Archivo de la etiqueta: Poesía

Amazonia agonizante

Amazonia agonizante

 

Sebastiano Mónada

 

Los jinetes del apocalipsis avanzan sembrando hogueras

 

Incendio en la Amazonia 2

 

 

 

 

Amazonia proliferante de polifónicos cantos,

matriz de inteligencias sensibles,

memoria ecológica y sabidurías vitales,

anaconda alimentada por muchedumbres de serpientes,

continente de secretos biológicos y narrativas vegetales,

entramados corporales de animales de mirada melancólica.

Territorio donde germina la ayahuasca, memoria celular,

hermenéutica de entramados indescifrables.

 

Río Amazonas surcado por conquistadores náufragos,

buscadores de ciudades de oro y del país de la canela,

emboscados por pueblos de mujeres guerreras,

que los atormentan de día y de noche,

los vencen despiertos y en sus sueños.

 

Las sociedades cultivadoras de bosques,

arquitectas de lagunas artificiales y de canales hídricos,

desaparecieron dejando marcas distribuidas en la selva,

para recordar los caminos de regreso

cuando corresponda volver a la sinfonía tropical.

 

Los jinetes del apocalipsis avanzan sembrando hogueras,

donde exuberante y desnuda la Amazonia se quema.

Sabios árboles gimen agitando sus ramas de carbón,

murciélagos alados naciendo abrumados de cenizas,

que tiznan turbulentos aires contaminados.

 

Amazonia colgada en intangible cruz

en bóveda acongojada.

Su ceniza se esparce atormentada,

enjambre de mariposas noctámbulas,

profundas entrañas del orbe agitado,

apagando luz circundante de vida,

debatiéndose mortalmente herida,

encendiendo sanguinaria concavidad nocturna.

 

Jinetes del apocalipsis, montados en pelagios mecánicos,

máquinas sedientas bebedoras de energía fósil,

perdieron sus alas al descender a selvas condenadas.  

De implacable acero afilado

abren surcos en la jungla,

cortan troncos centenarios.

Océano de afectos exhalando aires sanos,

donde la meditación verde lanza

dulces pensamientos acuáticos.

 

Amazonia carbonizada entierra a sus hijos quemados.

múltiples plantas y muchedumbres de animales incinerados,

en aras del progreso, inscribiendo heridas profundas,

heridas abiertas sin cicatrizar en la carne,

en espesores exuberantes del cuerpo terroso.

 

Presidentes de estados encaracolados

en laberinto abismal de sus miedos

y abominables terrores fantasmales,

miran con desdén cementerios de cadáveres.

Lo que en vida fueron proliferantes tejidos

de entrelazadas tramas vitales.  

 

Cadáveres dispersos en campo de batalla

de vertiginosa modernidad crepuscular,

alucinante como ejército de antorchas festivas,

carnaval del desarrollo sepulcral.

Continentales venas abiertas derraman cantos,

inconsolables plegarias de largos duelos,  

recorridos de muerte desembocando en el mar,

atormentado por pérdida irreparable de los hijos,

sin poder siquiera levantar vuelo,

pájaro herido esperando al silencio.

Las alas fueron cortadas por miedo afilado

de jerarquías administrativas del dinero.

 

Revolucionarios de pacotilla y fascistas criollos,

engreídos bufones de cortes clientelares

o comedidos machistas dispuestos al feminicidio,

vulgares asesinos de pueblos nativos,

jinetes del apocalipsis, montados en máquinas de muerte,

se unen martirizando a la Madre Tierra llevada al patíbulo,

donde descuartizada y desnuda la naturaleza agoniza,

ante públicos atónitos observando espectaculares

catástrofes desbocadas por el fuego,

prodigio de fabulosas masivas torturas.

 

Héroes anónimos de irradiantes devociones,

jóvenes voluntarios de entregadas vocaciones,

actos heroicos, derroches sin reclamo,

circulación del don y del dar,

corren armados de amor,

fusiles acallados por las flores,

desesperadamente

a salvar a manadas de animales en estampida

a plurales familias de árboles que perecen,

aferrándose a sus patas y sus raíces

que huyen y se hunden en la nada.

Profundidades del planeta amenazado,

para llegar al corazón terrícola

que apresuradamente palpita angustiado.

 

Jinetes del apocalipsis avanzan sembrando hogueras

cuando terminan su lóbrega tarea,

fastuosa piromanía embelesada,

comienza el espectáculo en estridente pantalla ,

donde megalómanos patrones de gobierno,

títeres del lado oscuro de la luna,

se muestran esforzadamente preocupados

ante cámaras y periodistas embobados,

cabalgando sobre cuerpos martirizados

de la naturaleza decapitada.

 

Desde el fondo de complexiones vitales,

memoria ancestral anterior al tiempo,

emerge frenética voluntad de potencia creativa,

serpiente alada, metamorfosis de Tunupa,

para poblar de nuevo la Tierra soñada,

desterrando a los jinetes del apocalipsis

para siempre y para nuca más

repetir la pesadilla abstracta de la valorización

estéril y sin horizontes.   

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios

Vida

Vida

 

Sebastiano Monada

 

 

Vida.pdf

 

 

 

Vida

Sensibilidad flotante

Sientes esta creación improbable

Donde te encuentras

Y te preguntas

¿Por qué?

No hay respuesta hasta ahora

Ni sabes si habrá alguna vez

Como incógnita de mudo pez

Bañándose en el agua de la aurora

 

La respuesta quizás seas tú misma

Vida fecunda y pensativa

Vitalidad palpitante y creativa

En cuanto estás presente

Y desbordante de energía

 

No hay necesidad de preguntas

Como búsquedas en abigarrada

Verdosa selva tupida

Ni de repuestas

Como verdades de sabios

De miradas perdidas en lontananza

Solo saber que estás

Ahí desde siempre

Como azar

En la filigrana de la necesidad

Jugando con los colores mágicos

Pintura en once dimensiones

Que eres sensible y memoria

Que sientes, te alegras y te angustias

Eso es ya más que respuesta

Es autenticidad de la existencia

Como manifestación evidente

De la creadora potencia

La plenitud del afecto

Como viento provocado

Por enjambres de mariposas

Amor a través de este sentir

Del espesor experimentando

Constantemente

Como órbitas inagotables

De planetas insomnes

O trampa turbulenta de remolinos

 

El comienzo de todo

Es entonces el afecto

La sensibilidad anterior al comienzo

Incluso a ella misma

La vida en metamorfosis

Permanente

 

Parece inspiración

Como sueño de niño inocente

Aquéllo que somos y no conocemos

El olvido nos ha separado de la plenitud

Haciendo solo recordemos lo reciente

Creamos en la memoria corta

Sobre todo preguntemos

Cuando el cuerpo sabe todo

 

¿Por qué el olvido?

¿Por qué la separación?

¿Por qué buscar el saber absoluto?

Cuando ya está en el cuerpo

En su ansioso palpitar

Y entrañable sentir

En su luminoso imaginar

E intuitivo razonar

 

¿Quizás porque perdimos el rumbo?

En un momento y situación

Sin acordarnos de nada

Quizás porque nuestra madre genoma

Guardo escrupulosa el secreto

En el fondo de nuestro cuerpo

Para lo descifremos

Cuando lo merezcamos

 

No lo sabemos

Pero es mejor entregarnos

A búsquedas o retornos

Recorridos itinerantes

De comunidades nómadas

Recuperando la memoria

En el tiempo perdido

En vez de extraviarnos

En miserables objetivos

De corto alcance

Como saltos de boxeador

O retórica de orador

Enredando a su rival

Cuando también puede embrollarse

El mismo con sus lazos rodantes

 

Entregarnos melancólicos

A triste expresión

Como llanto angustiado

De luto la canción

Proyectados por el ego

Herido en su aterido orgullo

 

¿Acaso creemos comienza con nosotros la razón?

El pensamiento y el sentir

¿Acaso creemos somos el centro

y el fin del universo?

No hemos entendido nada

Por qué estamos aquí, dónde estamos

Desde cuándo

Y por cual río nos abandonamos

Parafraseando a Pedro Shimose

De quiero escribir pero me sale espuma

Desechamos las conexiones inmediatas

Con todos los seres del cosmos

Preferimos acurrucarnos en supuesta

Soledad en destierro

Por dramática imaginación exasperada

Preferimos refugiarnos como sufrientes

Crucificados como herejes

Por soldados romanos obedientes

En congoja de víctimas

Como lágrimas de madres desoladas

En vez de entregarnos de lleno

A la alegría creativa de la vida

Leer más: http://dinamicas-moleculares.webnode.es/news/vida/

Intuición poética

Intuición poética

Intuición poética

 

Sebastiano Monada

 

Intuición poética

 

 

Índice:

 

Prólogo                                                  

No podrán contra ti                                

La potencia                                             

Analogías                                                

El sentido del mundo                                       

Más acá y más allá de las palabras         

Irradiaciones del big-bang                      

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Prólogo

 

Intuición poética, poemario que reúne seis poemas; No podrán contra ti, dedicado a jóvenes rebeldes, heterodoxos e iconoclastas; La potencia, canto a la potencia creadora; Analogías, reflexión metafórica sobre  conexiones y semejansas, que parecen transferir contenidos; El sentido del mundo, pregunta romántica por el sentido inmanente del mundo en constante devenir; Más acá y más allá de las palabras, retomando la intuición subversiva,  que usa palabras para transmitir y cargar las comunicaciones afectivas de los tejidos cósmicos y de las cuerdas compositoras del pluriverso, comprendiendo sus distintas escalas; e Irradiaciones del big-bang, canto al origen permanente donde nos encontramos, en su irradiación explosiva de afecto.

 

Los cuatro primeros poemas se pronuncian siguiendo las huellas de los anteriores poemarios[1], sobre todo, de los más cercanos. En cambio, los dos últimos varían, no solamente el ritmo, sino la escritura versada; se expresan en la evocación simple de pensamientos desnudos, sin mucha ropa metafórica. ¿Se trata de mutación o metamorfosis? No lo sé. Parece formar parte de comunicaciones accesibles y conmociones sinceras.

 

Hay dos poemas de intuición subversiva; los otros, podríamos decir, de intuición poética. Se canta a la rebelión y se canta a la potencia. No se separa la subversión praxis de del acontecimiento del tejido espacio-tiempo; la subversión de la praxis forma parte del acontecimiento espacio-temporal; por lo tanto, no se efectúa al margen de los juegos lúdicos del pluriverso, ni de sus determinaciones simultáneas o de su complejidad integral y simultánea.

 

 

 

 

No podrán contra ti

 

 

 

 

 

Dedicado a los y las jóvenes libertarias

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

No podrán contra ti

Rebelde heterodoxo iconoclasta

Guerrera amazona indomable

Amenaza digna contras los sátrapas

Del geriátrico imperio crepuscular

O entumecidos cipayos celosos

Por sus servicios prestados

De novedosas colonias soberanas

Que no comprenden tu entrega

Agua depositando su energía

Al espesor de la fértil tierra

No entienden

Tu donación heroica

Sin pedir nada

 

Las máquinas de guerra

Águilas al acecho de las presas

O descomunales adefesios estrepitosos

Depredadoras asesinas ungidas

Por antiguas jerarquías de monjes

Pálidas y Lánguidas figuras

Cultivadas en góticos monasterios

Y por enmohecidos nobles descendientes

De delirantes conquistadores

Buscadores de la ciudad dorada

Impuestos a espada y fuego

O emprendedores burgueses aposentados

En flujos de trabajo ajeno

Poder solidificado de lava

De sangre derramada

Por ancestros armados

Con mitos inventados

Convertidos en dioses

Por iglesias tenaces

Y por burocracias serviles

Y cortes de carnavales

 

No podrán doblegarte

Con sus cárceles grises

Lóbregos rincones del castigo

Y la condena apresurada

No podrán someterte

Con su violencia sistemática

Como látigos del cronograma

Raciones del día y de la noche

Y acusaciones desmedidas

Hechas por jueces sombríos

 

No pueden artefactos obsesivos

Dominarte por miedo buscado

Pues el coraje que tienes

Como volcán encendido

Deviene del amor a la vida

De afectos voladores

Aleteos de aves

En espesor de miradas viajeras

 

No pueden someterte

Ni por la violencia repetida

Ni con la ley tramposa

No pueden, son impotentes

Contra digna potencia de tu cuerpo

Enamorado de la vida

Y alegre como el amanecer

Copioso nacimiento del resplandecer

Del danzante devenir

Encendiendo nacimiento del día

Comenzando con luces la sinfonía

De la ciudad despierta

Y de comunidades labradoras

Cultivadoras de sueños

Seduciendo a bóveda sensible

Extasiada por caricias del sol

Palabras ardientes de amor

Curvándose ante metáforas de poemas

Entonado por jóvenes apasionados

Cautivando con arte

A territorios humedecidos

Por lluvia copiosa

De pensamientos cristalinos

Dilución compulsiva

Donadora de arroyos de lágrimas

O de primorosas risas

 

No podrán vencerte

Con su tropa de obedientes

Robóticos policías a sueldo

No podrán contigo

Aunque te encarcelen

En la prisión construida

Con piedras de angustias

Del déspota patriarcal

En otoño ritual

Ceremonia de sacrificios fetiches

Convertidas en ladrillos tristes

Cocidos a fuego lento

Por hornos de Vulcano

Ancestralmente envejecido

Y mitológicamente enloquecido

No lograrán subordinarte

Pues sus rejas no pueden

Detener la fulgurante irradiación

De tu entrega heroica

Prodigiosamente afectiva

E intensamente generosa

Devoción al combate popular

Contra maquinaria chirriante

Artefacto barroco construido

En el elíptico milenio largo

De arcaicas religiones del verbo

Exhalado en desierto sin sombra

Repitiendo sermón de la montaña

Del hijo del hombre

Crucificado en el madero sacrificado

De los bosques talados

Estas en batalla permanente

Contra dominaciones

Enquistadas en la piel

 

Tú eres el impulso vital

Inherente a los hermenéuticos cuerpos

Llevando adelante épicas humanas

Recogiendo cosecha de herencia

Dejada por rebeldes precedentes

Continuando sus pasos al andar

Por caminos inventados

Como pisadas hendidas

En suelo fecundo

Donde se plantan semillas

De alborozada esperanza

Siguiendo tu propia ruta

Abierta por espontánea

Algarabía danzante

Rebosando de alegría

Al moverse suavemente

En dulce armonía

 

No podrán vencerte

Porque eres vida

Y amas su esplendor refulgente

Desplegando potencia liberada

Acompañando a vibrantes seres vitales

Desprendiendo melódicas alegrías

 

La máquina oxidada

Investida de chatarra acumulada

En cementerio de locomotoras

Metálica vejez usada todavía

A pesar del aterido desgaste

Anacrónico aparato reciclado

Descomunal máquina fabulosa

Construida en orbitas del milenio

De intermitentes guerras de conquista

Y angustiados déspotas paranoicos

Y ataviados magos tuertos o ciegos

Unos temen a su sombra

Otros adivinan el futuro

En las entrañas del ave

Descuartizada

 

La máquina barroca

Solo puede crujir espantosa

Con toda su metálica canción

En simultáneos velorios

De hermosos niños asesinados

Por crepitar de metralla implacable

Y atronadores bombardeos apocalípticos

Puntillosa tecnología aparatosa

Del lóbrego imperio enfermo

Recurriendo al chantaje desesperado

Amenazando cibernético con sus mitos

Antaño inventados por oráculos

Repetidos sin ingenio por ideólogos

En narrativas mediocres

Disfrazándose de invencible leviatán

Despiadado insípido sultán

Sin embargo visiblemente temeroso

Aterrorizando a sus vasallos

En presente dilatado

 

Cuando los pueblos descubran

La vulnerable condición de la máquina

Su máscara de mármol

Su aparente figura

De incuestionable poder

Y continuo desarrollo

Descubriendo

El vacío profundo

De su leyenda

Y apariencia indilgada

No les costara dar el soplo

Derrumbando

Los castillos de naipes

 

Te juzgan y te condenan

Te castigan y te encierran

Por un siglo contado

Con los dedos juntados

De jueces putrefactos del tribunal

Al servicio del capital

Suman con odio y con miedo

Operación de aritmética insólita

Insostenible en racionalidad matemática

Pues te temen

Saben que eres una guerrera

Sigilosa en la noche

Y valiente en el contienda

Que eres un combatiente

Certero en el día

Corajudo en el batalla

Que no se rinde

Continuando incansable la lucha

Convocando a los jóvenes rebeldes

Y a los pueblos insomnes

A levantarse

Contra la impostura

Y la inscripción aterida en el cuerpo

De la deuda infinita

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La potencia

 

 

 

 

 

 

 

 

Nadie sabe por qué estamos aquí

Olvidando todo lo del allí

Desde cuándo vinimos apresurados

Una fresca mañana carmesí

Y por qué recorridos abandonados

En este presente ilusionados

Y en este cosmos albergados

Pluriverso conteniendo al mundo

No es un páramo deshabitado

Sino ecología de entramados habitados

 

Pueden dar toda clase de respuestas

Ninguna de ellas acierta

Unas más audaces que otras

Son conjeturas no demostradas

 

No sabemos mucho del por qué

Tampoco sobre la realidad del arjé

Vivimos sin dar con la repuesta

Por más que sea modesta

Sin preocuparnos ya por ella

No acudiendo a su demanda

La pregunta sigue ahí

Delante de nosotros

Dentro de nosotros

Esperando la explicación

No nos preocupamos por darla

Optando mas bien por pelearnos

Como si nuestras ansias

Circunscritas a deseos inmediatos

Y de triste alcance corto

Pudieran acaso compararse

Con semejante pregunta

 

Hemos renunciado a lo fundamental

A la encomendada tarea primordial

Hemos dimitido al acontecimiento vital

De esta existencia sideral

Acontecimiento siempre actual

Por fines penosamente mezquinos

Y confirmadamente infortunados

No vemos con esta actitud

Que es muestra de lasitud

Dejamos de cumplir con la potencia

Del universo creado

 

La potencia es evidente devenir

Donde anida hogareño el porvenir

Es la inquieta metamorfosis

Logrando componer simbiosis

Y la transformación de la gnosis

Es la creatividad misma

Que se comporta como aforisma

La copiosa capacidad inmanente

La irradiante capacidad trascendente

De crear constantemente

Como fuente brotada de las rocas

 

Formamos parte de sus realizaciones

Somos hechura de la potencia

La contenemos en nuestros cuerpos

Ella se encuentra como posibilidad

De crear mundos alternativos

Sueños realizados a voluntad

 

La potencia anida en nuestros cuerpos

En cada célula animosa

En cada átomo compositor

Siendo en el universo el motor

En cada partícula viajera

En cada cuerda sonora

En la sinfonía del cosmos

Tocando melodía interminable

Inspirada composición musical

Es lo que hace posible

Y maravillosamente realizable

El acontecimiento sideral

Como recuerdo arcaico

Cada uno de nuestros actos

Como lances o raptos

 

Por qué actuamos indiferentes

A grandiosa oportunidad dada

Tan calculadamente improbable

En la aleatoriedad del juego

De inquietantes universos paralelos

Y en el entrañablemente nuestro

Donde algún planeta habitado

Por proliferantes seres biológicos

Dibujando airosos mosaicos

Rítmico rota danzante

Orbitando reflexivo

Deslizándose suavemente

Como balletista en hielo

Apareciendo entre ellos

Uno tan particularmente extraño

Cree que el centro de todo es él

Como si fuera el maná o la miel

De dioses muertos de risa

Y no se asombra de estar donde está

En un universo que no hubiera sido posible

Sino por el juego de azar

 

¿Cómo escapar del orgullo?

De la egolatría sin sustento

¿Cómo salir del centro vacío?

¿Cómo volver a la alegría

Y al asombro de los niños?

Que ávidamente aprenden

Y melodiosamente vibran

Como la sinfonía del universo

 

Entrabados en guerras sin sentido

Justificadas por consignas vacuas

Enaltecidas por símbolos corporativos

Atareados en enriquecimientos abultados

Que no compran la felicidad

Sustituida por el goce banal

Del compulsivo consumo

Y del presuntuoso prestigio formal

De las ceremonias pomposas

Obsesionados por verdades de pacotilla

Máscaras inventadas por la maquilla

Comparadas con el acontecimiento vital

De la dinámica cósmica existencial

En sus pululantes distintas escalas

 

Este humano demasiado humano

Tonada de tango en piano

Se ha repentinamente convertido

En criatura perdida en sus imaginarios

Incapaz de vivir el presente

En la intensidad que conviene

Incapaz de acoplarse

A los ciclos vitales

Y al tejido espacio-temporal

En su composición actual

Solo atina a jugar al poder

Como si fuera ley por doquier

En los espacios restringidos

De sus burbujas especulativas

 

La poesía busca activar potencia

Anidada en los cuerpos

Como barcos agolpados en puertos

Desatar intempestivas tormentas

Barredoras de tramas no escritas

Que nos atrapan cautivadoras

 

La poesía incendiaria

Inspiración de Vicente Huidobro

Los verdaderos poemas son incendios

La poesía se propaga por todas partes

Iluminando sus consumaciones

Con estremecimientos de placer

O de agonía

Busca latidos de corazones

Para que con sus pulsaciones

Podamos coordinar con rotaciones

De la azulada cenicienta Tierra

Y con flujos ardientes del sol

Como extendidas caricias sensuales

Busca despertar códigos dormidos

En cavernas profundas del cuerpo

Y en la ansiedad de sus órganos

Para escribir en conjunto

De fraterno modo colectivo

Los versos más sublimes

Dedicados a la pasión

De las constelaciones

Atareadas en espirales

Como remolinos luminosos

Alrededor de huecos abiertos

Por agujeros negros

 

 

Por eso quiero entregarme

A las galaxias seductoras

De tus acuosos ojos

Dejarme tragar por plenitud

De misteriosas lagunas

De tus pupilas insondables

 

Quiero quedarme en las tardes

Junto al insomne viento

Y la montaña donde en las alturas

Medita como amauta iluminado

Observando la agonía del día

Llevándose la carga consigo

Las encendidas veloces luces

Que alumbraron la jornada

Cuando los vanidosos humanos

Desplegaron sus gramaticales pasos

Presurosos sobre las calles

Atormentadas por los dramas

Que recorren desconsoladas

Por las largas aceras de piedra

O sorprendidas por las tramas

Que enlazan coloridos hilos

De singulares recorridos

De particulares historias de vida

 

Quiero dejar en mis hijos

La herencia de mis sueños

Despiertos como esperanzas

Y de mis arraigadas experiencias

Transmitir tradiciones nuevas

Las consideren de manera sopesada

Como referentes orientadores

Cuando libres como aves

Y cautivos en instituciones

Puedan balancear alternativas

Y escoger la que estimen mejor

La que alcance imponderable valor

Sean autónomos como las decisiones

Que toman los artistas

 

Quiero compartir con la familia

Sus reuniones tumultuosas

Y afectos esparcidos en el aire

Como fragancias indescifrables

Ritual heredado de antepasados

Juntando a generaciones consanguíneas

Mezclándose en la fiesta

Aprendiendo del barroco escenario

La memoria guardada de la tribu

 

Quiero con los amigos

Embriagarme de alegría

Comprendiendo afecto grupal

Como carnal atributo causal

Es complicidad traviesa

Como conspiración aviesa

De los eternos niños

 

Quiero a mis coterráneos

Como se quiere a la tierra

Donde desnudos nacimos

Como se ama la intimidad

De una eterna amistad

Un mismo destino compartido

Como cultivo cooperado

El pasado que pesa

Y el futuro que espera

Destino artesano no tejido

Por las lánguidas hilanderas

De la cantora luna pálida

Momentos de decisiones propias

 

Adoro sus miradas viajeras

Como migraciones de golondrinas

Y rememoradas canciones nostálgicas

Sus pronunciados pómulos relucientes

Sus incesantes preguntas inocentes

Sus nocturnas trenzas de novela

Peinadas a la usanza antigua

En brumosas orillas de ríos

Serpenteantes amazónicos

Sus expectativas sencillas

Extendidas como grafos

En glaciales mandiles blancos

Marcas súbitamente revoltosas

O en sus ambiciosas pretensiones

De garbosos gallos de corral

Añorando el matorral

Cantando alborozados la alborada

Al despuntar el día

 

Amo a esta humanidad que se olvida

Amnesia de lo que es

Se olvida que es corto su trayecto

Y largo el camino del colectivo humano

Olvida que es pariente

De todas las especies

Pues es un genoma

Que programó a todos

Distintas versiones

De los ciclos vitales

Somos la festividad del Oikos

Que retorna constante

Al comienzo de todo

Lo hace creativo

En la diversidad de coros

 

Canto a la vida

Que permanente revoluciona

Armonías abigarradas en planeta

Azulado por el aire y el agua

Que se rozan enamorados

Componiendo encantadoras melodías

Que nunca son las mismas

Recurrentemente repiten

Variaciones del origen

Entrañablemente deseado

 

Canto al pluriverso que nos mira

Con innumerables ojos

Que de ninguna manera juzgan

Como lóbregos jueces grises

Sino que enternecidos

Se miran así mismos

Pues somos sus criaturas

Que repiten sus gracias

 

Canto a la potencia

De la que somos parte

Canto al acontecimiento

De la permanente creación

Al juego placentero

De la constante invención

De esta portentosa

Capacidad mutante

Moviendo a cada instante

La trama del tejido

Que cambia espontáneo

Sus texturas indescifrables

 

 

 

 

 

Analogías

 

 

 

 

 

 

 

Elásticos celajes del atardecer

Nostalgias dilucidadas en tus ojos

Mi inquietud sin tiempo ni espacio

Horadando las sensaciones acongojadas

Se comunican secretamente conversando

Acerca de ateridas analogías indefinidas

Convirtiendo a palpitantes cuerpos indefensos

En intérpretes de vibraciones fugitivas

 

Los celajes estirados despiden al sol

Que agoniza derrochando pasión

Dejando escapar su clamor

Con sus pañuelos ardientes

Mientras el astro se hunde

Como estruendoso barco náufrago

Al fondo insondable de la esfera

 

Tu mirada se convierte en horizonte nómada

Donde se aposentan suavemente bosques

Despojados de sus hojas arrancadas

Por tijeras intangibles del viento

Acompañadas por sueños abandonados

Mi inquietud se ha transformado en cóndor

Vigilante amauta de la cordillera

 

Analogía de formas y de sentidos

Filiaciones de sangre inscrita en la tierra

Como huellas hendidas inolvidables

Mimesis mutantes de contenidos

Alianzas territoriales tejidas

Por magia de circulantes dones

Y expresiones elocuentes en significados

Como transferencia de mitos

Ceremonialmente narrados

Sonando a despedidas crepusculares

Cuando se avecina el dialogo sincero

En asambleas intensas de constelaciones

 

El anaranjado verso de los celajes

Recitados con voz de fuego

Y melodioso tono sonoro

Se parece a tus inspirados pensamientos

Exploradores alpinistas de cumbres

Y aventureros intrépidos de selvas

Interpelando al galope de mis inquietudes

Enlazando el tejido invisible de conexiones

Entre el sueño de los celajes lánguidos

Y la lógica sensual de tus reflexiones

Vinculadas a la palpitación ardiente

Que recorre ritualmente mi cuerpo

Febril torrente de cristales disueltos

 

Quizás tus nostalgias puedan recoger

Como fresca brisa al amanecer

Juntando minuciosa suspiros de hojas

La herencia dejada por ancestros

Hace tiempo olvidados

En coloridos awayos enterrados

Como ocultos tapados

En antiguas casas solariegas

En el mustio subsuelo dormido

Como legendario gigante cansado

 

Quizás los pianistas dedos  solares

Aferrados como felinas garras

A cabras nubes  ensangrentadas

Puedan retener el naufragio de la estrella

Paralizada en el horizonte que se la traga

Como cuando se apaga la cera de la vela

 

Quizás el tropel de pulsaciones

Como oleajes constantes

Estallando como súbita estampida

De suspicaces vicuñas

Pueda al final calmar mi ansiedad

En la explanada inmensa tendida

De la puna sosegada

 

No sabemos mucho del azar

Como dados echados al andar

Del solitario caminante osado

Tampoco de la necesidad

Como regular horario solar

Pero adivinamos probabilidad

De sincero abrazo entusiasta

En eterno juego paradójico

De la celosa regularidad

Y de la alegre aleatoriedad

 

Una comunicación antigua nos cruza

Atraviesa las nubes heridas

De lamentable alargada despedida

Los océanos misteriosos de tus ojos

Mi rebelde cuerpo enamorado

 

El inmanente sentido buscado

Se encuentra secretamente escondido

En las comisuras de analogías emuladoras

Como dibujados besos de labios encarnados

Simulando formas de tus cavilaciones

Como migraciones de bandadas de aves

Y de desbordes de mis sensaciones

Como inundaciones amazónicas

 

Tendríamos que confundirnos en texturas

Tramas memorizadas de cuentos nocturnos

Cuyos finos hilos son hechos

De sangre derramada de celajes

Con argumentos expuestos en tu retórica

Y nutridos fluidos que mi piel exhala

 

Tendría consecuentemente perderme

En los fondos recónditos de tu mirada

Allí de donde ya no regreso

Viajando el destierro sin retorno

Odisea inédita interminable

 

Mientras el crepúsculo ciego

Apaga el día despeinando tu cabellera

Haciendo caer cadenciosa tu melena

Como espesa hojarasca de otoño

Ondulando como vaivén de la marea

Y enciende la noche despojándote la ropa

Cuando tu cuerpo brilla como lámpara

Con el fulgor voluptuoso de tus deseos

Desatados como enjambre de mariposas

Y flores primaverales primorosas

 

Ahora sé que estoy contigo para siempre

En despedida de celajes taciturnos

Cuando tus alados ojos viajeros

Detienen el naufragio del barco solar

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El sentido del mundo

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

No es invento de nadie

Fantástica quimera bordada

Herencia, imaginación deslumbrante

De anónimo genio solitario

 

Ni esencia oculta a los ojos

Seducidos por fenómenos inesperados

Se descubre horadando apariencia

Alucinante espejismo del desierto

O bruma espesa en fría madrugada

Al nombrar secreto abstracto y puro

Accede suministro a verdad absoluta

 

No es amor platónico de filósofos vírgenes

Castos y fieles a su amor profanado

Cavilación templada de celibato

Compromiso adquirido, donación dramática

Disciplina de monjes en monasterios

De ignotos continentes lejanos

 

No es concepto ecuménico

Fúlgida ave fénix desplumada

Eterna, naciente de cenizas

En repentino incendio propagado

Por asustados pirómanos aprendices

Cosmopolita idea universal

Arribada por pública divulgación

Tozuda repetida conmoción

Obstinada, habiendo experimentado

En blancos laboratorios diáfanos

 

No es tampoco soterrado misterio

Trabajosamente develado a místicos

En consagración de meditación acentuada

Laboriosamente alcanzando el nirvana

 

Sentido, ancestral relación con el mundo

Virtual y pródigo obrado colectivo

Eruditas manos maravillosas

Artesanía prolija dando forma

A suave arcilla dormida

Convertida en voluptuosa vasija

De barro fecundo

Prodigiosa, cosida a fuego lento

Alfarera curvada en insinuante deseo

Hospitalaria, abasteciendo de miel

Como lechosa sonrisa divina

Añejando alquimia de vino

Acompasado tambor resonante

Rítmica percusión, corazón palpitante

Y olvidado sueño de niños

Intuyendo sentido del mundo

Boscoso, azulado y fulgurante

 

Recóndita inmanencia compartida

Como mote de maíz en mesa servida

Barroco orbe devenido sentido

Gótico acontecer expresivo en el mundo

Copiosamente emanado de cuerpos

Madurando nostalgias guardadas

Furor concebido por Oikos

 

El sentido es tejido trenzado

Advenimiento aleatorio de pasiones

E inolvidables sueños de artistas

Pintando con miscelánea de colores

Barrocos, mezclados en búsquedas

Inspiración dibujada en formas

Adivinas de potencia creadora

Mutaciones fecundadas por significados

Lúdico mundo, jugador apremiante

Cotejando manoseada baraja gitana

O heracliteano travieso aprendiz

Secretos del fuego como matriz

Del enigmático universo fugitivo

Agitando fina arena en la playa

Removiendo hojarascas otoñales

Gozando florestas primaverales

Y frenéticas lluvias veraniegas

Regocijo deslumbrante en alegrías

Cobijado en curiosas miradas

Y nocturnas pieles sensibles

 

El sentido es derroche de afecto

Embriagante vida colmada

Elegante razón innovadora

Entregando lucidos argumentos

Al cambiante cosmos asombrado

 

El sentido es mutante serpiente alada

Crisálida de mariposa tatuada

Metamorfosis en experiencias exuberantes

Activa memoria renovada en narraciones

Ciclo envolvente de la bailarina Tierra

Tasando en balanza de plata la vida

 

El sentido del mundo viaja

A lomo de caballos o llamas

En itinerantes caravanas gitanas

O errantes columnas de sal

Trocadas por coca o papas

Inmediata intuición compartida

Prolíficos seres agitados

Sintiendo detalles hilados

Inéditas tramas tejidas

Sonoras vibrantes cuerdas

Inspiradas, componiendo canciones

Encendiendo intermitentes estrellas

 

El sentido del mundo

Es creativo devenir constante

De glaucas ondas musicales

Caricias despertando materias

Halladas en la oscuridad adormecidas

 

¿Qué sería del mundo sin sentido?

Como áridos océanos sin agua

Y despojados continentes sin bosques

¿Qué sería del sentido sin mundo?

Como atónitos humanos sin nombre

El mundo, escrupuloso discernimiento

Gramática de recuerdos señalados

Llevando el agua curva y compulsiva

 

El sentido es el mundo

Inscripción de huellas hendidas

En devota carne perceptiva

Circundante mundo compartido

Órbitas de ciclos vitales

 

El sentido fluye fecundo

Existencia esparcida como semilla

En siembra de papa imilla

Intensa vivencia impulsiva

Desplegando cadenciosas danzas

Seductoras, curvándose en sinfónica

Inaugural gravitación armoniosa

Del antiguo pentagrama cósmico

 

Ondulante sentido donado

En ritual ceremonia festiva

Vehemente cuerpo vital

Ingenioso, entabla dialogante

Múltiple comunicación ancestral

Alguna vez perdida en el olvido

Del simbólico humano animal

 

Hoy en día, en planeta acuoso

Desvanecido sentido inmanente

Geología de sedimento mineral

Navegante devenir permanente

Magia transformando materia

En incansable energía vibrante

Recorrido acaecimiento constante

Maleabilidad convirtiendo sensaciones

En sublimes composiciones cambiantes

 

Herramientas de mundo maquinal

Yerto, repetición aletargada

Del estruendoso crepitar ensamblado

Achacoso chirriante engranaje

Compás de acero recurrente

 

Novela de la triste figura

Vertiginosa modernidad ilusionada

Abogada ley evolutiva

Y decantación, norma boyante

Arrojándose contra molinos de viento

Como si fuesen dragones míticos

Apilados, pasado desvanecido

Cuando son provisionales instituciones

Extensos campamentos de hongos

Ateridos en los tejados de las casas

Marcas pictóricas del tiempo imborrable

Exhortación de insomnes fantasmas

Como pálidos jinetes nocturnos

Habitantes del desierto de la nada

 

Recuperar el tiempo perdido

Búsqueda de Marcel Proust fascinado

Retorno literario al sentido inmanente

Guarecido en texturas carnales, corpóreas

Y redes de venas y arterias ansiosas

Volviendo curvada, metamorfosis

Del trenzado espacio y tiempo

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Más acá y más allá de las palabras

 

 

 

 

 

 

Te hablo a ti palpitación del cuerpo

Con el rumor calcino de mis huesos

Te hablo a ti con la palabra en la mano

Y el coraje encendido en la boca

Recurro a la palabra porque no tengo de otra

No te detengas en el sonido que escuchas

No está ahí lo que quiero entregarte

Sino en lo que cargan en sus lomos guerreros

O en sus vientres de madres

Del lenguaje aprendido

 

Te hablo para decirte debemos sublevarnos

Convocados por la sangre

Corriendo por venas y arterias

Recuerdos de seres indomables

Abrieron los senderos convertidos en caminos

Que transitamos ahora

La libertad, la igualdad y el afecto a la vida

Guerreras perseguidas por iglesias patriarcales

Luchadores temidos por estados serviles

 

Ahora nos toca tomar la posta

Levantar nuestras manos con las sabias armas

Iluminismo crítico de autoridad senil

Intuición subversiva destruyendo fronteras

Y muros paranoicos de hombres temerosos

De los flujos vibrantes circulando la esfera

Órbitas vitales deambulando el vientre redondo

Del planeta de agua

Y de tierra fecunda

De climas circundantes

Y bosques eruditos

Madera registrando los acontecimientos

Memoria inscrita en cilindros concéntricos

Marcados en los troncos de árboles centenarios

 

Te convoco a la subversión de la praxis

Destructora de fetiches y de mimesis tramposas

Me convocaron también al romántico gesto

Acto heroico, derroche del cuerpo

Sin pedir nada a cambio

Sino amor al instante donde encontramos

La eternidad transgresora

De conductas alterativas

Defendiendo la vida amenazada

Por máquinas defectuosas

Construidas por técnicas erradas

Sometidas al servicio de abstracta sumatoria

Error enmendable por aprendizajes

Empero los celosos guardianes

Propietarios de las máquinas dañadas

Impiden la adecuada corrección

Pues medran a la sombra de semejante error

 

No les importa si arriesgan el porvenir

De generaciones venideras

Tampoco les importa los pueblos

Ni los bosques talados y por devastar

Ni las cuencas biodiversas

Matrices de nichos saturados

Y de ríos serpenteantes

Ni las plantas y animales preocupados

Por destrucción de sus ámbitos

Y territorios propios

Acompañantes  en transcurso compartido

En la esfera azulada y acuosa

Mucho menos les importa los minerales

Considerados materias explotables y vendibles

Cuando son transformadas en mercancías

Excesivamente maquilladas

Y grises gatos noctámbulos

 

Estamos convocados  por la memoria actualizada

De la materia viva

Por el azar y la necesidad de la existencia herida

Porque estamos aquí presentes

En el momento intenso del nudo gordiano

Del tejido de awayos

Responsables de lo que ocurre

En coyuntura incierta

 

Si amamos al ingenio de la vida

A inteligencia molecular creativa

Agradeciendo la oportunidad dada

Sintiendo la exquisita aventura

De universos dinámicos en distintas escalas

Debemos intervenir en los decursos posibles

O inventar recorridos nuevos

 

La palabra, la voz y la escritura son ahora

Nuestros lazos filiales y de alianzas políticas

Ligando nuestros cuerpos en la lucha integral

Por la vida creativa y espontánea

Que nos hace compañeros de combate

En defensa del planeta acuoso

Y de espesor territorial

Nos hace hermanos de otros seres no humanos

Compartiendo con ellos el programa inicial

De la vida maravillosa e inventiva

 

Convocados estamos a entregarnos con pasión

A la defensa de la vida

Sin odiar ni tener enemigos

Defendiendo con ardor la vida de todos

Incluyendo a otras víctimas creyéndose amos

Y patrones exentos de penurias ordinarias

Gobernantes inmunes a las contingencias

Sus miserias humanas

Y egoísmos ateridos

Obnubilan su vista

Sin comprender sus fines banales

 

El amor a la vida nos convierte

En guerreros incansables

No tememos la muerte

Pues otros continuaran nuestros pasos

No tememos el terror del Estado

Porque sabemos de antemano

Que es síntoma de miedo aterido

En su arquitectura débil y vulnerable

No tememos amenazas de armas

Y de ejércitos ordenados

Pues son desfiles uniformados

Fantoches caras pintadas

Escondiendo su pánico

Sus instrumentos inútiles

No pueden contra invención permanente

De las composiciones vitales

De cuerdas siderales

No tememos las poses jerárquicas

De las autoridades

Castradas por el bisturí

De ambiciones miserables

No saben que el compulsivo consumo

Las demostraciones ostentosas

El teatro político de la crueldad

Y las pretensiones ceremoniosas

De las instituciones aparatosas

Son frustrados gestos de eunucos vanidosos

 

Aprovecha el tiempo que nos queda

Para dejar a tus hijos

Y los hijos de tus hijos

Un mundo sin problemas heredados

Problemas solucionables

Sin embargo dilatados

Por estupidez humana

 

Compañera libertaria

Compañero ácrata

Salgamos a las calles y los caminos

Salgamos a las ciudades y los campos

A las montañas inexpugnables

A los llanos inmensos

Salgamos de las habitaciones

Y de las aulas limitadas

De-construyamos los mitos

Y los discursos del poder

Seamos artistas destructores de valores

Rebeldes heterodoxos e iconoclastas

Destructores de imperios

Y constructores de valorizaciones novedosas

De la potencia alada

Seamos la continuidad intempestiva

De pasiones fogosas

De los que nos antecedieron

Entregando su vida

Para que continuemos

Su lucha consecuente

 

No es palabra, ni voz, ni escritura

Sino intuición subversiva y creadora

La que nos une a la hora del fuego

Y el desafío intrépido

Voluntad de potencia

En el universo de la carencia

Donde el fuego candente

De la rebelión

Enciende la esperanza

De la población

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Irradiaciones del big-bang

 

 

 

 

 

 

Naciste en la explosión inaugural

Soy parte de esa explosión

No has dejado de ser el estallido inicial

No he dejado de ser lo que tú eres

Repentina aparición en la inimaginable nada

Tus cuerdas vibran componiendo sinfonías

Inventando infinitesimales partículas

Como danzantes de ballet soñado

Acompasan pasos y movimientos corporales

Aprovechando las fuerzas fundamentales

Que las primeras composiciones inventaron

 

Soy tu música y tu danza

Soy tu energía y afecto

Soy el juego lúdico

Azar seleccionando en océano

De posibilidades

Necesidad afirmando el azar

Convergencia de probabilidades

En el juego

Convertidas por acumulación

En condición integral

Algo así como determinación simultánea

 

¿Cómo descifrar tus secretos?

¿Estudiándote en tus manifestaciones?

¿Investigando tus estructuras profundas?

¿Haciendo la pesquisa de tus transformaciones

Ondulantes?

¿O, mas bien, colocándonos en el lugar donde estás,

Donde estuviste al comenzar con tu explosivo afecto?

 

Si es así como quieres que sea

No dejaremos de estudiarte

Pero, pondremos más atención

A la comunicación

Contigo

Inmanencia oculta en las entrañas de la nada

Convertida en trascendencia

Por pasión intempestiva

Trascendencia irradiante

Inventando, a su paso, de todo

 

No dejaste el origen

La aparente nada

Por eso los monjes budistas al meditar

Te intuyen en el nirvana

No dejaste de mutar y transformarte

Por eso los físicos te entienden

No dejaste de tocar tus cuerdas

Ni de danzar

Por eso los poetas te dibujan en sus poemas

Eres existencia y vida

Por eso los seres te llevan en su memoria

 

Los humanos pretendieron enseñar

Cuando debían, mas bien, aprender

Su ciencia es apenas certeza en la tangente

De la ondulante curva de la existencia

Orienta, pero no explica la complejidad

La complexión tuya

Para llegar a ella se requiere humildad

Y amor a tu misterio sencillo

Que entregaras como tesoro escondido

Cuando igualemos la intensidad de tu afecto

 

Más acá y más allá de la mirada humana

Sin despreciar la aventura de esa figura

Del anthropos  sentimental y romántico

Racional y teórico

Que habla y escribe

Que convierte la imaginación en narrativa

Y sus certezas en verdades

Humano demasiado humano

Enamorado de sí mismo

Maravilloso ser entre los seres de universos

Sin embargo, ególatra

Mirándose en el espejo del estanque

Del agua cristalina reflejando sus deseos

 

Humanidad devenida de la animalidad

Animalidad devenida del mineral

Mineral devenido de la gravitación universal

Fuerza indescifrable por la ciencia

Pues quizás se deba no a la causalidad

Sino a la ancestral voluntad

De la materia inventada

Por asociaciones de partículas infinitesimales

 

El laberinto de la humanidad

Quizás se deba también a los juegos

De azar y necesidad

Que barajas con naipes antiguos

O dados tirados en la inmensidad

Fugitiva de tu huida expansiva

Dados que caen en el cuerpo molar

De las constelaciones

 

No se trata de juzgar la historia

Ni las locuras de la humanidad

Sino de comprender sus desvaríos

En la vibrante complejidad

De tu viaje y retorno

Al mismo tiempo

Sin creer en sus pretensiones absolutas

Ni en su jerarquía supuesta

 

Se trata de hacer retornar al humano

A su hogar, al Oikos

Y al pluriverso migrante

En sus distintas escalas

Recuperar la memoria

De la potencia creadora

 

El hombre sufre porque pretende mucho

Sin entregarse al tejido artesanal

Del espacio-tiempo

Sufre por pugnar el centro imaginario

Del universo representado en sus mapas

Sufre porque cree que posee la facultad

De la verdad

Sufre porque no ama la maravillosa danza

De la potencia creadora

No escucha la música

De las cuerdas compositoras

Del multiverso   melodioso

Sufre porque ha confundido la vida

Con la apología de sí mismo

Representaciones del círculo vicioso

Del canto a sí mismo

Somos, además de este engreimiento

El devenir constante de cuerdas en partículas

De partículas en átomos

De átomos en moléculas

De moléculas en cuerpos molares

Y en plurales vidas orgánicas

 

Somos lo que eres siempre

Composición sinfónica de tu genialidad

Asociación entrañable de partículas ansiosas

Composición de fuerzas fundamentales

Juego lúdico de energía y materia

Necesidad canalizadora de las condiciones

Coordinadas como piezas de rompecabezas

Somos, a la vez, lo que creemos ser

Y lo que no sabemos que somos

¿Podremos alegrarnos de las paradojas?

¿Podremos recuperar conscientemente

Lo que creemos ser y lo que no sabemos que somos?

¿Podremos jugar con la irradiación de la explosión inicial?

¿Y conocer la complejidad integral de este juego?

 

 

 

 

 

 

 

 


[1] Alboradas crepusculares, A la vida, Subversión afectiva, Poesía a ritmo de cueca, Metamorfosis de Tunupa, Eterno retorno, Tonalidad de sensaciones, Nostalgias de amor y corporeidades intensas, y Convocatoria territorial. http://dinamicas-moleculares.webnode.es/literatura/. https://issuu.com/raulpradaalcoreza. https://www.amazon.com/s/ref=sr_gnr_fkmr0?rh=i%3Aaps%2Ck%3ARa%C3%BAl+Prada+Alcoreza&keywords=Ra%C3%BAl+Prada+Alcoreza&ie=UTF8&qid=145122

Leer más: http://dinamicas-moleculares.webnode.es/products/intuicion-poetica/

Irradiaciones del big-bang

Irradiaciones del big-bang

 

Sebastiano Monada

 

 

Irradiaciones del big-bang

 

 

 

Naciste en la explosión inaugural

Soy parte de esa explosión

No has dejado de ser el estallido inicial

No he dejado de ser lo que tú eres

Repentina aparición en la inimaginable nada

Tus cuerdas vibran componiendo sinfonías

Inventando infinitesimales partículas

Como danzantes de ballet soñado

Acompasan pasos y movimientos corporales

Aprovechando las fuerzas fundamentales

Que las primeras composiciones inventaron

 

Soy tu música y tu danza

Soy tu energía y afecto

Soy el juego lúdico

Azar seleccionando en océano

De posibilidades

Necesidad afirmando el azar

Convergencia de probabilidades

En el juego

Convertidas por acumulación

En condición integral

Algo así como determinación simultánea

 

¿Cómo descifrar tus secretos?

¿Estudiándote en tus manifestaciones?

¿Investigando tus estructuras profundas?

¿Haciendo la pesquisa de tus transformaciones

Ondulantes?

¿O, mas bien, colocándonos en el lugar donde estás,

Donde estuviste al comenzar con tu explosivo afecto?

 

Si es así como quieres que sea

No dejaremos de estudiarte

Pero, pondremos más atención

A la comunicación

Contigo

Inmanencia oculta en las entrañas de la nada

Convertida en trascendencia

Por pasión intempestiva

Trascendencia irradiante

Inventando, a su paso, de todo

 

No dejaste el origen

La aparente nada

Por eso los monjes budistas al meditar

Te intuyen en el nirvana

No dejaste de mutar y transformarte

Por eso los físicos te entienden

No dejaste de tocar tus cuerdas

Ni de danzar

Por eso los poetas te dibujan en sus poemas

Eres existencia y vida

Por eso los seres te llevan en su memoria

 

Los humanos pretendieron enseñar

Cuando debían, mas bien, aprender

Su ciencia es apenas certeza en la tangente

De la ondulante curva de la existencia

Orienta, pero no explica la complejidad

La complexión tuya

Para llegar a ella se requiere humildad

Y amor a tu misterio sencillo

Que entregaras como tesoro escondido

Cuando igualemos la intensidad de tu afecto

 

Más acá y más allá de la mirada humana

Sin despreciar la aventura de esa figura

Del anthropos  sentimental y romántico

Racional y teórico

Que habla y escribe

Que convierte la imaginación en narrativa

Y sus certezas en verdades

Humano demasiado humano

Enamorado de sí mismo

Maravilloso ser entre los seres de universos

Sin embargo, ególatra

Mirándose en el espejo del estanque

Del agua cristalina reflejando sus deseos

 

Humanidad devenida de la animalidad

Animalidad devenida del mineral

Mineral devenido de la gravitación universal

Fuerza indescifrable por la ciencia

Pues quizás se deba no a la causalidad

Sino a la ancestral voluntad

De la materia inventada

Por asociaciones de partículas infinitesimales

 

El laberinto de la humanidad

Quizás se deba también a los juegos

De azar y necesidad

Que barajas con naipes antiguos

O dados tirados en la inmensidad

Fugitiva de tu huida expansiva

Dados que caen en el cuerpo molar

De las constelaciones

 

No se trata de juzgar la historia

Ni las locuras de la humanidad

Sino de comprender sus desvaríos

En la complejidad vibrante

De tu viaje y retorno

Al mismo tiempo

Sin creer en sus pretensiones absolutas

Ni en su jerarquía supuesta

 

Se trata de hacer retornar al humano

A su hogar, al Oikos

Y al pluriverso migrante

En sus distintas escalas

Recuperar la memoria

De la potencia creadora

 

El hombre sufre porque pretende mucho

Sin entregarse al tejido artesanal

Del espacio-tiempo

Sufre por pugnar el centro imaginario

Del universo representado en sus mapas

Sufre porque cree que posee la facultad

De la verdad

Sufre porque no ama la maravillosa danza

De la potencia creadora

No escucha la música

De las cuerdas compositoras

Del multiverso   melodioso

Sufre porque ha confundido la vida

Con la apología de sí mismo

Representaciones del círculo vicioso

Del canto a sí mismo

Somos, además de este engreimiento

El devenir constante de cuerdas en partículas

De partículas en átomos

De átomos en moléculas

De moléculas en cuerpos molares

Y en plurales vidas orgánicas

 

Somos lo que eres siempre

Composición sinfónica de tu genialidad

Asociación entrañable de partículas ansiosas

Composición de fuerzas fundamentales

Juego lúdico de energía y materia

Necesidad canalizadora de las condiciones

Coordinadas como piezas de rompecabezas

Somos, a la vez, lo que creemos ser

Y lo que no sabemos que somos

¿Podremos alegrarnos de las paradojas?

¿Podremos recuperar conscientemente

Lo que creemos ser y lo que no sabemos que somos?

¿Podremos jugar con la irradiación de la explosión inicial?

¿Y conocer la complejidad integral de este juego?

Leer más: http://dinamicas-moleculares.webnode.es/news/irradiaciones-del-big-bang/

Más acá y más allá de las palabras

Más acá y más allá de las palabras

 

Sebastiano Monada

 

Más acá y más allá de las palabras.pdf

 

 

 

Te hablo a ti palpitación del cuerpo

Con el rumor calcino de mis huesos

Te hablo a ti con la palabra en la mano

Y el coraje encendido en la boca

Recurro a la palabra porque no tengo de otra

No te detengas en el sonido que escuchas

No está ahí lo que quiero entregarte

Sino en lo que cargan en sus lomos guerreros

O en sus vientres de madres

Del lenguaje aprendido

 

Te hablo para decirte debemos sublevarnos

Convocados por la sangre

Corriendo por venas y arterias

Recuerdos de seres indomables

Abrieron los senderos convertidos en caminos

Que transitamos ahora

La libertad, la igualdad y el afecto a la vida

Guerreras perseguidas por iglesias patriarcales

Luchadores temidos por estados serviles

 

Ahora nos toca tomar la posta

Levantar nuestras manos con las sabias armas

Iluminismo crítico de autoridad senil

Intuición subversiva destruyendo fronteras

Y muros paranoicos de hombres temerosos

De los flujos vibrantes circulando la esfera

Órbitas vitales deambulando el vientre redondo

Del planeta de agua

Y de tierra fecunda

De climas circundantes

Y bosques eruditos

Madera registrando los acontecimientos

Memoria inscrita en cilindros concéntricos

Marcados en los troncos de árboles centenarios

 

Te convoco a la subversión de la praxis

Destructora de fetiches y de mimesis tramposas

Me convocaron también al romántico gesto

Acto heroico, derroche del cuerpo

Sin pedir nada a cambio

Sino amor al instante donde encontramos

La eternidad transgresora

De conductas alterativas

Defendiendo la vida amenazada

Por máquinas defectuosas

Construidas por técnicas erradas

Sometidas al servicio de abstracta sumatoria

Error enmendable por aprendizajes

Empero los celosos guardianes

Propietarios de las máquinas dañadas

Impiden la adecuada corrección

Pues medran a la sombra de semejante error

 

No les importa si arriesgan el porvenir

De generaciones venideras

Tampoco les importa los pueblos

Ni los bosques talados y por devastar

Ni las cuencas biodiversas

Matrices de nichos saturados

Y de ríos serpenteantes

Ni las plantas y animales preocupados

Por destrucción de sus ámbitos

Y territorios propios

Acompañantes  en transcurso compartido

En la esfera azulada y acuosa

Mucho menos les importa los minerales

Considerados materias explotables y vendibles

Cuando son transformadas en mercancías

Excesivamente maquilladas

Y grises gatos noctámbulos

 

Estamos convocados  por la memoria actualizada

De la materia viva

Por el azar y la necesidad de la existencia herida

Porque estamos aquí presentes

En el momento intenso del nudo gordiano

Del tejido de awayos

Responsables de lo que ocurre

En coyuntura incierta

 

Si amamos al ingenio de la vida

A inteligencia molecular creativa

Agradeciendo la oportunidad dada

Sintiendo la exquisita aventura

De universos dinámicos en distintas escalas

Debemos intervenir en los decursos posibles

O inventar recorridos nuevos

 

La palabra, la voz y la escritura son ahora

Nuestros lazos filiales y de alianzas políticas

Ligando nuestros cuerpos en la lucha integral

Por la vida creativa y espontánea

Que nos hace compañeros de combate

En defensa del planeta acuoso

Y de espesor territorial

Nos hace hermanos de otros seres no humanos

Compartiendo con ellos el programa inicial

De la vida maravillosa e inventiva

 

Convocados estamos a entregarnos con pasión

A la defensa de la vida

Sin odiar ni tener enemigos

Defendiendo con ardor la vida de todos

Incluyendo a otras víctimas creyéndose amos

Y patrones exentos de penurias ordinarias

Gobernantes inmunes a las contingencias

Sus miserias humanas

Y egoísmos ateridos

Obnubilan su vista

Sin comprender sus fines banales

 

El amor a la vida nos convierte

En guerreros incansables

No tememos la muerte

Pues otros continuaran nuestros pasos

No tememos el terror del Estado

Porque sabemos de antemano

Que es síntoma de miedo aterido

En su arquitectura débil y vulnerable

No tememos amenazas de armas

Y de ejércitos ordenados

Pues son desfiles uniformados

Fantoches caras pintada

Escondiendo su pánico

Sus instrumentos inútiles

No pueden contra invención permanente

De las composiciones vitales

De cuerdas siderales

No tememos las poses jerárquicas

De las autoridades

Castradas por el bisturí

De ambiciones miserables

No saben que el compulsivo consumo

Las demostraciones ostentosas

El teatro político de la crueldad

Y las pretensiones ceremoniosas

De las instituciones aparatosas

Son frustrados gestos de eunucos vanidosos

 

Aprovecha el tiempo que nos queda

Para dejar a tus hijos

Y los hijos de tus hijos

Un mundo sin problemas heredados

Problemas solucionables

Sin embargo dilatados

Por estupidez humana

 

Compañera libertaria

Compañero ácrata

Salgamos a las calles y los caminos

Salgamos a las ciudades y los campos

A las montañas inexpugnables

A los llanos inmensos

Salgamos de las habitaciones

Y de las aulas limitadas

De-construyamos los mitos

Y los discursos del poder

Seamos artistas destructores de valores

Rebeldes heterodoxos e iconoclastas

Destructores de imperios

Y constructores de valorizaciones novedosas

De la potencia alada

Seamos la continuidad intempestiva

De pasiones fogosas

De los que nos antecedieron

Entregando su vida

Para que continuemos

Su lucha consecuente

 

No es palabra, ni voz, ni escritura

Sino intuición subversiva y creadora

La que nos une a la hora del fuego

Y el desafío intrépido

Voluntad de potencia

En el universo de la carencia

Donde le fuego candente

De la rebelión

Enciende la esperanza

De la población

Leer más: http://dinamicas-moleculares.webnode.es/news/mas-aca-y-mas-alla-de-las-palabras/

El sentido del mundo

El sentido del mundo

 

Sebastiano Monada

 

 

El sentido del mundo

 

 

 

 

No es invento de nadie

Fantástica quimera bordada

Herencia, imaginación deslumbrante

De anónimo genio solitario

 

Ni esencia oculta a los ojos

Seducidos por fenómenos inesperados

Se descubre horadando apariencia

Alucinante espejismo del desierto

O bruma espesa en fría madrugada

Al nombrar secreto abstracto y puro

Accede suministro a verdad absoluta

 

No es amor platónico de filósofos vírgenes

Castos y fieles a su amor profanado

Cavilación templada de celibato

Compromiso adquirido, donación dramática

Disciplina de monjes en monasterios

De ignotos continentes lejanos

 

No es concepto ecuménico

Fúlgida ave fénix desplumada

Eterna, naciente de cenizas

En repentino incendio propagado

Por asustados pirómanos aprendices

Cosmopolita idea universal

Arribada por pública divulgación

Tozuda repetida conmoción

Obstinada, habiendo experimentado

En blancos laboratorios diáfanos

 

No es tampoco soterrado misterio

Trabajosamente develado a místicos

En consagración de meditación acentuada

Laboriosamente alcanzando el nirvana

 

Sentido, ancestral relación con el mundo

Virtual y pródigo obrado colectivo

Eruditas manos maravillosas

Artesanía prolija dando forma

A suave arcilla dormida

Convertida en voluptuosa vasija

De barro fecundo

Prodigiosa, cosida a fuego lento

Alfarera curvada en insinuante deseo

Hospitalaria, abasteciendo de miel

Como lechosa sonrisa divina

Añejando alquimia de vino

Acompasado tambor resonante

Rítmica percusión, corazón palpitante

Y olvidado sueño de niños

Intuyendo sentido del mundo

Boscoso, azulado y fulgurante

 

Recóndita inmanencia compartida

Como mote de maíz en mesa servida

Barroco orbe devenido sentido

Gótico acontecer expresivo en el mundo

Copiosamente emanado de cuerpos

Madurando nostalgias guardadas

Furor concebido por Oikos

 

El sentido es tejido trenzado

Advenimiento aleatorio de pasiones

E inolvidables sueños de artistas

Pintando con miscelánea de colores

Barrocos, mezclados en búsquedas

Inspiración dibujada en formas

Adivinas de potencia creadora

Mutaciones fecundadas por significados

Lúdico mundo, jugador apremiante

Cotejando manoseada baraja gitana

O heracliteano travieso aprendiz

Secretos del fuego como matriz

Del enigmático universo fugitivo

Agitando fina arena en playa

Removiendo hojarascas otoñales

Gozando florestas primaverales

Y frenéticas lluvias veraniegas

Regocijo deslumbrante en alegrías

Cobijado en curiosas miradas

Y nocturnas pieles sensibles

 

El sentido es derroche de afecto

Embriagante vida colmada

Elegante razón innovadora

Entregando lucidos argumentos

Al cambiante cosmos asombrado

 

El sentido es mutante serpiente alada

Crisálida de mariposa tatuada

Metamorfosis en experiencias exuberantes

Activa memoria renovada en narraciones

Ciclo envolvente de la bailarina Tierra

Tasando en balanza de plata la vida

 

El sentido del mundo viaja

A lomo de caballos o llamas

En itinerantes caravanas gitanas

O errantes columnas de sal

Trocadas por coca o papas

Inmediata intuición compartida

Prolíficos seres agitados

Sintiendo detalles hilados

Inéditas tramas tejidas

Sonoras vibrantes cuerdas

Inspiradas, componiendo canciones

Encendiendo intermitentes estrellas

 

El sentido del mundo

Es creativo devenir constante

De glaucas ondas musicales

Caricias despertando materias

Halladas en la oscuridad adormecidas

 

¿Qué sería del mundo sin sentido?

Como áridos océanos sin agua

Y despojados continentes sin bosques

¿Qué sería del sentido sin mundo?

Como atónitos humanos sin nombre

El mundo, escrupuloso discernimiento

Gramática de recuerdos señalados

Llevando el agua curva y compulsiva

 

El sentido es el mundo

Inscripción de huellas hendidas

En devota carne perceptiva

Circundante mundo compartido

Órbitas de ciclos vitales

 

El sentido fluye fecundo

Existencia esparcida como semilla

En siembra de papa imilla

Intensa vivencia impulsiva

Desplegando cadenciosas danzas

Seductoras, curvándose en sinfónica

Inaugural gravitación armoniosa

Del antiguo pentagrama cósmico

 

Ondulante sentido donado

En ritual ceremonia festiva

Vehemente cuerpo vital

Ingenioso, entabla dialogante

Múltiple comunicación ancestral

Alguna vez perdida en el olvido

Del simbólico humano animal

 

Hoy en día, en planeta acuoso

Desvanecido sentido inmanente

Geología de sedimento mineral

Navegante devenir permanente

Magia transformando materia

En incansable energía vibrante

Recorrido acaecimiento constante

Maleabilidad convirtiendo sensaciones

En sublimes composiciones cambiantes

 

Herramientas de mundo maquinal

Yerto, repetición aletargada

Del estruendoso crepitar ensamblado

Achacoso chirriante engranaje

Compás de acero recurrente

 

Novela de la triste figura

Vertiginosa modernidad ilusionada

Abogada ley evolutiva

Y decantación, norma boyante

Arrojándose contra molinos de viento

Como si fuesen dragones míticos

Apilados, pasado desvanecido

Cuando son provisionales instituciones

Extensos campamentos de hongos

Ateridos en los tejados de las casas

Marcas pictóricas del tiempo imborrable

Exhortación de insomnes fantasmas

Como pálidos jinetes nocturnos

Habitantes del desierto de la nada

 

Recuperar el tiempo perdido

Búsqueda de Marcel Proust fascinado

Retorno literario al sentido inmanente

Guarecido en texturas carnales, corpóreas

Y redes de venas y arterias ansiosas

Volviendo curvada, metamorfosis

Del trenzado espacio y tiempo

 

 

 

 

 

 

Analogías

Analogías

 

Sebastiano Monada

 

 

 

Analogías.pdf

 

 

 

 

 

 

Elásticos celajes del atardecer

Nostalgias dilucidadas en tus ojos

Mi inquietud sin tiempo ni espacio

Horadando las sensaciones acongojadas

Se comunican secretamente conversando

Acerca de ateridas analogías indefinidas

Convirtiendo a palpitantes cuerpos indefensos

En intérpretes de vibraciones fugitivas

 

Los celajes estirados despiden al sol

Que agoniza derrochando pasión

Dejando escapar su clamor

Con sus pañuelos ardientes

Mientras el astro se hunde

Como estruendoso barco náufrago

Al fondo insondable de la esfera

 

Tu mirada se convierte en horizonte nómada

Donde se aposentan suavemente bosques

Despojados de sus hojas arrancadas

Por tijeras intangibles del viento

Acompañadas por sueños abandonados

Mi inquietud se ha transformado en cóndor

Vigilante amauta de la cordillera

 

Analogía de formas y de sentidos

Filiaciones de sangre inscrita en la tierra

Como huellas hendidas inolvidables

Mimesis mutantes de contenidos

Alianzas territoriales tejidas

Por magia de circulantes dones

Y expresiones elocuentes en significados

Como transferencia de mitos

Ceremonialmente narrados

Sonando a despedidas crepusculares

Cuando se avecina el dialogo sincero

En asambleas intensas de constelaciones

 

El anaranjado verso de los celajes

Recitados con voz de fuego

Y melodioso tono sonoro

Se parece a tus inspirados pensamientos

Exploradores alpinistas de cumbres

Y aventureros intrépidos de selvas

Interpelando al galope de mis inquietudes

Enlazando el tejido invisible de conexiones

Entre el sueño de los celajes lánguidos

Y la lógica sensual de tus reflexiones

Vinculadas a la palpitación ardiente

Que recorre ritualmente mi cuerpo

Febril torrente de cristales disueltos

 

Quizás tus nostalgias puedan recoger

Como fresca brisa al amanecer

Juntando minuciosa suspiros de hojas

La herencia dejada por ancestros

Hace tiempo olvidados

En coloridos awayos enterrados

Como ocultos tapados

En antiguas casas solariegas

En el mustio subsuelo dormido

Como legendario gigante cansado

 

Quizás los pianistas dedos  solares

Aferrados como felinas garras

A cabras nubes  ensangrentadas

Puedan retener el naufragio de la estrella

Paralizada en el horizonte que se la traga

Como cuando se apaga la cera de la vela

 

Quizás el tropel de pulsaciones

Como oleajes constantes

Estallando como súbita estampida

De suspicaces vicuñas

Pueda al final calmar mi ansiedad

En la explanada inmensa tendida

De la puna sosegada

 

No sabemos mucho del azar

Como dados echados al andar

Del solitario caminante osado

Tampoco de la necesidad

Como regular horario solar

Pero adivinamos probabilidad

De sincero abrazo entusiasta

En eterno juego paradójico

De la celosa regularidad

Y de la alegre aleatoriedad

 

Una comunicación antigua nos cruza

Atraviesa las nubes heridas

De lamentable alargada despedida

Los océanos misteriosos de tus ojos

Mi rebelde cuerpo enamorado

 

El inmanente sentido buscado

Se encuentra secretamente escondido

En las comisuras de analogías emuladoras

Como dibujados besos de labios encarnados

Simulando formas de tus cavilaciones

Como migraciones de bandadas de aves

Y de desbordes de mis sensaciones

Como inundaciones amazónicas

 

Tendríamos que confundirnos en texturas

Tramas memorizadas de cuentos nocturnos

Cuyos finos hilos son hechos

De sangre derramada de celajes

Con argumentos expuestos en tu retórica

Y nutridos fluidos que mi piel exhala

 

Tendría consecuentemente perderme

En los fondos recónditos de tu mirada

Allí de donde ya no regreso

Viajando el destierro sin retorno

Odisea inédita interminable

 

Mientras el crepúsculo ciego

Apaga el día despeinando tu cabellera

Haciendo caer cadenciosa tu melena

Como espesa hojarasca de otoño

Ondulando como vaivén de la marea

Y enciende la noche despojándote la ropa

Cuando tu cuerpo brilla como lámpara

Con el fulgor voluptuoso de tus deseos

Desatados como enjambre de mariposas

Y flores primaverales primorosas

 

Ahora sé que estoy contigo para siempre

En despedida de celajes taciturnos

Cuando tus alados ojos viajeros

Detienen el naufragio del barco solar

Leer más: http://dinamicas-moleculares.webnode.es/news/analogias/

La potencia

La potencia

 

Sebastiano Monada

 

 

La potencia.pdf

 

 

 

 

 

Nadie sabe por qué estamos aquí

Olvidando todo lo del allí

Desde cuándo vinimos apresurados

Una fresca mañana carmesí

Y por qué recorridos abandonados

En este presente ilusionados

Y en este cosmos albergados

Pluriverso conteniendo al mundo

No es un páramo deshabitado

Sino ecología de entramados habitados

 

Pueden dar toda clase de respuestas

Ninguna de ellas acierta

Unas más audaces que otras

Son conjeturas no demostradas

 

No sabemos mucho del por qué

Tampoco sobre la realidad del arjé

Vivimos sin dar con la repuesta

Por más que sea modesta

Sin preocuparnos ya por ella

No acudiendo a su demanda

La pregunta sigue ahí

Delante de nosotros

Dentro de nosotros

Esperando la explicación

No nos preocupamos por darla

Optando mas bien por pelearnos

Como si nuestras ansias

Circunscritas a deseos inmediatos

Y de triste alcance corto

Pudieran acaso compararse

Con semejante pregunta

 

Hemos renunciado a lo fundamental

A la encomendada tarea primordial

Hemos dimitido al acontecimiento vital

De esta existencia sideral

Acontecimiento siempre actual

Por fines penosamente mezquinos

Y confirmadamente infortunados

No vemos con esta actitud

Que es muestra de lasitud

Dejamos de cumplir con la potencia

Del universo creado

 

La potencia es evidente devenir

Donde anida hogareño el porvenir

Es la inquieta metamorfosis

Logrando componer simbiosis

Y la transformación de la gnosis

Es la creatividad misma

Que se comporta como aforisma

La copiosa capacidad inmanente

La irradiante capacidad trascendente

De crear constantemente

Como fuente brotada de las rocas

 

Formamos parte de sus realizaciones

Somos hechura de la potencia

La contenemos en nuestros cuerpos

Ella se encuentra como posibilidad

De crear mundos alternativos

Sueños realizados a voluntad

 

La potencia anida en nuestros cuerpos

En cada célula animosa

En cada átomo compositor

Siendo en el universo el motor

En cada partícula viajera

En cada cuerda sonora

En la sinfonía del cosmos

Tocando melodía interminable

Inspirada composición musical

Es lo que hace posible

Y maravillosamente realizable

El acontecimiento sideral

Como recuerdo arcaico

Cada uno de nuestros actos

Como lances o raptos

 

Por qué actuamos indiferentes

A grandiosa oportunidad dada

Tan calculadamente improbable

En la aleatoriedad del juego

De inquietantes universos paralelos

Y en el entrañablemente nuestro

Donde algún planeta habitado

Por proliferantes seres biológicos

Dibujando airosos mosaicos

Rítmico rota danzante

Orbitando reflexivo

Deslizándose suavemente

Como balletista en hielo

Apareciendo entre ellos

Uno tan particularmente extraño

Cree que el centro de todo es él

Como si fuera el maná o la miel

De dioses muertos de risa

Y no se asombra de estar donde está

En un universo que no hubiera sido posible

Sino por el juego de azar

 

¿Cómo escapar del orgullo?

De la egolatría sin sustento

¿Cómo salir del centro vacío?

¿Cómo volver a la alegría

Y al asombro de los niños?

Que ávidamente aprenden

Y melodiosamente vibran

Como la sinfonía del universo

 

Entrabados en guerras sin sentido

Justificadas por consignas vacuas

Enaltecidas por símbolos corporativos

Atareados en enriquecimientos abultados

Que no compran la felicidad

Sustituida por el goce banal

Del compulsivo consumo

Y del presuntuoso prestigio formal

De las ceremonias pomposas

Obsesionados por verdades de pacotilla

Máscaras inventadas por la maquilla

Comparadas con el acontecimiento vital

De la dinámica cósmica existencial

En sus pululantes distintas escalas

 

Este humano demasiado humano

Tonada de tango en piano

Se ha repentinamente convertido

En criatura perdida en sus imaginarios

Incapaz de vivir el presente

En la intensidad que conviene

Incapaz de acoplarse

A los ciclos vitales

Y al tejido espacio-temporal

En su composición actual

Solo atina a jugar al poder

Como si fuera ley por doquier

En los espacios restringidos

De sus burbujas especulativas

 

La poesía busca activar potencia

Anidada en los cuerpos

Como barcos agolpados en puertos

Desatar intempestivas tormentas

Barredoras de tramas no escritas

Que nos atrapan cautivadoras

 

La poesía incendiaria

Inspiración de Vicente Huidobro

Los verdaderos poemas son incendios

La poesía se propaga por todas partes

Iluminando sus consumaciones

Con estremecimientos de placer

O de agonía

Busca latidos de corazones

Para que con sus pulsaciones

Podamos coordinar con rotaciones

De la azulada cenicienta Tierra

Y con flujos ardientes del sol

Como extendidas caricias sensuales

Busca despertar códigos dormidos

En cavernas profundas del cuerpo

Y en la ansiedad de sus órganos

Para escribir en conjunto

De fraterno modo colectivo

Los versos más sublimes

Dedicados a la pasión

De las constelaciones

Atareadas en espirales

Como remolinos luminosos

Alrededor de huecos abiertos

Por agujeros negros

 

 

Por eso quiero entregarme

A las galaxias seductoras

De tus acuosos ojos

Dejarme tragar por plenitud

De misteriosas lagunas

De tus pupilas insondables

 

Quiero quedarme en las tardes

Junto al insomne viento

Y la montaña donde en las alturas

Medita como amauta iluminado

Observando la agonía del día

Llevándose la carga consigo

Las encendidas veloces luces

Que alumbraron la jornada

Cuando los vanidosos humanos

Desplegaron sus gramaticales pasos

Presurosos sobre las calles

Atormentadas por los dramas

Que recorren desconsoladas

Por las largas aceras de piedra

O sorprendidas por las tramas

Que enlazan coloridos hilos

De singulares recorridos

De particulares historias de vida

 

Quiero dejar en mis hijos

La herencia de mis sueños

Despiertos como esperanzas

Y de mis arraigadas experiencias

Transmitir tradiciones nuevas

Las consideren de manera sopesada

Como referentes orientadores

Cuando libres como aves

Y cautivos en instituciones

Puedan balancear alternativas

Y escoger la que estimen mejor

La que alcance imponderable valor

Sean autónomos como las decisiones

Que toman los artistas

 

Quiero compartir con la familia

Sus reuniones tumultuosas

Y afectos esparcidos en el aire

Como fragancias indescifrables

Ritual heredado de antepasados

Juntando a generaciones consanguíneas

Mezclándose en la fiesta

Aprendiendo del barroco escenario

La memoria guardada de la tribu

 

Quiero con los amigos

Embriagarme de alegría

Comprendiendo afecto grupal

Como carnal atributo causal

Es complicidad traviesa

Como conspiración aviesa

De los eternos niños

 

Quiero a mis coterráneos

Como se quiere a la tierra

Donde desnudos nacimos

Como se ama la intimidad

De una eterna amistad

Un mismo destino compartido

Como cultivo cooperado

El pasado que pesa

Y el futuro que espera

Destino artesano no tejido

Por las lánguidas hilanderas

De la cantora luna pálida

Momentos de decisiones propias

 

Adoro sus miradas viajeras

Como migraciones de golondrinas

Y rememoradas canciones nostálgicas

Sus pronunciados pómulos relucientes

Sus incesantes preguntas inocentes

Sus nocturnas trenzas de novela

Peinadas a la usanza antigua

En brumosas orillas de ríos

Serpenteantes amazónicos

Sus expectativas sencillas

Extendidas como grafos

En glaciales mandiles blancos

Marcas súbitamente revoltosas

O en sus ambiciosas pretensiones

De garbosos gallos de corral

Añorando el matorral

Cantando alborozados la alborada

Al despuntar el día

 

Amo a esta humanidad que se olvida

Amnesia de lo que es

Se olvida que es corto su trayecto

Y largo el camino del colectivo humano

Olvida que es pariente

De todas las especies

Pues es un genoma

Que programó a todos

Distintas versiones

De los ciclos vitales

Somos la festividad del Oikos

Que retorna constante

Al comienzo de todo

Lo hace creativo

En la diversidad de coros

 

Canto a la vida

Que permanente revoluciona

Armonías abigarradas en planeta

Azulado por el aire y el agua

Que se rozan enamorados

Componiendo encantadoras melodías

Que nunca son las mismas

Recurrentemente repiten

Variaciones del origen

Entrañablemente deseado

 

Canto al pluriverso que nos mira

Con innumerables ojos

Que de ninguna manera juzgan

Como lóbregos jueces grises

Sino que enternecidos

Se miran así mismos

Pues somos sus criaturas

Que repiten sus gracias

 

Canto a la potencia

De la que somos parte

Canto al acontecimiento

De la permanente creación

Al juego placentero

De la constante invención

De esta portentosa

Capacidad mutante

Moviendo a cada instante

La trama del tejido

Que cambia espontáneo

Sus texturas indescifrables

Leer más: http://dinamicas-moleculares.webnode.es/news/la-potencia/

No podrán contra ti

No podrán contra ti

 

Sebastiano Monada

 

No podrán contra ti.pdf

 

 

 

 

Dedicado a los y las jóvenes libertarias

 

 

 

 

 

 

 

No podrán contra ti

Rebelde heterodoxo iconoclasta

Guerrera amazona indomable

Amenaza digna contras los sátrapas

Del geriátrico imperio crepuscular

O entumecidos cipayos celosos

Por sus servicios prestados

De novedosas colonias soberanas

Que no comprenden tu entrega

Agua depositando su energía

Al espesor de la fértil tierra

No entienden

Tu donación heroica

Sin pedir nada

 

Las máquinas de guerra

Águilas al acecho de las presas

O descomunales adefesios estrepitosos

Depredadoras asesinas ungidas

Por antiguas jerarquías de monjes

Pálidas y Lánguidas figuras

Cultivadas en góticos monasterios

Y por enmohecidos nobles descendientes

De delirantes conquistadores

Buscadores de la ciudad dorada

Impuestos a espada y fuego

O emprendedores burgueses aposentados

En flujos de trabajo ajeno

Poder solidificado de lava

De sangre derramada

Por ancestros armados

Con mitos inventados

Convertidos en dioses

Por iglesias tenaces

Y por burocracias serviles

Y cortes de carnavales

 

No podrán doblegarte

Con sus cárceles grises

Lóbregos rincones del castigo

Y la condena apresurada

No podrán someterte

Con su violencia sistemática

Como látigos del cronograma

Raciones del día y de la noche

Y acusaciones desmedidas

Hechas por jueces sombríos

 

No pueden artefactos obsesivos

Dominarte por miedo buscado

Pues el coraje que tienes

Como volcán encendido

Deviene del amor a la vida

De afectos voladores

Aleteos de aves

En espesor de miradas viajeras

 

No pueden someterte

Ni por la violencia repetida

Ni con la ley tramposa

No pueden, son impotentes

Contra digna potencia de tu cuerpo

Enamorado de la vida

Y alegre como el amanecer

Copioso nacimiento del resplandecer

Del danzante devenir

Encendiendo nacimiento del día

Comenzando con luces la sinfonía

De la ciudad despierta

Y de comunidades labradoras

Cultivadoras de sueños

Seduciendo a bóveda sensible

Extasiada por caricias del sol

Palabras ardientes de amor

Curvándose ante metáforas de poemas

Entonado por jóvenes apasionados

Cautivando con arte

A territorios humedecidos

Por lluvia copiosa

De pensamientos cristalinos

Dilución compulsiva

Donadora de arroyos de lágrimas

O de primorosas risas

 

No podrán vencerte

Con su tropa de obedientes

Robóticos policías a sueldo

No podrán contigo

Aunque te encarcelen

En la prisión construida

Con piedras de angustias

Del déspota patriarcal

En otoño ritual

Ceremonia de sacrificios fetiches

Convertidas en ladrillos tristes

Cocidos a fuego lento

Por hornos de Vulcano

Ancestralmente envejecido

Y mitológicamente enloquecido

No lograrán subordinarte

Pues sus rejas no pueden

Detener la fulgurante irradiación

De tu entrega heroica

Prodigiosamente afectiva

E intensamente generosa

Devoción al combate popular

Contra maquinaria chirriante

Artefacto barroco construido

En el elíptico milenio largo

De arcaicas religiones del verbo

Exhalado en desierto sin sombra

Repitiendo sermón de la montaña

Del hijo del hombre

Crucificado en el madero sacrificado

De los bosques talados

Estas en batalla permanente

Contra dominaciones

Enquistadas en la piel

 

Tú eres el impulso vital

Inherente a los hermenéuticos cuerpos

Llevando adelante épicas humanas

Recogiendo cosecha de herencia

Dejada por rebeldes precedentes

Continuando sus pasos al andar

Por caminos inventados

Como pisadas hendidas

En suelo fecundo

Donde se plantan semillas

De alborozada esperanza

Siguiendo tu propia ruta

Abierta por espontánea

Algarabía danzante

Rebosando de alegría

Al moverse suavemente

En dulce armonía

 

No podrán vencerte

Porque eres vida

Y amas su esplendor refulgente

Desplegando potencia liberada

Acompañando a vibrantes seres vitales

Desprendiendo melódicas alegrías

 

La máquina oxidada

Investida de chatarra acumulada

En cementerio de locomotoras

Metálica vejez usada todavía

A pesar del aterido desgaste

Anacrónico aparato reciclado

Descomunal máquina fabulosa

Construida en orbitas del milenio

De intermitentes guerras de conquista

Y angustiados déspotas paranoicos

Y ataviados magos tuertos o ciegos

Unos temen a su sombra

Otros adivinan el futuro

En las entrañas del ave

Descuartizada

 

La máquina barroca

Solo puede crujir espantosa

Con toda su metálica canción

En simultáneos velorios

De hermosos niños asesinados

Por crepitar de metralla implacable

Y atronadores bombardeos apocalípticos

Puntillosa tecnología aparatosa

Del lóbrego imperio enfermo

Recurriendo al chantaje desesperado

Amenazando cibernético con sus mitos

Antaño inventados por oráculos

Repetidos sin ingenio por ideólogos

En narrativas mediocres

Disfrazándose de invencible leviatán

Despiadado insípido sultán

Sin embargo visiblemente temeroso

Aterrorizando a sus vasallos

En presente dilatado

 

Cuando los pueblos descubran

La vulnerable condición de la máquina

Su máscara de mármol

Su aparente figura

De incuestionable poder

Y continuo desarrollo

Descubriendo

El vacío profundo

De su leyenda

Y apariencia indilgada

No les costara dar el soplo

Derrumbando

Los castillos de naipes

 

Te juzgan y te condenan

Te castigan y te encierran

Por un siglo contado

Con los dedos juntados

De jueces putrefactos del tribunal

Al servicio del capital

Suman con odio y con miedo

Operación de aritmética insólita

Insostenible en racionalidad matemática

Pues te temen

Saben que eres una guerrera

Sigilosa en la noche

Y valiente en el contienda

Que eres un combatiente

Certero en el día

Corajudo en el batalla

Que no se rinde

Continuando incansable la lucha

Convocando a los jóvenes rebeldes

Y a los pueblos insomnes

A levantarse

Contra la impostura

Y la inscripción aterida en el cuerpo

De la deuda infinita

Leer más: http://dinamicas-moleculares.webnode.es/news/no-podran-contra-ti/

Convocatoria territorial

Convocatoria territorial

Convocatoria territorial

 

Sebastiano Monada

 

Convocatoria territorial

 

 

 

 

Índice:

Prefacio                                                                  

Estamos hechos por los mismos hilos                    

Esta vida                                                                

Sencillez creadora                                                  

Presente y potencia                                               

Certeza                                                                   

¿Qué buscamos?                                                     

¿Qué me dicen tus ojos?                                         

¿Qué te puedo decir?                                             

Soy parte de tu cuerpo                                           

Donación heroica                                                    

El que mata no sabe lo que mata                                         

¿Qué nos une a la hora del fuego?                          

Convocatoria                                                           

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Prefacio

 

Habíamos dicho, en Acontecimiento poético, que la poesía es estallido de órganos que se convierten en metáforas; es decir, que la poesía es un acontecimiento corporal. En este sentido, decíamos que es un acontecimiento subversivo; refiriéndonos a la subversión corporal. Subversión del cuerpo, subversión de la potencia del cuerpo. Ahora, en la presentación de Convocatoria territorial, podemos decir que la poesía es un acontecimiento territorial, al emerger de los espesores territoriales. Esto es, ser parte de las dinámicas territoriales, vale decir, de las dinámicas ecológicas.

 

Convocatoria territorial es un poemario convocativo. Convoca a los pueblos a liberar la potencia social. Convoca a la subversión estética de las sociedades, atrapadas, en gran parte, en las mallas institucionales del poder. La convocatoria busca la comunicación con la potencia de los cuerpos; al hacerlo recuerda que están los seres del pluriverso formados por los mismos hilos; que ya estamos conectados por el mismo tejido espacio-temporal. Es el olvido social-institucional lo que nos aleja de esta propiedad de los cuerpos.

 

Nos habla de la vida, tanto en su sentido singular como en su sentido complejo, de composición y combinación de singularidades.  Toca la representación temporal de la vida, en tanto individualidad, sin olvidar que esta representación corresponde a la reducción de la vida a las trayectorias particulares de sujetos nombrados; sujetos que nacen, crecen, se desarrollan, maduran, envejecen y mueren. Sin embargo, esta representación temporal no es más que eso, representación, acotada a la eventualidad de una trayectoria que traza una huella. Esto es, el sesgo de una historia de vida, que al ser tal, historia singular, es relato. La vida no es este relato, ni su representación sesgada, medida en la conjetura del tiempo lineal. La vida es acontecimiento vital, acontecimiento irradiado en el pluriverso; por lo tanto, simultaneidad dinámica de la complejidad integral sincronizada del pluriverso.

 

Convocatoria territorial es un canto a la vida. Tomada en cuenta en sus plurales y múltiples formas; en el tejido espacio-temporal; también, en sus singularidades diversas, en su espontaneidad y sencillez; podríamos decir, en su simplicidad compleja. Nunca olvida que estas manifestaciones, esta fenomenología múltiple, es potencia. Por eso la certeza existencial, la intuición de la complejidad integrada del pluriverso, condensada en la inquietud del ser.

 

La percepción corporal conlleva la experiencia sensitiva, la memoria sensual. Se pregunta ¿qué buscamos?, y se encuentra en la mirada de los ojos. Mirada que quiere descifrar; leer en su brillante, acogedor, conmovedor, viaje a la intimidad del ser. Por eso se pregunta: ¿qué te puedo decir? Honestamente dice: no hay maestros ni discípulos; lo peor sería que esto ocurra, pues se mata la espontaneidad y la alegría de ser parte del acontecimiento vital. Sustituyendo esta creación y devenir de la vida por la “ideología”, narrativa de la sucesión, de la jerarquía; en consecuencia, de la dominación, en una de sus formas. Por eso, prefiere entregarse; dice soy parte de tu cuerpo.

 

Convocatoria territorial no descuida la experiencia social; en ella, lo que corresponde al acto heroico. A la entrega total, a la militancia integral de la lucha por la vida. Canta a la donación heroica; buscando interpretar esta acción y su desenlace. Se conmueve por el gasto heroico, por el dar, sin esperar el recibir; donación plena. No ritual para beneplácito de la antropología.

 

Pregunta sobre la representación que se hace el asesino de la vida. ¿Sabe lo que hace? Concluye: el quemata no sabe lo que mata. Luego se pregunta sobre la conexión que une a los sublevados. Mira la entrega total de los y las subversivas como unidad en el momento de la decisión, de la prueba, cuando se resuelve el dilema, si se quiere, shakespeareiano: ser o no ser.Ser es la unidad a la hora del fuego.

 

Por eso la convocatoria a los pueblos, a las corporeidades de las sociedades, a los cuerpos, a la potencia social inherente. Convocatoria a la subversión de la praxis.

 

 

 

 

Estamos hechos por los mismos hilos

 

 

 

 

 

 

 

Somos tejidos

De fibras y de nervios

De corrientes sanguíneas

Y de ríos sensibles

Evaporando pensamientos

Como sueños alados

 

Somos

Parte de estambre del multiverso

Como punto de enlace transverso

Entre un hilo y otro hilo

Espléndido bordado embrocado

Intrincado nudo amarrando

Hebras de distintas sortijas

 

Un color de la carne

Muda en palabras

Y locuaz en pinturas

Otro color la luz

Sueño extasiado de avestruz

Refugiándose cansada

En plena lasitud

Aterida en los huesos

Marfil de ondas agotadas

De estrellas rotas

 

No somos distintos

A proliferantes galaxias

Enrolladas en nostalgias

De recuerdos añorados

Diferentes formas memorizadas

 

No somos diferentes

Ni a cometas que vagan

Errantes solitarios profetas

Evocación de catástrofes planetarias

Señalando futuras explosiones

O nacimiento de nuevos astros

Y novedosas constelaciones

 

Estamos hechos por los mismos hilos

Por notas de las mismas cuerdas

Aunque sus canciones sean distintas

Y sus melodías tornadizas

 

Estamos hechos por potencias

Que emergen de la nada

Convertidas en artistas inspiradas

Creadoras de estéticas cósmicas

Y de filigranas cuánticas

 

¿Quién nos ha hecho creer en jerarquía humana?

Producto de una evolución acumulada

Que somos hijos de la divinidad conjeturada

¿Quién ha pretendido otra hechura

Con transparentes hilos espirituales

Como textiles de fantasiosos cristales

Distintos a la materia, a la energía

A las otras composiciones sinfónicas

Y pentagramas simétricos?

 

Esta pretensión aristocrática

De mitológica alcurnia fantasmal

Cree darle un puesto privilegiado al hombre

Cuando en cambio lo disminuye

Al tamaño esquemático de sus prejuicios

 

Rebaja el maravilloso azar

Que juega con la necesidad

Al caber en esta materia

Combinación de asociaciones concertadas

De cuerdas, de partículas, de átomos

Minuciosos albañiles cosmológicos

Y moléculas ingenieras de la vida

 

Madera astral

Maleable y porosa

Luminosa y migrante

Oscura y residente

En intimidad meditabunda

 

No se aprecia el pertenecer

Invalorable gozoso placer

A esta energía dinámica

A este multiverso inconmensurable

Ser parte de sus poemarios entrañables

Escritos con vibrantes ondas viajeras

Que se enlazan entusiastas

Componen fuerzas primordiales

Que abren dimensiones abismales

O se enrollan como caracoles invisibles

 

Al ser parte de creación permanente

Simultánea como eterno retorno

E integrada como sincronía concomitante

Tenemos la oportunidad de comunicarnos

Con todos los seres del planeta

Del cosmos y sinfonías embriagadas

Por plurales formas siderales

Y armónicas melodías encantadas

 

La oportunidad de comprender

Melancolías y alegrías de mujer

Acontecimientos enigmáticos de la vida

Y la inagotable existencia variada

 

Es el cuerpo el que nos conecta

Como consanguíneo parentesco

Con estos tejidos trenzados

Y quizás se deshilachan alterados

Para volver a inventar tramas

Y sus texturas extrañas

 

Es el cuerpo el que sabe

Pues es memoria encarnada

De pasiones artesanales

Emergidas de los huesos, cristalizadas

Inventoras de la luz y la oscuridad

Paradoja del tejido espacio-temporal

Aporía creadora del vendaval

De movimientos coincidentes en integral

Caosmosis compulsiva existencial

De la materia y la energía fecundas

De la gravedad y el magnetismo fundadores

De la cohesión fuerte y débil imperiosa

De universos y mundos desatados

Como tropel de pegasos en fuga

Únicos como celosas identidades

Exponiendo su distinción perfilada

Diferentes como variedad primaveral

Del sensible pluriverso emergido

Serpenteante en distintos tejidos

Hechos con los mismos hilos

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Esta vida

 

 

 

 

A Ulrich Brand

 

 

 

Esta vida está colma de dolores y alegrías

De penas y satisfacciones voladoras

Contrastadas experiencias valorando simetrías

Tropezando y deslizando nuestro cuerpo asombrado

Ante paradojas mostrando complementos de opuestos

 

El tiempo pasa raudo sin poder detenerlo

En el mar como peces escurriéndose, escapando

Mientras tratamos comprender lo que pasa

Solo lo hacemos con algunas preguntas

Las que parecen contestables

La mayoría de las cuestionantes insistentes

Quedan sin repuestas esperando en la puerta

O en la ventana abierta

 

Lo importante parece es vivir el instante

En su eternidad fugaz dilatada en la curva

De memoria terca reinventando pasado

En el círculo estrecho del minuto presente

Como figura estrofa del gitano poeta

Fusilado por fascistas que no aman los versos

Ni la música ni el baile

Tampoco la guitarra al aire

Ni alboradas ni crepúsculos

Mordiéndose la cola como juego de pescas

Jugando como niñas en orbitas cenicientas

Compulsivas como rutinas risueñas

 

 

Sencillez creadora

 

 

 

 

 

Canto a intrépida juventud rebelde de contestatario gesto irreverente

Juventud transgresora de formalidades almidonadas

Canto también a la vida devenida vida

En múltiples recorridos inventados, juego aleatorio de dados

De misceláneas caras de cubos esféricos rodantes

Circulares, ondulantes y en fugas imprevistas

Canto a las alboradas y a los atardeceres equivalentes

En nacimientos sangrantes y en crepúsculos enrojecidos de agonía

Canto a la humildad sabia de mujeres y hombres de pueblo

Quienes se alegran de pequeños detalles manifiestos

En sencillas tramas cotidianas contadas como anécdotas domésticas

Canto a los que aman a la mujer y a los hijos

A las que aman al hombre y a las hijas

A los padres y los abuelos, sobrinos y tíos

Canto a los que aman expresando memorias sensibles

En forma honesta y transparente como voz del agua dulce

 

Sabiduría labrada en siglos y afinada por pueblos cantores

Y danzantes inventores de rondas alrededor de fogatas

Emulando orbitas de planetas entornando al sol pletórico

Del palpitaciones ardientes irradiando ondas calurosas

Sabiduría hallada en sencillas ocasiones ordinarias

En proliferantes murmullos de familias sin ambiciones

Salvo el deseo de que los hijos se logren

En simbólicas finalidades sociales

Excepto no falte el pan de cada día

Ni el trabajo pagado cada mes del año medido en cronograma

También el regocijo de los nietos y de los hijos revoloteando

En el patio habitado por plantas engreídas

En almuerzos y cenas familiares y afables

Tampoco falten los amigos verdaderos

Que acompañan en momentos difíciles

 

 

La felicidad no es tierra prometida

Ni se la alcanza con proyectos ideológicos ni políticas demagogas

Es el regocijo de compartir un día cualquiera con nuestros amores

Es el goce de compartir la mesa, ancestral herencia de cocina

Lo crudo y lo cocido, hermenéutica cultural de tribus culinarias

Es el disfrute de tomar con los amigos hasta embriagarse de alegría

Tutumas de chicha o vasos de cerveza o copas de vino

Sin faltar destilados ardientes del singani nacional

Y el whisky importado en fiestas de insumos globalizados

Rodeados de remolinos locuaces como platicas señoronas

Es el placer de seguir con cuerpo elástico

Ritmos de música plasmados en danza seductora

Es también lograr comprensiones luminosas

Como intuiciones subversivas desprendidas

Emergiendo de percepción corporal apasionada

De mundo en devenir, de cosmos devenido

Y universos abigarrados hasta el escándalo del nudo gordiano

En desconocidas e inexplicables regularidades topológicas

 

No está pues en pretensiones ostentosas ni en dominios ateridos

Ni en reconocimientos forzados por afanes chantajistas

Y publicidades pagadas de antemano

No está en etiquetas de ceremonias montadas

Por cofradías de roscas elitistas e inescrupulosas

Y jerarquías vanidosas al ubicarse en testera disputada

Como signo de poder banal de escalafones pomposos

O salir en páginas de periódicos sensacionalistas

Estas proliferantes figuras de imposturas perdurables

Son máscaras petrificadas en semblantes inmóviles

De momias estáticas ofrendadas a eternidades falsas

De orgullos exaltados por petulancias exacerbadas

Escondiendo miserias humanas, egoísmos ateridos

Oquedad de formas ahuecadas como vacíos desocupados

Por violencias absolutas efectuadas

Sin dejar nada en este retirado exilio de vida y existencia tejidas

Por cuerdas orquestando sinfonías hacedoras

Sin contenidos solidos por dentro, ni expresiones seductoras

Pues recurren a guiones acostumbrados en congregaciones lóbregas

Imitando grandezas de héroes enterrados

 

Sin embargo el mundo de instituciones decadentes

Hace gala de plagios grotescos y triviales

De farsas de hombres disfrazados de oropeles

Y símbolos encumbrados por la historia oficial promulgada

Cuando no son sino arlequines tristes en comedias desgastadas

Exigiendo a gritos reconocimiento de público ausente y asombrado

Del patético teatro de crueldad desplegada

Mientras el pueblo espera cumplimiento de promesas

Dilatadas en lejanas distancias incomprensibles

 

Sencillos eventos proliferantes y simples momentos cotidianos

Esconden grandezas efectivas y complejidades desconocidas

Por imaginarios narcisos y pretensiosas academias vanas

En esas singularidades plurales regalando flores briosas

Y donaciones derrochantes de anti-economías valorando

Gratuidad de los obsequios regalados

Únicas en abundancias incontables

Son puntuales acontecimientos conteniendo a simultánea

Integralidad del cosmos despabilado

Estos hombres y mujeres singulares no han perdido capacidad

Colmada del cuerpo sugerido e insinuante

No han perdido amor y asombro ante evidencia existencial nómada

De nuestro paso aleatorio por constelaciones fugitivas

No han perdido goce de momento fugaz inapreciable

Y la estima embriagada del instante inconfundible

Intuyen de antemano banalidad del teatro político

De acumulación aritmética de signos metálicos

Que valen por el sello impuesto del Estado

De especulación compulsiva de pompas solitarias

Soplo provisionalmente contenido en burbujas vulnerables

De malabaristas audaces y habilidosos en trucos inalterables

Que estallan por excesiva inflación de valores insostenibles

 

Canto a esta espontaneidad vital de ciclos acompasados

De cada quien y de todos mancomunados asociados por encanto

Hasta el espasmo del afecto colectivo y fascinado

En complementarios Oikos barrocos, bricolajes sobresaltados

Entrelazando diversos espesores ecológicos voluptuosos

Canto al juego lúdico de la vida, artista de audaces combinaciones

Creadoras de seres en todas las versiones inimaginables

 

Canto a la sencillez creadora

A la simpleza compleja de humildad popular

A la sabiduría concreta de hombres y mujeres

Que aman descubriendo iluminación orientadora

En humildad asombrada ante acontecimiento explosivo de la vida

Pronunciando en expansión o contracción largo poema

Inacabado juego recurrente de palabras cabalísticas

Sueño de partículas ensimismadas en meditación profunda

Burladas por partículas alborotadas

Y traviesas luciérnagas juguetonas

Dibujando ambas oscuridad insondable de recogimiento

Mudo y silencioso como buda quieto en espiritual sosiego

Y luminosidad festiva desplegada en colores danzantes

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Presente y potencia

 

 

 

A mis hijos

 

Yo amo a mis hijos

Un hombre y dos mujeres

Como dicen

Ellos son, lo que he buscado

La prolongación de mis pesquisas

Como escrutando entrelazados bosques

De espesores refulgentes de danzas rituales

Prolongación de mis recorridos combados

Como circuitos resplandecientes nómadas

Tribus inventoras de territorios de recolección

Y cazas compartidas como dones

Por pintados guerreros iniciados

Continuidad dilatada en el clima despedazado

Como bocanadas de temperaturas disociadas

De mis ansias de eterno limitado

Son lo que son

En el abigarrado camino

Del tiempo y la aventura

 

Amo a mis hijos

En su fulgor radiante matutino

Como explosión inicial inventora de universos

Distintos como las noches del verano y del invierno

Viajando hacia el mediodía del equilibrio solar

Y de la nostálgica luna ausente

Como vajilla de plata guardada

Amo sus sueños desbordando el presente

Que dan sentido al paso de sus días

Esperando en la noche descifrar en las estrellas

Los mensajes que manda el tejido sin tiempo

Del viaje curvo de la materia oscura

Como densa gravedad de lo que se oculta

Del retorno vibrante de la materia luminosa

Como fugitivas ondas de cuerdas compositoras

Que muestran en sus signos musicales

Sublime sinfonía de fantásticas constelaciones

Trovadoras de las noches transparentes

Las tramas inéditas de las vidas singulares

 

Amo a mis hijos

Porque son los versos no escritos por mi mano

Cuyos dedos tocan el teclado como si fuese piano

De tensas cuerdas conjugando sueños

Transportando deseos añorantes

Como tropel de vicuñas recorriendo la espalda

Del altiplano meditando su reposada imagen

De inmóvil eternidad que no comienza

Como si fuesen barcos trashumantes

En recorridos acuáticos serpenteantes

Intrépidos sembradores de ciclos

Vitales como la invención imborrable de la energía

 

Amo sus miradas horadando el horizonte virgen

Herido solo por los gemidos que llegaron lejos

Como si fuesen vahos diseminados en el aire

Como viajes de aves migrantes

Que reconocen desde las alturas

La huellas de recuerdos de paisajes cambiantes

Dibujando en su memoria lo perdido

Inventando en su vuelo la nostalgia

Materia densa de nebulosa e insondable espera

Que aguarda en las orillas de las islas

Y continentes elevándose como ballenas

Nadando en el océano inmenso de fragancias

De canciones acuáticas y poemas olvidados

 

Amo sus rebeldías,

Enredaderas que crecen en la casa

Y en los muros y calles de la ciudad desierta

Pues la dejamos sin sus plazas y sus árboles

Para plantar una selva de hormigón armado

Ciudad cobijando hogares prendidos

Como pequeños incendios controlados

En la intimidad hogareña de las familias

Poblada de labores y circulantes voces

De caña mojada y antiguos tonos

Como desbordes de mariposas primaverales

Ciudad precipitada en su silencio bullicioso

Poblada tercamente repitiendo el orden

Que no es más que la fuerza de la ley

Clavada como estaca en la tierra desvelada

De escuelas que ya no comprenden las luces

Que encienden la fogosa alegría de la fugas

Escapando de las capturas minuciosas

De las redes normativas de una enseñanza avejentada

Pero aterida en la arquitectura de las costumbres

 

Los amo en mis recurrentes reflexiones

Horadando las rocas como lluvias persistentes

Aunque no pueda cambiar las rutas tomadas

Por ellos en el azar de los senderos abiertos

Por machetes chaqueños comprados en la feria

Rutas optadas por las ansias vespertinas

Es su libertad la que se levanta como el alba

Desde sus enrojecidas pinturas de nubes desnudadas

Mostrando su piel apasionada y tierna

De barajas gitanas que adivinan destinos

Sin vestirse todavía de blanca vestimenta

 

Quisiera darles todo lo que pueda

Y todo lo que no pueda

Quisiera compensar mis distracciones

Como olvidos repentinos involuntarios

Brisa que empuja los pensamientos como hojas

Otoñales caídas alfombrando los suelos llovidos

De los trópicos alegres entrelazando árboles

Y ramas en la variedad que el Oikos inventa

Recuperando y buscando el tiempo perdido

Quisiera recomenzar todos los días

Como si se tratase de escribir nuevas tramas

El juego de trayectos como hilos de colores

Combinando texturas de diseños furtivos

Como inscripciones de leguas olvidadas

Quisiera corregir lo que no se ha hecho

Para recomenzar historias mejoradas

Quisiera recitar en la montaña o en el lago

Las metáforas transmisoras de secretos

Que enseñan saberes no dichos ni escritos

Pero se encuentran en algún lugar de la memoria

Ocupada de atesorar lo que se olvida

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Certeza

 

 

 

 

 

 

Certeza

Búho alzando vuelo al atardecer

Teñido por recuerdos purpúreos

Antes de la llegada del anochecer

Y ensangrentado por pintura crepuscular

De crujiente inmensa agonía solar

 

Instante de cuerpo conmovido

Por paisaje del cielo herido

Convulsión de vida y muerte

Pasión de solitario jinete

Dando origen a renovado comienzo

Adivinando el raro acontecimiento

Creativo de explosión inaugural

En apoteósico ingreso triunfal

 

Totalidad de fragores nacientes

Como vendavales de luces fluyentes

Certeza indiscutible como axioma

Matemático que no se desploma

Existencia envolvente y abrigadora

Vibrante melodía arrobadora

Como manta tibia de vicuña

Vida creativa y aventurera

 

Intensos sentimientos indescifrables

Esparcidos en el espesor del ambiente

Como ideografías inscritas en papiro

Gramática de huellas que respiro

Emergiendo como vaho de órganos

Diseñados por programas arcanos

Laboriosos en persistente secreción

De fluidos vigorosos y nutritivos

Frescas verduras de dedicados cultivos

Comunicándose con texturas diversas

Multicolores como leyendas de awayos

Narradoras de tramas olvidadas

Inéditas escondidas posibilidades guardadas

Como tesoros de piratas perseguidos

Atrapados en distancias alargadas

Flujos errantes de antiguas fugas

Alegorías simbólicas no cantadas

Desconocidas para ojos orgullosos

De engreídos y ateridos humanos

 

Intuición de simultaneidad dinámica

Abigarrada constelación épica

Convulsión dada para siempre

Como fértil embarazado vientre

Develando la integración sincrónica

Plenitud creativa y armónica

Sublimes sinfonías progenitoras

De pluriverso copioso de galaxias

Me hacen ineludiblemente presente

De coyuntura densa erigiendo puente

Eterno momento apasionado

En entrega total de enamorado

 

Soy esta certeza sensible

Que hace el mundo accesible

Embriagando mis venas

Con sueños en playas de arenas

Fragantes como luz de luna llena

Convenciendo con oratorias retóricas

A mi corazón ávido de hazañas heroicas

No hay nada más cierto

Que este cuerpo embelesado

Estremecimientos aposentados

En la explanada de mi piel bronceada

Como dulce miel diseminada

Atravesando mi indomable carne

Tejida con hilos de asombradas

Nebulosas de estrellas perenes

 

No hay nada más cierto

Que este prodigioso huerto

Sembrado con paciente devoción

 

La vida que vivo

La vida que amo

La vida que defiendo

La vida deslumbrante

 

Lo demás es petulancia

Mezquindad pretenciosa

Creer estar sobre la vida

Pues se profesa la verdad

En plena insondable oquedad

Descubierta por razón fantasma

Divagando en la eternidad del alma

 

Esta apetencia misteriosa

Imaginada intangible e inmaculada

No es otra cosa que miseria humana

Concebirse en el espejo como Dios

En elocuentes manifiestos desvaríos

Cuando apenas somos en bóveda astral

De las innumerables formas

Una de múltiples invenciones

De la vida espontánea y genial

 

Amo esta certeza corporal

Territorio donde cosecho

Esta existencia sensible

Que hace al entorno asequible

Comunicación virtual de los seres

Melodías vitales diferentes

Lanzando certezas en vibrantes

Ondas musicales cadenciosas

Removiendo materias luminosas

En vez de lenguajes labrados

De binarios signos elaborados

 

Los jinetes del apocalipsis

Cabalgan en lúgubre apoteosis

Como iras de Dios indignado

Ante el hombre desnudo y resignado

 

Las máquinas de guerra

Que a pueblos destierra

No podrán vencer a poiesis

Creadora de universos sin mimesis

De proliferante vida ingeniosa

No podrán con amenazas

Con odios incomprensibles

Desplegando obsesión por dominar

Como verdugos del Alcázar

Miserables fines de eunucos

Compensando empeños frustrados

No podrán vencer a la vida

Que está más acá

Y más allá de la mirada humana

 

Esta intensa certeza corporal

Como revelación axial

Es pues pluriverso entero

Que canta alegre y danza

Su mágica canción luminosa

Alumbrando el cuerpo voluptuoso

Piel oscura y encantadora

Dulce sueño de materia dormida

 

Lo único tenido al alcance

De exuberante romance

Como fruta colgada en árbol

Es esta potencia vital

Provista de experiencia actual

Y memoria emotiva ancestral

Aguijoneada por deseos

Alados en despejado vuelo

Rompiendo crisálidas para volar

Placeres desconocidos hasta alcanzar

La angustiada despedida crepuscular

Activando voluntades para lograrlo

Orientando acciones para emanciparlo

Entregando el pellejo a la aventura

Contamos con libertad de hacer

Para con ingenio componer

Lo que queramos en el recorrer

Ese querer devenido utopía

Mezclado de alegría y melancolía

Ese querer rebelde y artista

 

No estamos solos

Sino con todos los seres

Cuyas resonancias se hunden

En espesores sensibles de la piel

Seres que como nosotros

Sienten que están confeccionados

Para inventar y crear vida

En todas las formas inimaginables

 

 

 

¿Qué buscamos?

 

 

 

 

 

 

 

 

¿Qué buscamos? ¿Buscamos acaso? ¿O nos encuentra?

Pasión de explosión inaugural que nos alcanza

A pesar de habernos inventado en sus bucles revueltos

Creemos buscar y ya estamos encontrados

Desde antes del tiempo que imaginamos

No somos nosotros el movimiento es el tejido de cuerdas sonoras

Hilando sinfonías que armonizan sus notas

Y combinan sus instrumentos afinados

Vibrando y ondeando avanza inventando materias

Con sonidos sublimes dando cuerpo a sus emociones

Nos alcanza y envuelve en sus hilos de colores luminosos

 

Nos encontró en su viaje arqueado como suspiro virgen

Por gravedad seductora cazadora de órbitas

Nos halló desde lejos observando bordes dibujados de playas

Como puertos olvidados de lejanos continentes

Sorprendido ancló como acorazado en desuso

Curioso por comprender canciones nostálgicas

Ventilando los puertos atareados en ordenar recuerdos

Donde los barcos ya no llegan desde hace mucho tiempo

Pero mujeres de largas cabelleras posan sus ojos

En horizonte violado de atardeceres ensangrentados

Soñando en ciudades iluminadas por latidos de corazones

 

Desde entonces no podemos separarnos

Pues nostalgias de cabellos largos cobijan en senos

Maternales voluptuosos cántaros de miel

Alimentando bocas hambrientas mamando ansiosas dulce licor

Caricias refulgentes de metrópolis incendiadas

Por revueltas inesperadas de jóvenes iconoclastas

Manos convocantes de amores entrelazados hasta perderse

En suplicante agonía de goce

 

No hay búsquedas sino encuentros repentinos

Anunciando trovador su destino narrado

Que detienen el viaje aparcando como nave agotada

En ilusión tibia de cuerpos encontrando refugio

Creyentes del tiempo y del presente

 

Debemos asumir estos encuentros y no buscar deseados fantasmas

¿Por qué no alegrarse de sentirse advirtiendo llegada del tejido?

¿Por qué no entregarse intensamente al momento presente?

¿Por qué no amar este deleite de sensaciones?

Que gozan del tacto de espesores vibrantes y soñadores

Que gozan de la escucha de sinfonías sabias

Que gozan de figuras que naufragan en ojos

Que gozan de vahos codificados en olores vaporosos

 

¿Por qué no amar estas revelaciones vitales?

Que consagran el afecto de partículas asociadas

Seducidas por encuentros minuciosos y pequeños

Como artesanía relojera de engranajes armoniosos

 

Humanos orgullosos ateridos a promesas no cumplidas

Esperan oportunidad de alejarse hacia distantes estrellas

Hermosas como primarios paraísos no depredados

Abandonando su astro donde se guarece el comienzo de todo

Y la memoria de viajes creadores de universos cambiantes

 

Humano no puedes mirarte a ti mismo

Porque tus ojos añoran distancias desoladas

Como si al alejarte lograras olvido

Que crees remedio de dolor y finita existencia

No sabes que todas las distancias guarecen en tu cuerpo

Como posibilidad múltiple de estallido radiante

Inventor hechicero de universos soñados

 

Buscas porque no quieres encontrarte

Te ilusionas porque no quieres realizarte

Construyes ficciones porque no quieres crear

Deseas porque no quieres gozar

Rechazas el momento porque crees habitar desierto de nada

Que consideras recorrido obligado hacia tierra prometida

Utopía religiosa que no tiene lugar

Donde semilla fecunda pueda aposentar

Raíces aferradas a entrañables rocas

Mostrando sus bosques donde duermen alondras

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

¿Qué me dicen tus ojos?

 

 

 

 

 

Para Bachi Ontiveiros

 

 

¿Qué me dicen tus ojos?

Recuerdo al poeta portuario escribiendo

Mujer el mundo está amueblado por tus ojos

Recitaba Vicente Huidobro en Altazor

A la mujer amada en su viaje astral

Al mirarla expuesta y distanciada

Desde el intenso fuego abrazador

Del corazón inquieto de cazador

 

Yo digo: tus ojos inventan mundos

Al viajar encendiendo estrellas y galaxias

Con la mirada risueña y luminosa

Aposentándose como manos candorosas

Caricias como olas de ternuras labradas

En sensible cuerpo de mujer experimentada

 

Me hablan tus ojos en lenguajes olvidados

En gramática rítmica y melodiosa

En signos viajeros como soplo

O como viento girando en alegre danza

Circulando en encantadora ceremonia

Pasos compositores de canciones seductoras

 

Tus ojos donde me cobijo como niño en brazos

Seguros como ramas de árboles frondosos

Donde nidos de pájaros se sujetan confiados

Al ser parte del alegre follaje embriagado

Moviéndose por la brisa de poemas alados

 

Tu rostro resplandor diáfano de la luna en el mar

Nadadora desnuda de un nocturno verano

Estela extendida como versos plateados

Alargada figura abandonada al pasar

Trazando huella espumosa y nacarada

De velero empujado por anhelos de amor

Revelación de vital armonía

Transmitiendo serena filosofía

Desempolvadas profecías antiguas

 

Dulce encanto escondido

En ciudad tumultuosa

Olvidando la vida floreciente

Y consagración juvenil primorosa

Atareada en el fragor

De muchedumbre inquieta

Atrapada en minucioso engranaje de reloj

Artesano del tiempo mecánico y donador

Inventando cronograma impasible

Mientras tú emerges inspirada

Como cosmonauta extraviada en la inmensidad

Sin medida de tiempo y geometría de distancia

Sensaciones adivinas del devenir constante

Metamorfosis estética de creación intrépida

 

Tus cabellos resbalan hasta encontrar tus hombros

Hasta encontrar sorprendidos tus sueños

Enraizados en tu oscura lacia melena

Ondeando como bandera de barco perdido

Navegando en el brillo acuático

De tu piel valluna y cordillerana

Adoptada por una isla no olvidada

Convertida en marinera y portuaria

 

Al mirarte me pierdo en deseos temerarios

Dibujantes de bocetos guardados

Me pierdo en tu mirada viajera

Empujándome al misterio paradójico

De la nada y el todo creativos

 

Quedo indefenso y vulnerable

Ante apoteosis femenina

De secretos heredados

Desde tiempo remotos

Por guerreras bravas

Más cercanas a la vida

Que los hombres engreídos

Quienes están más cerca del mito

 

Tus ojos son pronunciación del alba

Brisa de fragantes luces pintoras

Inventando el amanecer de colores

Y gustosos sabores del bosque

Anunciando el comienzo de todo

Estoy atrapado en su fulgor sincero

Llevándome de la mano de paseo

Mientras aprendo de tu saber sensual

Que la vida es memoria afectiva

 

 

 

¿Qué te puedo decir?

 

 

10710520_324444177726709_2056094164962258549_n

 

 

 

¿Qué te puedo decir?

Acaso algo suene a regularidad

O misterio oculto

En la escritura del culto

¿Mejor es callar?

No quiero tomes como verdad

Guardado saber sustancial

Como revelación de tablas enmohecidas

En cualquier monte misterioso

Donde se tramiten mandamientos

Mutilantes de celosos patriarcas

Mi hablar impetuoso

No es enunciación esencial

De verdades ocultas

En yacimientos profundos

Como si hubiera códigos iniciales

En el comienzo de los mundos

No es verdad

Lo que digo

No hay verdades

Como leyes jurídicas

Inscritas en los esquemas del pluriverso

En sus iniciales operaciones de clausura

Hay expresiones

Como canciones nocturnas

Las mejores son las que comprenden

Las complicidades del cosmos diverso

Como convocante asamblea de fuerzas

Multitudinarias en sus direcciones

Distintas y variadas

No hay verdades

Solo aprendizajes

Tu cuerpo es el espesor

Como humus fecundo donde se planta

La quinua y el amaranto

Donde se instaló la pedagogía

Vital de las revelaciones pragmáticas

En sentido filosófico, no utilitario

Debes aprender de ti misma

De tu propia experiencia

Del cúmulo dinámico de tus sensaciones

Debes aprender a ser lo que quieres

Lo que buscas incansable

En los bosques de las posibilidades

En la cadencia propia

De las cuerdas de tu guitarra

Tu composición musical y estética

Tu ímpetu pronunciado en palabras

Que usas como armas

Luchando por lo que amas

Por favor no me sigas

No seas discípula

Ni en masculino

Ni en femenino

No te inventes un profeta

Ni un amauta ancestral

No necesitas otro padre

Ya lo tuviste uno

Si lo haces

Como de costumbre

Te matas y me matas

Ya no seremos más

El libre canto de las aves

El resplandor de las luces del alba

Seremos un cuento ceremonioso

De las instituciones

Libérate de mí

Escucha y debate conmigo

No me creas

Busca otras salidas

Las que tú vislumbras

En las mañanas refulgentes

O en las tardes crepusculares

Lo lindo de nosotros

Es que nos apreciamos

En el ondulante océano de sensaciones

A pesar de los pesares

De los ámbitos mundanos de desprecios

Desiertos construidos por tala de bosques

Y en urbes desdichadas en su expansión desolada

Sin cobijo y hospitalidad

Que no desmoralizan tu mocedad

Nos escuchamos

Cuando nadie escucha a nadie

Todos quieres imponer su verdad

Vanagloriándose de sus máscaras

De carnaval

Lo importante es este romance inédito

Ocasionado por analogías compartidas

En mares de diferencias ateridas

Aventura inventada

En los confines de la explanada

Del tiempo sin memoria

Esta confianza en confesiones del otro

Como las de Agustín ante Dios incognito

Nada más

Lo importante es la amancia a la vida

De la que formamos parte

Como fugaces relámpagos de la noche

Y gotas reventadas en las rocas

El encontrarnos en sus ritmos

Y melodías embriagantes

Como danzas secretas

Acompañadas por consumos

Vibrantes y trashumantes

Lo importante es mi aprecio

A tu manifestación revelada

En tus desplazamientos creativos

Como portentosa primaveras inesperadas

Tú maravillosa fuerza al quebrar

Las estructuras del malestar

Las ateridas costumbres

Domesticadas y subordinadas

A las narrativas del poder

Lo importante es tu rebelión

A la institucionalización de la asonada

Gracias a ti

La humanidad tiene perspectivas

Y esperanzas venideras

En un presente en espera

Apertura posible a la inventiva

Agradezcamos habernos encontrado

No hay destino en esto

Solo azar creativo

Afirmando la necesidad

No soy ni tu hombre

Ni tu mi mujer

Esta posesión es la herencia

Del poder acumulado por milenios

Somos como el suspiro colorido

De la orquídea que seduce a la avispa

Las dos continúan la danza de la vida

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Soy parte de tu cuerpo

 

 

 

 

 

Entre corrientes de imágenes desbordadas

Y espesores sensibles como colonias de coral

Saturados de experiencia coloquial

Miro tus pensamientos resbalar por tu cuerpo

Suave como transparente canto de las aguas

De naciente rio febril

Niña revoloteando con su blanco mandil

Como meditación de mariposa en el jardín

 

Miro las tenues curvas de armonía sensual

Ondulando en el mar de tus emociones

Como versos de sirenas de largos cabellos

Y senos insinuados

Evocando ternuras amorosas

Todavía no dadas

 

No sé en qué universo estoy

Ni en qué lugar y momento

Del espacio-tiempo

Porque al mirarte me pierdo

En el incendio prendido por tu figura

Desnuda

Fogoso bordado de imágenes narradas

 

Tu cuerpo se convierte en una trama

Leo el tejido de imágenes desplegadas

Padezco el relato intenso de tu escritura

Inscripción de deseos trovadores

 

Tu estas ahí tan calmada

Como la paz por guerreros anhelada

Dejando resbalar tu mirada

Por tus piernas desnudas

Y tus caderas aladas

Como gotas de lluvia

En la madrugada

 

Soy yo viajando por bosques tropicales

Mientras tu viajas por valles templados

¿Dónde se encuentra el valle con el trópico?

¿Dónde la geografía del trópico se topa con la del valle?

¿En qué lugar cambian los climas y las atmósferas?

¿Cómo la imaginación encuentra su espesor?

Condensándose en tormentas de besos

Y tempestuosas caricias

 

Preguntas sin respuesta racional

Sólo podría transgresión pasional

Intrepidez que olvida las geografías

Y los climas

Se lanza en recorrido aventurero

Mezclando ecologías y temporales

 

Estas ahí tan dulce como conversaciones intimas

Tan cómplice de mí desborde volcánico

Que apaciguo el magma incandescente

Al caer en la tierra de tu piel

 

Reflexiono también después de la explosión

Me convierto en valle sembrado de choclos pensativos

Tú te conviertes en trópico de árboles frutales

Trocamos tus frutos por mis choclos

En una reciprocidad complementaria

De comunidad afectiva compartida

Por nuestros caminos encontrados

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Donación heroica

 

 

 

A las y los combatientes entregados al gasto heroico

 

 

 

Emocionado cuerpo hendido

En sensible espesor, momento eterno

Inscripción de huellas profanadoras

Del silencio supuesto

 

Escritura antigua de marcas registradas

En troncos reflexivos

Como aforismos de sabios olvidados

En galaxias lejanas

Como fotografías ajadas

Remolinos luminosos e interminables

Hundiéndose en oscuridad indescifrable

 

Médula hambrienta tragándose las luces

Enjambres de luciérnagas alborotadas

Seducidas por la danza

Circular y embriagante

Entregándose llena sin ninguna defensa

Al goce de placer alucinante

 

Así ha de ser el acto heroico

La donación y el derroche

Amando inmensamente

Sublime revelación del acontecimiento

 

Todos los poros son ojos

Toda la piel es extenso contacto

Con pasiones fluyentes

En distintas escalas

Del pluriverso enamorado

 

Ese es el paradero

Donde todo confluye

Sinfonía de sensaciones

Obra de genios sordos

Pero con oído destacado

En todo el cuerpo

Sensaciones voladoras

Dedicadas a la creación

Al juego interminable

De invenciones constantes

 

Vives intensamente experiencia abismal

Del emotivo humano animal

Condensada en el instante sin tiempo

Eres intuición inmediata de todo

De esa completud cambiante

Y tercamente desbordante

Entregando el cuerpo al acaecimiento

 

Eres condensación cósmica devenida cuerpo

Hilvanado de hilos melodiosos

Eres sacrificio devenido tejido de universos

Artesanos minuciosos de plegamientos

Envolventes regresos al hogar añorado

Enrollados en meditaciones trascendentes

Artistas prolíficos en desenvolvimientos

 

Extrañamientos a territorios utópicos

Desenrollados en acciones inmanentes

 

Intrepidez transgresora

Aventurera nómada

Descubres ya la esfera

Y las metamorfosis de composiciones

Como festividades del eterno retorno

Combinadas de energías y vibraciones

Múltiples pulsaciones de corazones

Guerreros y valientes

 

Descubres que la vida

Es entrega afectiva

Como amor de madre

Del estallido inagotable

Acto inaugural de la potencia

Lúdica y creadora

 

Quizás por eso te diseminas

Como canción trovadora

En el acontecimiento

Por eso entregas tus huesos

Tus músculos y tus nervios

Al combate constante

Contra las dominaciones ateridas

En congeladas costumbres

Y en arquitecturas institucionales

Esqueletos fosilizados como minerales

En vetas vaciadas por trasnacionales

 

Tu consecuencia viene de esta comprensión

Iluminadora como relámpago en la noche

En viaje ondulante de notas

De cuerdas románticas

Conmoviendo a la indiferencia

De la materia oscura

 

No te rebelas solo

No te sublevas sola

Están las compañeras de largas trenzas

Narradoras de tramas inéditas

Que envidian los tejidos cósmicos

Pues no tienen trenzas soñadoras

Están los compañeros de pómulos pronunciados

Donde el brillo de la luna se aposenta a descansar

Están los devenires de hilos mutantes

Del pluriverso evocando retornos imposibles

 

No mueres solo

No pereces sola

Mueren contigo las ilusiones aladas

Y los sueños indescifrables

La fragancia de amores esparcidos

Por soplos de climas errantes

 

¡Mueres con todos los que mueren en la tierra!

Con todos los muertos que se olvidan

Cobijados en la penumbra de nostalgias

Con todos los muertos que regresan

Y nos tocan las puertas y ventanas

Nos hacen señas como guantes

O pañuelos ondulantes

En una tarde deshabitada

Mostrándonos que no se muere en vano

Sino para reinventar el pasado

En un presente preñado

De esperanzas

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El que mata no sabe lo que mata

 

 

 

 

 

El que mata no sabe lo que mata

No sabe de la tarde

Cuando el búho levanta vuelo

Alumbrando el crepúsculo

 

Mata la vida

Como se mata el aburrimiento

Desflorando margaritas

No sabe lo que es la vida

Ni le importa

 

Ya lo tiene de antemano resuelto

Cree es cualquier cosa

Puede ser mariposa

O tallo arrancado

Cualquier madero triste

Rompible al alcance

De sus manos inútiles

Como trenes varados

En estaciones olvidadas

 

Solo sirven para quebrar

Las ramas ondulando agraciadas

Hasta que las arrancan

Solo sirven amenazantes

Para impedir el paso galopante

De los sueños

Y matar

 

El que mata no sabe nada

No sabe de la materia oscura

De la energía oculta

En las abismales hendiduras

De las profundidades puras

No sabe mata su propia vida

Como si fuera castigo

O condena heredada

De pecados pasados

 

Al matar otra vida

Como venganza

Cree en una lucha

Por la supervivencia

Como si la vida en el mundo

Fuera frenética concurrencia

 

¿La de él?

¿A costa de otras vidas?

¿Cree su vida es posible

Sobre montañas de cadáveres?

 

El que mata no ha entendido

Nada de nada

No ha entendido la mirada humana

Ni el rostro narrando

Las tramas perdidas

De aventuras olvidadas

 

Muestra confusión depravada

Su miseria aterida

Su alma desgarrada

Su consciencia desdichada

Su soledad congelada

 

Acaso cree el universo

Se ha creado

Como escenario de sobresaltos

Para sus tristes deseos

Sus lamentables dominios

Sus riquezas numerarias

Se desaten como bandas

De murciélagos

Asustados

Vuelos alocados

No se salva de la muerte

 

Hombres consternados

Como ejemplo mostrados

Lecciones expuestas en pizarrón

Postulado modelo

De hombre

A seguir adelante

Si ese es el arquetipo

Triste es el resultado

De la creación

 

Los que matan son agonía

Como desangrado suicida

En tibia tina

Padecimiento

De mundo desolado

Algunos se consideran

Ángeles exterminadores

El castigo de Dios

No son sino piltrafas humanas

Desechos de urbes despiadadas

 

¿Quiénes inventan leyendas

De estos tristes personajes abandonados

A su suerte?

 

Los medios estridentes

No tienen nada que decirnos

Pero tienen la legua suelta

Para sensacionalismos dramáticos

Los ideólogos de la verdad

Quienes los juzgan o los enaltecen

Dependiendo del escandalo

Los monjes verdugos

Armados de látigos

Persiguiendo infieles

Los machos prepotentes

Como niños mimados

Esconden su miedo

Detrás de su máscara

De mármol pulimentado

Encubriendo su pavor

 

A la otredad

A la alteridad

A la mujer

Postergada

 

Estos impotentes

Humus sin semilla

Desahogan su drama

En quienes señalan como demonios

Cuando son ellos los destacados

En acciones homicidas

 

Los predispuestos al horror

Como vocación injertada

Para escapar de su terror

 

De los que matan hay de toda clase

Un abanico barroco

En manos de una doncella

Seductora de autoridades

Y de pasiones ajadas

 

Los que reclaman desesperados

Con las manos de ahogados

Ser reconocidos

Como nobles antiguos

Y héroes no recordados

De batallas cruciales

Por eso llaman la atención

Con sus atrocidades

Los que se presentan justicieros

Jueces implacables

Con los ojos vendados

 

Héroes de pacotilla

En sus riesgos de circo

Creen haber cumplido

Con mandato categórico

Después de haber bombardeado

Ciudades

Ruinas urbanas de guerras

Sin sentido

 

Los que obedecen órdenes

Como soldados ciegos

Entonces lo hacen

Y no les incumbe

Sino a sus jefes

 

Los que lo hacen por la causa

Como si fuera ella el perdón esperado

Motivo suficiente justificado

Por la historia

Por la humanidad

Deshabitada

 

Al dejar ríos de sangre

Muestran

Caminos de muerte

Para llegar a la utopía

Inalcanzable

Con tanto peso macabro

 

La lista es larga

Tienen en común

El desprecio a la vida

Para ellos solo vale la idea

O sufrimiento propio

Solo vale fin perseguido

Llegando por medio

De la muerte

 

¿Qué son?

¿Quiénes son?

¿Son ángeles acaso?

¿Tienen alas?

¿Son justicieros?

¿La justicia es castigar?

¿Dejar marcas en el cuerpo?

¿Dejar sin compañero a mujeres?

¿Dejar sin compañera a hombres?

¿Dejar sin padre o sin madre

A los hijos?

¿Son utopistas?

¿Utopía sembrada de cementerios?

 

¿Cómo aparecen? ¿Cómo se forman?

Quienes con tanta facilidad matan

U ordenan matar

 

Antes son profetas

O fieles seguidores

Antes son sombras grises

U opacos hombres

Antes son víctimas despreciadas

Por todo el mundo

Antes son culpables

De haber pecado

Antes se guardan resentimientos

Ateridos

Es sorpresiva aparición imprevista

Como vengadores apocalípticos

Crueldad celestial de ángeles

Caídos

Sin alas

 

¿Podrá vencer esta gente la vida?

La vida risueña y alegre

La vida inventora

La vida artista

La vida danzante

La vida crítica

La vida amate

La vida embriagante

 

No parece posible

Ni razonable

Que venza

Quien ignora la vida

Prescripción de astros embriagados

Reduciendo a la miseria

Al tamaño de su prejuicio

A la vida

 

Venza

Como si no pasara nada

Castrado como eunuco

Entregando sus órganos

Al poder

 

Venza

Quien hace

Y deshace

No sabe

Es la antelada muerte

 

Lo que pase

No depende de él

Del asesino

Ni de ellos

Los parecidos

Sino de nosotros

 

Si amamos la vida

Debemos parar el círculo vicioso

De matanzas y venganzas

 

No hay por qué castigarlos

En el patíbulo

O matarlos

Para quede constancia

Nadie puede rebelarse contra el poder

Ni la justicia

Lo mismo hacer

Al revés

 

Tenemos que tomarlos como víctimas

Aunque no quieran ver

Del frío como el hielo del poder

Máquina de acero

Para padecer

Tenemos que mostrarles

Lo que hace el Estado con ellos

Y con nosotros

Como si fuéramos arcilla moldeable

Inculcando sus odios

Sembrando sus prejuicios en nuestros cuerpos

Como si fuéramos tierra desechable

Despojándose de fertilidad heredada

Lo que hacen los fundamentalismos

Como si fuesen el origen o raíz de todo

Con los creyentes

Llevando a su gente a la guerra santa

Como guerra cósmica entre el bien y el mal

Cuando esa guerra se resume

A perseguir al demonio encarnado

Cuando son ellos los que construyen

El infierno

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

¿Qué nos une a la hora del fuego?

 

 

 

vistoria_prc

 

 

 

 

¿Qué nos une a la hora del fuego?

Compañeras y compañeros vitales

Memorias de combates ancestrales

Emergencia de afecto por los otros

Por el amor a próximos y lejanos

Esta humanidad desconcertada

Se encuentra en momentos intensos

De vehemente entrega revelada

 

¿La hermandad, la sororidad?

Darnos cuenta de repente somos carnales

Existimos, vivimos, sufrimos, nos alegramos

De la misma manera

Como todo ser vibrante

Ondulando en la nada

Y tercamente viviente

Asombrado de nacer

Angustiado por morir

En distintas tonalidades

De coros cantantes

Y melodías sonantes

También morimos en desenlaces

De manera parecida

Sin saber por qué vivimos

Tampoco por qué morimos

 

Cuando vamos a la lucha

Juntos marchamos hacia la comunidad

Un entusiasmo envolvente

Inmenso como el mismo infinito

Nos empuja adelante

Nos alegra pelear juntos

También morir abrazados

Mejor si triunfamos unidos

 

La respuesta a nuestras preguntas

Se encuentra en esta acción colectiva

En esas rondas alrededor del fuego

En noches comunicantes con galaxias

Embriagadas en remolinos fulgurantes

Románicamente soñadoras

En esas marchas donde aglomeramos

Multitudinarios pies acompasados

Como tambores guerreros

Avanzan sembrando senderos

Haciendo vibrar la atmosfera

Repentinamente sorprendida

Y al pluriverso conmovido

Retornando a ver lo que pasa

 

Compañeras y compañeros

Por qué se fragmentan los humanos

Hundiéndose en sus pequeñas cuevas

Como caracoles asustados

Desconfiando de todos

Y de sus sombras

Envolviéndose serpenteantes

En egoísmos ateridos

Por qué no se dan la oportunidad

A gozar pletóricamente la vida

Refulgente e ineludible oportunidad

Para crear conjuntamente

Estéticas invenciones de cuerpo emocionado

Con todos los seres del pluriverso embelesado

Que también se encuentran maravillados

 

Nosotros los y las combatientes

Apasionados por aleteos vitales

De aves y ramas ondeantes

Como bosques en la bóveda celestial

Y en territorios como bandas migrantes

De pájaros visionarios

Desnudos y de acento bestial

 

Combatientes por lo común

Acceso directo sin trámites

De las persistentes colectividades

Por la eterna comunidad

Matriz de nuestras sociedades

Cuna de nuestros imaginarios

Nostalgias de orígenes maternales

Utopía buscada en armonías

Plenitudes corporales gozadas

En dilatado presente de rebelión

 

Guerreros tenaces

Por el comunismo

Política proletaria convocante

De la humanidad entera

Para conformar un mundo

De los pueblos y productores

 

Luchadores temerarios

Por el anarquismo

Intuición subversiva

Contra todo poder

Estado y dominación patriarcal

Contra el capital y la abstracción

Por la liberación

De la potencia social

Debemos activar

Las capacidades creativas

De la humanidad

 

Nos une la potencia social

Del pluriverso la explosión inicial

La improvisación melódica de las cuerdas

La aventura apresurada de las partículas

Las primeras composiciones de la materia

La estética cósmica de danzas

De constelaciones ansiosas

La solidaridad humana

Al momento del fuego

A la hora del balazo

A la minuto de la muerte

Al segundo de renacer

En el instante

Del infinito afecto

Anterior a explosión inicial

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Convocatoria

 

 

 

 

 

 

A ti, hombre y mujer

Encomiendo mis palabras

Bandas de aves viajeras

Buscando nidos donde cobijen

Añorada hospitalidad esperada

Por distancias que recorren

En acogida ternura de hogares

 

A ustedes, mujeres y hombres

Hablo con el ánimo en la mano

Y con el viento en la boca

Impulsando las velas de la flota

Desde donde fluye la retorica

Antigua de la empatía

Y el decir verdadero

De la popular parrhesía

 

Nuestras vidas son oportunidad

De comprometido participar

En eterna creación devenida

Magnifica melodiosa sinfonía

Transformada en energía mutante

Convertida en materia irradiante

Y corpus ensimismado en meditación

Profunda de energía íntima

Conteniendo a la constelación

 

Me dirijo a ustedes

Como lluvia torrencial

De los trópicos embriagantes

Sembrando semillas afectivas

De nubes enamoradas

En romance saturnal

O llanto de madres

Despidiendo a los hijos

En éxodo a lejanas tierras

O lágrimas inocentes

De alegrías desprevenidas

Incontable desmayo de sollozos

Sobre espalda de suelo despojado

Extenso desnudo sin pudor

Deslumbrando con ardor

Tampoco esperanza ni ilusiones

Entregando todo a los instantes

 

Convocatoria fundamental

Búsqueda de la verdad

Como interpretación no esencial

Sino descripción existencial

De sucesos contingentes

En la hermenéutica cultural

A volver a los ciclos vitales

 

Convocatoria entrañable

De memorias minerales

Que abren sus vetas secretas

Como rizomas inadvertidos

Geniales inventores de recorridos

De raíces nómadas

 

Convocatoria guerrera

Iniciando a los jóvenes

En danzas rituales

Y colores pintados

En la piel vulnerable

Símbolos de la caza

O de la guerra comenzada

Fastuosa alegoría tejida

En la tumultuosa algarabía

Trama del enfrentamiento

 

 

Flujos de pasiones

Manantiales cristalinos

Inventando turbulentos ríos

Rugientes perenes torbellinos

Como felinos encendidos

En asalto intrépido

A presa desprevenida

Llameantes incendios repentinos

O descomunales volcanes enardecidos

 

Intuición subversiva

Relámpago iluminando

Con fragor despavorido

La pluralidad escondida

En la oscuridad dormida

 

Llamado de la selva

Profanador aullido de lobos

A defenderla de taladores

Expuestos y vulnerables bosques

Donde se abren caminos asfaltados

Conectando concentradas metrópolis

Anunciadas tramas del apocalipsis

Implantadas en espacios arrasados

 

Ímpetu de la lucha

De los hombres sublevados

Y las mujeres rebeladas

Contra la máquina oxidada

Ingeniera productora fantasiosa

De la acumulación abstracta

 

Enfrentan con sus cuerpos

Rítmicos espesores sensuales

Y profusas densidades racionales

A implacables aparatos siniestros

Espantajos antagónicos a la vida

Herramientas de muerte

 

Convocatoria a los pueblos

Agitados en abrazo fraternal

Liberando progenitora potencia

Remozada energía heredada

Del estallido inaugural

Desenrollada canción sideral

Como ondas creadoras

De otros mundos inéditos

Armoniosos coros épicos

Acústico arte imaginativo

De humanidad reintegrada

Al Oikos del planeta

 

El porvenir está en nuestras manos

Esmeradas artesanas minuciosas

De tejidos alegóricos

Inspiradas artistas talentosas

De pinturas expresivas

En cuadros impresionistas

De configuraciones seductoras

Traducción de composiciones sonoras

Combinando resonancias ondulantes

De instrumentos cantores

Confeccionando notas viajeras

Y melodías soñadoras

 

Depende de nosotros cambiar

Rumbo al naufragio seguro

Virar ruta al continente ansiado

Donde podamos recuperar

El tiempo perdido

Con memorias sagaces

Conectoras de posibilidades

Celosamente guardadas

Leer más: http://dinamicas-moleculares.webnode.es/products/convocatoria-territorial/