatados

En barcos cargados de ausencias

Conectando continentes ignorados

Y paradisiacos

 

Danzarina inventada al son

De tambores africanos

Percusión de corazones cazadores

Emparejando palpitaciones

Con las presas

Batidas

Selvas profusas

Escondiendo madrigueras

De leopardos insomnes

Y vigilantes

 

Bayadera de playas tropicales

Donde se baila acariciando la arena

Con las plantas de los pies

Extasiados

Agitas ondulantes composiciones

De cadera orbitando

Alrededor del sol candente

Sexo mojado

Provocando

Espasmos

Desesperados

 

Artífice de contorsiones fascinantes

Como bailarina gitana de flamenco

Desplegando danza misteriosa

Como figura simbólica

De religión aristocrática

Y hermética

Secretos de compases guardados

Transmitidos desde remembranzas

De abuelas taciturnas

Provocas sismos en placas tectónicas

De la Tierra

Inestables costras de la esfera

Azulada

Conmueves trayectorias de constelaciones

Atareadas en tus bucles

Rizados

Venciendo certezas civilizadas

Y poses encomiables

 

Aprendo de ti

De tu cuerpo forjado

Por hechizos somáticos

Existes cuando bailas

Eres cuerpo cuando danzas

Haces evidente materia musical

Cuando te mueves arrobadora

Escribiendo con tus pasos

De hada

Ancestrales tramas olvidadas

 

Fruto exquisito de pasiones terrosas

Espesores minerales

Diseminados en tu carne exótica

Herencia de códigos sonoros

De comunidades entrelazadas

Coros de árboles promiscuos

Variedad verdosa y botánica

Acompasados por múltiples llamados

De la selva

Variedades inconmensurables de  pájaros

E increíbles acrobacias de simios sagaces

Apoyados por rumores acuáticos

Acariciando como brisas mimosas

 

Flor del bosque

Espesor de ciclos mezclados

Como enredaderas tercas

De los suelos, de las aguas, de los aires

Y de los páramos barrocos

Invención cromática en pétalos

De rosas

Acompasando

Ternuras  intensas de tu piel nocturna

Acoges con tus encantos

Sabidurías todavía no realizadas

Y prometidas

 

Tu voz profunda horada

El espacio y el tiempo inseparables

Conteniendo universos incomprensibles

Voz vibrante como sonido de saxo

Y ondas de violonchelo

Voz brotada en memoria calcina

De los huesos

Y de texturas conformadas

Por huellas

Hendidas en el cuerpo

Dejando las marcas de gramática primera

Y matricial

 

Ahora entiendo

El cuerpo es nicho

Ecológico

Tu belleza condensada

Es certeza integrada

En tu cuerpo ondeante

Escultura viviente

Atenea africana

Irradiando

Enredadera vibrante

Y soñadora

 

El Oikos te cobija

Hogar de los seres

Multitudinarios de la Tierra

Atravesando tus ansias carnales

Eres canción evocando nostalgias

Y alegrías

Despertadas

 

Extiendes melodiosa voz encantadora

Y hechicera

Memoria de danzas rituales

Convocando a los dioses

Desaparecidos en la nada

Cantas como diva

En el teatro abismal

Del firmamento titilante

En concavidad sin retorno

De la materia oscura

 

Cuando bailas y cantas aprendo

El Estado no captura el cuerpo

Sino lo marca y lo hiere

Obligándolo a dar parte

De sus fuerzas  vitales

 

El imperio cree dominar los cuerpos

Y la vida

Ese es su imaginario delirante

Su deseo imposible

Su engaño

Diferido

 

Las máquinas de dominio

No pueden engañarse a sí mismas

Sin falsear a los demás

A pueblos y sociedades

Desveladas

Lo hacen convenciéndolas

Del realismo de sus narrativas

Retórica institucional

Inercia repetida

Sin rubor ni vergüenza

Apoyadas por aparatos nemotécnicos

Patrocinando a recordar

Lo que se traga el presente

Como pozo sin fondo

 

Morena amasada en aceitunas

Bañada en aceite de oliva

Delgada como espiga de maíz

Esbelta como escultura

Mediterránea

Lozana como la aurora

Hermosa Atenea deslumbrante

Sabia y guerrera

 

Leer más: http://dinamicas-moleculares.webnode.es/news/el-cuerpo-danza-baila-y-canta/