Danzantes de tango

Danzantes de tango

 

Sebastiano Monada

 

Danzantes de tango

 

tangopasion

 

 

Cuerpos entrelazados acompasándose

Como ramas de árboles siguiendo simetría

Ondulante del viento danzante

Como veterano caminante

 

Alianza pasional

Encaminándose al final

Como siameses pegados

Pareja danzante del arrabal

 

Sin poder zafarse de abrazo fundido

Al ritmo de armonía melancólica

Alegrada por voluptuosidad

Atmósfera llena de humedad

Pensamiento triste enunciado en baile

Como dice Santos Discépolo

Refiriéndose lucidamente al tango

 

Filosofía melancólica compensada

Por animada danza apenas equilibrada

Delirante goce somático

De piernas y brazos

Rumbando al son del bandoneón

Acompañado por un flotante acordeón

 

Encantadora armónica composición

De tórax, cuellos y cabezas erguidas

Donde los ojos lujuriosos se miran

Como águilas embrujadas se admiran

Lascivos naufragando en otra piel

Como si fuese mar apaciguado

Por caricias ardientes del sol

Convirtiendo la otra epidermis en miel    

 

Ritmos corporales

De pasos circulares

Cazadores perseguidores

Audaces y huidizos

Como cachorros curiosos

Y sabios conquistadores

Como gallardos toreros

Descritos en ópera Carmen

Para que cantantes clamen

Escrita por Georges Bizet

Y bailada por el ballet

 

Resistentes cuerpos

Sin dejarse dominar

Uno por el otro

Desafiando en hechizo incesante

Jugando a armonía inestable

A tomar iniciativa aventajada

Invirtiendo dominio aparente

Del otro petulante pretensioso

 

Lucha y entrega a la vez

Conflagración corporal dada con rapidez

Hombre y mujer envolviéndose

Como se envuelve la serpiente

Enroscándose en círculos concéntricos

Como afectos de esférico caparazón

Coraza protegiendo palpitaciones

Y circulaciones activadas por el corazón

Haciendo llamear al barón

 

Efluvio de soplos románticos

En vibrantes danzas de tambos

Amotinados lugares de reunión

Asambleas rituales en acción

De humanidades africanas

Devenidas del Congo

El golfo de Guinea y de Sudán

Según Rodríguez Molas

Barriadas donde los cuerpos se inmolan

Heroicas humanidades rítmicas

Traídas a Abya Yala

Por comerciantes de esclavos

 

Tambos alborozados

Refugio de migrantes

Constelación de membranas portuarias

De populosos arrabales

Tango prohibido por iglesia y Estado

Como si fuese la misma lujuria del demonio

 

Tango sensual e insinuante

Como juego de conquista y devoción

Curiosamente develando confesión

De enamoramiento y seducción

 

Tango provocativo y transgresor

Convirtiendo a la pareja

En mimesis de agresor

Armónico vibrante espesor

De ardientes cuerpos enredados

 

Lujurioso tango porteño

Temido por moral conservadora

De altivas castas dominantes

Ostentosas oligarquías locales

Añorando, en el fondo, abrazarse

Como lo hace el pueblo

Liberándose de sus corsés

 

Danzantes de tango

Copiosa maravilla corporal

Como alucinantes colonias de coral

Música inconfundible

Nostalgias portuarias

 

Mezclas culturales

Composiciones sensuales

De plebe sublevada

En densidad extasiada

De melodías rampantes

Irradiando embrujadas conmociones

Componiendo poemas sin letras

Usando el ritmo de cuerpos como notas

Memoria polifónica encarnada

En profundidades íntimas 

De trayectorias vitales

 

Desbordante poema corpóreo

Interpretado en picardía del baile

Monstruo bicéfalo, bestia cuadrúpeda

Lánguida y vivaz, fugaz

Cuya existencia dura una canción

Muere asesinada por el último compás

Como interpreta Dujovne Ortiz

Convirtiendo al tango en matriz

Preñada por pasiones cálidas

 

Pasos pausados del compadrito

Persiguiendo a la china

Pasos fugitivos de la parda

Envolviendo al cobrizo

En una emboscada voluptuosa

 

Lucha y entrega a la vez

Delatándose en encendida tez

Baile erótico y acompasado

Donde el macho cree dominar

Pareja anudada para amar

Garboso tomando iniciativa

Mientras que sin prisa

Ágil deleitando en la pista

La hembra lo ilusiona mientras seduce

En alargada ondulante danza

 

Después de tantas vueltas

Cruces de piernas, roces de rodillas

La hermosa pierna femenina rodeándole

Alrededor de la cadera

El macho no se da cuenta

Estar envuelto en la trama

De sutiles lianas invisibles

Preso y vencido por su conquistada

 

Soberbios danzantes de tango

Sus cuerpos movedizos rememoran

Antigua genealogía carnal

Pintada al óleo en mural

De arrabales rioplatenses

 

Irradiante danza de tango

Diseminada por el continente y el mundo

Narra historias de multitudes mezcladas

Empujadas hacia bordes urbanos desvelados

Donde el arte popular se libera

De anacrónicas ataduras impuestas

 

Entonando y cantando efusivamente

Con dulces movimientos corpóreos

Gramática alegórica dibujada en suelo

Bailando milonga, malambo y candombe

Tanteando con roces fugaces

Flexibles cuerpos melodiosos

Tocándose las encendidas cutículas

Apenas detenidas por la ropa

 

Ahora bailan caballeros y damas

¿Saben, sus cuerpos están hurtados

Por sensualidad popular?

Liberados de artificial moral

Aunque sea por un momento

Ahora bailan artistas sofisticados

¿Cuánto deben a mulatos la herencia

De esa estética de los puertos?

 

Puentes de continentes separados

Por tragedias planetarias

Deslumbrante estética corpórea

Aparentemente aprendida en academias

Repetidoras de un formato constituido

En acumulados fervores plebeyos

 

Cuando bailan auténticamente entregando

Los cuerpos a su desintegración emocional

Deconstrucción cadenciosa y cultural

Diseminación de esquemas de la moral

Repiten el encanto seductor

De artesanía somática popular

 

Retomemos estos senderos recónditos

Estos espesores vehementes

Cuando los cuerpos nos recuerdan

Haciendo de memoria carnal

Ondulante remembranza austral

Vivimos el mismo mundo solitario

Acogiéndonos maternalmente

Climas emanados por pasiones

 

Somos criaturas provisionales

En precipitado decurso fluido

De sublimes sinfonías cósmicas

Dedicadas a búsquedas sin preguntas

Navegando en diseminación del cosmos

 

Danzantes de tango

Concibiéndose en abrazo envolvente

La caminata, el corte, la quebrada

En el firulete repentino

Sello singular de los danzantes

Escuchándose mutuamente sus pulsaciones

Adivinando anticipadamente curvaturas

De movimientos de asedio

 

Parejas complementadas en torbellino

De invasores fervores vehementes

Cobijadas en comprensión anatómica

Tejida por desafíos corporales

Inmediatez de algarabía cadenciosa

Y continúa armonía melancólica

Compensada por alegría de bucles

Remolinos apasionados en disolución carnal

Rítmica poética popular

Liberando a cautivados por candor

Abriendo espacios emancipados

Por declaradas emociones   

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s